Descripción general

La miocardiopatía es una enfermedad del músculo cardíaco que dificulta que el corazón bombee sangre al resto del cuerpo. La miocardiopatía puede provocar una insuficiencia cardíaca.

Los principales tipos de miocardiopatía son la dilatada, la hipertrófica y la restrictiva. El tipo de tratamiento que recibirás (que podría incluir medicamentos, dispositivos implantados quirúrgicamente, cirugía cardíaca o, en los casos graves, un trasplante cardíaco) depende de qué tipo de miocardiopatía tengas y su gravedad.

Síntomas

Es posible que no haya signos o síntomas en las primeras etapas de la miocardiopatía. Sin embargo, a medida que la afección avanza, generalmente aparecen signos y síntomas, que incluyen:

  • Dificultad para respirar al hacer actividad física o, incluso, al descansar
  • Hinchazón en las piernas, los tobillos y los pies
  • Hinchazón del abdomen debido a la acumulación de líquido
  • Tos al estar recostado
  • Dificultad para dormir en posición horizontal
  • Fatiga
  • Latidos que se sienten rápidos, que palpitan fuertemente o como aleteos
  • Molestia o presión en el pecho
  • Mareos, aturdimiento y desmayos

Los signos y síntomas tienden a empeorar a menos que sean tratados. En algunas personas, la afección empeora rápidamente; en otros, puede que no empeore durante mucho tiempo.

Cuándo consultar al médico

Consulta con el médico si presentas uno o más signos y síntomas asociados a la cardiomiopatía. Llama al 911 o al número local de emergencias si tienes gran dificultad para respirar, te desmayas o sientes dolor en el pecho durante más de unos pocos minutos.

Algunos tipos de miocardiopatía se pueden transmitir de padres a hijos (heredado). Si tienes esta afección, el médico podría recomendar que tus familiares se hagan pruebas.

Causas

A menudo, se desconoce la causa de la miocardiopatía. Sin embargo, en algunas personas, es el resultado de otra afección (adquirida) o de la transmisión de uno de los padres (hereditaria).

Entre algunos comportamientos o afecciones médicas que pueden provocar una miocardiopatía, se incluyen los siguientes:

  • Hipertensión arterial durante períodos largos
  • Daño en el tejido del corazón como consecuencia de un ataque cardíaco
  • Frecuencia cardíaca acelerada durante períodos largos
  • Problemas de las válvulas cardíacas
  • Infección con el virus que causa la COVID-19
  • Determinadas infecciones, especialmente las que causan la inflamación del corazón
  • Trastornos metabólicos, como obesidad, enfermedad tiroidea o diabetes
  • Falta de vitaminas o minerales esenciales, como la tiamina (vitamina B1), en la alimentación
  • Complicaciones en el embarazo
  • Acumulación de hierro en el músculo cardíaco (hemocromatosis)
  • Formación de cúmulos de células inflamatorias (granulomas) en cualquier parte del cuerpo, como el corazón y los pulmones (sarcoidosis)
  • Acumulación de proteínas anormales en los órganos (amiloidosis)
  • Trastornos del tejido conectivo
  • Consumo de alcohol en exceso durante muchos años
  • Consumo de cocaína, anfetaminas o esteroides anabólicos
  • Uso de algunos medicamentos de quimioterapia y radiación para tratar el cáncer

Factores de riesgo

Hay una serie de cuestiones que pueden aumentar el riesgo de padecer una miocardiopatía, entre ellos:

  • Antecedentes familiares de miocardiopatía, insuficiencia cardíaca, y paro cardíaco repentino
  • Presión arterial alta durante períodos largos
  • Afecciones que tienen un impacto en el corazón, incluido un ataque cardíaco anterior, enfermedad de las arterias coronarias o una infección en el corazón (miocardiopatía isquémica)
  • Obesidad, que hace que el corazón trabaje más arduamente
  • Abuso de alcohol por un tiempo prolongado
  • Uso de drogas ilícitas, como la cocaína, las anfetaminas y los esteroides anabólicos
  • Tratamientos con ciertos medicamentos de quimioterapia y radiación para el cáncer

Muchas enfermedades también aumentan el riesgo de padecer una miocardiopatía, incluso:

  • Diabetes
  • Enfermedad de la tiroides
  • Almacenamiento de exceso de hierro en el organismo (hemocromatosis)
  • Amiloidosis
  • Sarcoidosis
  • Trastornos del tejido conectivo

Complicaciones

La miocardiopatía puede dar lugar a complicaciones graves, como las siguientes:

  • Insuficiencia cardíaca. El corazón no puede bombear suficiente sangre para satisfacer las necesidades del cuerpo. Si no se trata, la insuficiencia cardíaca puede ser potencialmente mortal.
  • Coágulos sanguíneos. Si el corazón no puede bombear eficazmente, es más probable que se formen coágulos en el corazón. Si los coágulos ingresan en el torrente sanguíneo, pueden obstruir el flujo sanguíneo a otros órganos, incluido el corazón y el cerebro.
  • Problemas de las válvulas cardíacas. Dado que la miocardiopatía provoca un agrandamiento del corazón, las válvulas podrían no cerrar correctamente. Esto puede causar un flujo sanguíneo retrógrado en la válvula.
  • Paro cardíaco y muerte súbita. La miocardiopatía puede provocar ritmos cardíacos anormales que causan desmayos o, en ocasiones, muerte súbita si el corazón deja de latir eficazmente.

Prevención

En muchos casos, la miocardiopatía no se puede prevenir. Avísale al médico si tienes antecedentes familiares de la afección.

Para ayudar a reducir el riesgo de tener una miocardiopatía u otro tipo de enfermedad cardíaca, es aconsejable mantener un estilo de vida saludable para el corazón y adoptar hábitos como los siguientes:

  • Evitar el consumo de alcohol o de cocaína.
  • Controlar la presión arterial alta, el colesterol alto y la diabetes.
  • Consumir una dieta saludable.
  • Hacer ejercicio en forma regular.
  • Dormir bien.
  • Reducir el estrés