Descripción general

Los tumores carcinoides son un tipo de cáncer de crecimiento lento, que pueden aparecer en diferentes lugares de todo el cuerpo. Los tumores carcinoides, que son un subconjunto de tumores llamados tumores neuroendocrinos, suelen comenzar en el tracto digestivo (estómago, apéndice, intestino delgado, colon o recto) o en los pulmones.

Los tumores carcinoides generalmente no producen signos ni síntomas hasta que la enfermedad está más avanzada. Los tumores carcinoides pueden producir y liberar hormonas en tu cuerpo que provocan signos y síntomas como diarrea o enrojecimiento de la piel.

El tratamiento para los tumores carcinoides suele ser la cirugía y puede incluir medicamentos.

Atención por tumores carcinoides en Mayo Clinic

Síntomas

En algunos casos, los tumores carcinoides no provocan ningún signo o síntoma. Cuando se presentan, los signos y síntomas suelen ser leves y dependen de la ubicación del tumor.

Tumores carcinoides en los pulmones

Los signos y síntomas de los tumores pulmonares carcinoides comprenden:

  • Dolor en el pecho
  • Silbido al respirar
  • Dificultad para respirar
  • Diarrea
  • Enrojecimiento o sensación de calor en el rostro y en el cuello (enrojecimiento cutáneo)
  • Aumento de peso, en particular, alrededor de la parte media del cuerpo y la parte superior de la espalda
  • Marcas rosadas o moradas en la piel que parecen estrías

Tumores carcinoides en el tubo digestivo

Los signos y síntomas de los tumores carcinoides en el tubo digestivo comprenden los siguientes:

  • Dolor abdominal
  • Diarrea
  • Náuseas, vómitos e incapacidad de defecar debido a un bloqueo intestinal (obstrucción intestinal)
  • Sangrado rectal
  • Dolor en el recto
  • Enrojecimiento o sensación de calor en el rostro y en el cuello (enrojecimiento cutáneo)

Cuándo consultar al médico

Si tienes signos y síntomas que te molesten o sean persistentes, pide una consulta con el médico.

Causas

No se sabe con exactitud qué causa los tumores carcinoides. Por lo general, el cáncer ocurre cuando una célula desarrolla mutaciones en su ADN. Las mutaciones permiten que la célula continúe creciendo y dividiéndose, mientras que las células sanas normalmente se mueren.

La acumulación de células forma un tumor. Las células cancerígenas pueden invadir el tejido sano circundante y propagarse a otras partes del cuerpo.

Los médicos no saben qué provoca las mutaciones que conducen al desarrollo de tumores carcinoides. Lo que sí saben es que los tumores carcinoides crecen en las células neuroendocrinas.

Las células neuroendocrinas se encuentran en varios órganos del cuerpo. Desempeñan funciones algunas funciones celulares nerviosas y algunas funciones celulares endocrinas que producen hormonas. Algunas de las hormonas producidas por las células endocrinas son el cortisol, la histamina, la insulina y la serotonina.

Factores de riesgo

Estos son algunos de los factores que pueden aumentar el riesgo de desarrollar tumores carcinoides:

  • Edad avanzada. Los adultos mayores tienen más probabilidades de que se les diagnostique un tumor carcinoide que los jóvenes o los niños.
  • Sexo. Las mujeres son más propensas que los hombres a desarrollar tumores carcinoides.
  • Antecedentes familiares. Tener antecedentes familiares de neoplasia endocrina múltiple, tipo I (NEM I), aumenta el riesgo de desarrollar tumores carcinoides. Las personas con NEM I desarrollan múltiples tumores en las glándulas del sistema endocrino.

Complicaciones

Las células de los tumores carcinoides pueden segregar hormonas y otros químicos, lo que provoca una serie de complicaciones, tales como las siguientes:

  • Síndrome carcinoide. El síndrome carcinoide causa enrojecimiento o una sensación de calor en la cara y el cuello (rubor), diarrea crónica y dificultad para respirar, entre otros signos y síntomas.
  • Cardiopatía carcinoide. Los tumores carcinoides pueden segregar hormonas que provocan el engrosamiento de la capa que recubre las cámaras, las válvulas y los vasos sanguíneos del corazón. Esto puede conducir a la perforación de las válvulas del corazón y una insuficiencia cardíaca que pueden requerir una cirugía de reemplazo de válvula. La cardiopatía carcinoide a menudo puede controlarse con medicamentos.
  • Síndrome de Cushing. Un tumor carcinoide pulmonar puede producir una cantidad excesiva de una hormona que, a su vez, hace que el cuerpo produzca demasiado cortisol.