Las ideas erróneas sobre el tratamiento oncológico podrían hacerte sentir confundido o inseguro al momento de elegir un tratamiento. Conoce la verdad para que puedas sentirte más cómodo con tu tratamiento oncológico.

Escrito por personal de Mayo Clinic

Debido a los avances de los tratamientos del cáncer, es posible que hayas descubierto más oportunidades para obtener información sobre esta enfermedad. Sin embargo, sigue habiendo ideas equivocadas sobre el tratamiento oncológico.

Timothy J. Moynihan, M.D., oncólogo de Mayo Clinic de Rochester, Minnesota, ayuda a desmitificar algunos de los errores conceptuales más frecuentes sobre el tratamiento oncológico y explica la verdad.

Verdad: No existe ninguna prueba científica de que una actitud positiva te otorgue ventajas en el tratamiento oncológico o mejore las posibilidades de que te cures.

Lo que una actitud positiva puede hacer es mejorar la calidad de tu vida durante el tratamiento oncológico y más allá de este. Podrías tener más probabilidades de permanecer activo, de mantener los lazos con tus familiares y amigos, y de continuar con las actividades sociales. A su vez, esto puede mejorar tus sensaciones de bienestar y ayudarte a encontrar la fuerza para afrontar el cáncer.

Verdad: encontrar la cura del cáncer parece ser más complejo que dominar los conocimientos de ingeniería y física requeridos para lograr un viaje al espacio.

En realidad, el cáncer comprende un gran grupo de enfermedades. Cada enfermedad puede tener diferentes causas. A pesar de los avances en el diagnóstico y el tratamiento, los médicos todavía tienen mucho para aprender sobre qué provoca que una célula se vuelva cancerosa y por qué algunas personas con cáncer responden mejor que otras.

Además, el cáncer es un blanco en movimiento. Las células cancerosas pueden seguir mutando y cambiando durante el transcurso de la enfermedad. Esto puede provocar que las células cancerosas ya no respondan a los medicamentos de la quimioterapia o a los tratamientos con radiación que se administraron al principio.

Verdad: Tu médico y la FDA, que debe aprobar los medicamentos nuevos antes de que se puedan comercializar, son tus aliados. Como tales, le dan alta prioridad a tu seguridad.

Lamentablemente, los estudios científicos para determinar la seguridad y la eficacia de tratamientos oncológicos nuevos llevan tiempo. Eso podría crear la impresión de que se están bloqueando tratamientos eficaces o podría dar lugar a notas que así lo afirmen.

Si aun así crees que están reteniendo intencionalmente una cura, pregúntate por qué un médico elegiría especializarse en la investigación sobre el cáncer. Los médicos a menudo se dedican a la investigación sobre el cáncer porque tienen un familiar o amigo afectado por la enfermedad.

Los médicos están tan interesados en hallar una cura tanto como cualquier otra persona, por el mismo motivo: los afecta personalmente. Odian ver sufrir a un ser querido y no quieren perder a esa persona. También quieren evitarles a otras personas tener que vivir lo que ellos han vivido.

Verdad: aunque la atención médica periódica puede de hecho aumentar la capacidad de detectar el cáncer en forma precoz, no puede garantizarlo. El cáncer es una enfermedad complicada, y no hay una forma segura de descubrirlo siempre.

Los análisis para detección de rutina se han asociado a una disminución de las muertes provocadas por los tipos de cáncer de cuello uterino, de mama, de colon y rectal.

Verdad: la mayoría de las personas que padece cáncer recibe tratamiento como paciente ambulatorio en sus comunidades de origen.

A veces, puede ser útil viajar a un centro médico especializado para recibir tratamiento. Pero, a menudo, los médicos de dicho establecimiento pueden trabajar con médicos de tu ciudad para que puedas estar cerca de familiares y amigos, e incluso puedas seguir trabajando.

Se han realizado muchas investigaciones con el objetivo de facilitarles a los pacientes la posibilidad de tener una vida más normal durante el tratamiento oncológico. Por ejemplo, ahora hay medicamentos que te ayudan a controlar mejor las náuseas. Como resultado, en general, puedes trabajar y mantenerte activo durante el tratamiento.

Verdad: Algunos tipos de cáncer nunca causan dolor.

Para las personas que sí sienten dolor por cáncer, en especial las que tienen cáncer en estado avanzado, los médicos ahora son más conscientes de la necesidad de controlar ese dolor y han aprendido mejores métodos para controlarlo. Si bien es posible que no se pueda eliminar todo el dolor, este se puede controlar para que afecte muy poco la rutina diaria.

Verdad: para la mayoría de los tipos de cáncer, no existe evidencia concluyente de que una biopsia con aguja —un procedimiento que se utiliza para diagnosticar muchos tipos de cáncer— provoque que las células cancerosas se propaguen.

No obstante, hay excepciones de las cuales los médicos y los cirujanos están al tanto. Por ejemplo, no se suele realizar una biopsia con aguja para diagnosticar cáncer testicular. En su lugar, si el médico sospecha que puedes tener cáncer testicular, se extrae el testículo.

Verdad: la cirugía no puede hacer que el cáncer se expanda. No retrases ni rechaces el tratamiento por este mito. Con frecuencia, la extirpación quirúrgica del cáncer es el primer tratamiento y el más importante.

Es posible que algunas personas crean en este mito porque se sienten peor durante la recuperación que antes de la cirugía. Además, si el cirujano descubre durante la cirugía que tu cáncer está más avanzado de lo que pensaba inicialmente, es posible que creas que la cirugía hizo que el cáncer se expandiera. Pero no hay evidencia que respalde esta creencia.

Verdad: El médico personaliza el tratamiento para ti. El tratamiento que recibes depende de dónde está el cáncer, si se ha propagado y cuánto, y cómo afecta tus funciones corporales y tu salud en general.

El tratamiento oncológico se personaliza cada vez más en función de tus genes. Estos genes, con los que naces, pueden mostrar que tu cuerpo procesa ciertos tratamientos de quimioterapia y medicamentos de manera diferente que el cuerpo de otra persona. Los estudios genéticos de las células cancerosas también pueden ayudar a guiar tu tratamiento.

Verdad: depende de ti si deseas recibir tratamiento para el cáncer o no. Puedes decidirlo después de consultar con tu médico y conocer las opciones que tienes.

Una persona con cáncer podría optar por no recibir tratamiento si tiene:

  • Un cáncer de crecimiento lento. Algunas personas con cáncer podrían no experimentar ningún signo ni síntoma. Los análisis de laboratorio podrían revelar que el cáncer está creciendo muy lentamente. Estas personas podrían optar por esperar y ver cómo evoluciona el cáncer. Si de pronto comienza a crecer con más rapidez, el tratamiento siempre es una opción.
  • Otras enfermedades. Si tienes otras enfermedades importantes, puedes optar por no recibir tratamiento para el cáncer, ya que es posible que este no sea la principal amenaza para tu salud. Esto podría suceder particularmente en el caso de un cáncer de crecimiento lento.
  • Cáncer en etapa terminal. Si el problema de los efectos secundarios del tratamiento excede el beneficio que el tratamiento puede brindar, podrías optar por no recibir tratamiento. Eso no quiere decir que el médico te abandonará. El médico aún puede ofrecerte medidas para que estés cómodo, como el alivio del dolor.
May 05, 2014