Un recuento bajo de células sanguíneas puede ser una complicación grave durante el tratamiento oncológico. Conoce por qué tu médico controla de cerca tu recuento de células sanguíneas.

Escrito por el personal de Mayo Clinic

Tu médico puede controlar cuidadosamente los recuentos de células sanguíneas durante el tratamiento oncológico. Existe una buena razón por la cual te extraen sangre con tanta frecuencia: los recuentos bajos de células sanguíneas te ponen en riesgo de padecer complicaciones graves.

Si estás recibiendo ciertos tratamientos oncológicos que podrían ocasionar un recuento bajo de células sanguíneas, es probable que el médico controle regularmente tu recuento de células sanguíneas mediante un análisis denominado hemograma completo con diferencial sanguíneo. Un recuento bajo de células sanguíneas se detecta mediante el análisis de una muestra de sangre que se extrae de una vena del brazo.

Cuando el médico controle tu recuento de células sanguíneas, analizará las cantidades y los tipos de los siguientes elementos:

  • Glóbulos blancos. Los glóbulos blancos ayudan al organismo a combatir infecciones. La prueba de hemograma completo con diferencial mide los niveles de cinco tipos de glóbulos blancos en la sangre. El médico prestará especial atención a los niveles de neutrófilos, que son particularmente útiles para combatir infecciones causadas por bacterias. Un recuento bajo de neutrófilos (neutropenia) hace que el cuerpo sea más propenso a contraer infecciones. En caso de que contraigas una infección, es posible que el cuerpo no pueda combatirla.
  • Glóbulos rojos. Los glóbulos rojos transportan oxígeno a todo el cuerpo. La capacidad de los glóbulos rojos para transportar oxígeno se mide por la cantidad de hemoglobina en la sangre. Si tu nivel de hemoglobina es bajo, estás anémico y el cuerpo trabaja mucho más para llevar oxígeno a los tejidos. Esto puede hacerte sentir fatigado y con dificultad para respirar.
  • Plaquetas. Las plaquetas ayudan a que la sangre se coagule. Un recuento bajo de plaquetas (trombocitopenia) significa que el cuerpo no puede detener un sangrado.
Qué se cuenta Qué es normal en adultos Qué puede ser preocupante
Neutrófilos de 1560 a 6450 Inferior a 1000
Hemoglobina
  • de 13,2 a 16,6 para los hombres
  • de 11,6 a 15 para las mujeres
Inferior a 8
Plaquetas
  • de 135.000 a 317.000 para los hombres
  • de 157.000 a 371.000 para las mujeres
Inferior a 50.000

Las causas comunes relacionadas con el cáncer de recuento bajo de células sanguíneas incluyen:

  • Quimioterapia. Determinados medicamentos de quimioterapia pueden dañar la médula ósea, que es la materia esponjosa que se encuentra en los huesos. La médula ósea fabrica células sanguíneas, que crecen rápidamente, lo que las hace muy sensibles a los efectos de la quimioterapia. La quimioterapia destruye muchas de las células de la médula ósea, pero las células se recuperan con el tiempo. El médico puede decirte si el tratamiento y la dosis de quimioterapia específicos pueden ponerte en riesgo de tener un recuento bajo de células sanguíneas.
  • Radioterapia. Si recibes radioterapia en grandes áreas del cuerpo y, en especial, en los huesos grandes que contienen la mayoría de la médula ósea, como la pelvis, las piernas y el torso, podrías tener bajos niveles de glóbulos blancos y rojos.
  • Cáncer de la sangre y médula ósea. Los cánceres de la sangre y médula ósea, como la leucemia, se producen en la médula ósea y no permiten el desarrollo normal de las células sanguíneas.
  • Cáncer que se disemina (metastatiza). Las células cancerosas que se desprenden de un tumor se pueden diseminar a otras partes del cuerpo, incluida la médula ósea. Las células cancerosas pueden desplazar a otras células de la médula ósea, lo que puede dificultarle a esta última producir las células sanguíneas que el organismo necesita.

Los recuentos bajos de células sanguíneas pueden retrasar la siguiente ronda de tratamiento o hacer que el médico te reduzca la dosis del medicamento o te recete un nuevo medicamento. Controlar los recuentos de células sanguíneas le permite al médico prevenir o reducir el riesgo de complicaciones.

Las complicaciones más graves del recuento bajo de células sanguíneas incluyen las siguientes:

  • Infección. Con un recuento bajo de glóbulos blancos y, en particular, con un nivel bajo de neutrófilos, tienes un mayor riesgo de desarrollar una infección. Y si desarrollas una infección cuando tienes un recuento bajo de glóbulos blancos, tu organismo no puede protegerse. Las infecciones pueden provocar la muerte en casos graves.

    Incluso una infección leve puede demorar el tratamiento de quimioterapia, ya que el médico puede decidir esperar a que pase la infección y tu recuento de células sanguíneas vuelva a aumentar antes de seguir. Es posible que el médico también recomiende medicamentos para aumentar la producción de glóbulos blancos de tu organismo.

  • Anemia. La anemia es un recuento bajo de glóbulos rojos. Los síntomas más comunes de la anemia son la fatiga y la falta de aliento. En algunos casos, la fatiga se torna tan intensa que es necesario suspender temporalmente el tratamiento oncológico o reducir la dosis que recibes. Si bien la anemia leve es común y a menudo no causa fatiga, dile al médico si tienes estos síntomas para ver si la anemia es una de las posibles causas.

    La anemia se puede aliviar con una transfusión de sangre o con medicamentos para aumentar la producción de glóbulos rojos del organismo.

  • Sangrado. La baja cantidad de plaquetas en la sangre puede provocar sangrado. Es posible que sangres excesivamente por un pequeño corte o que sangres espontáneamente por la nariz o las encías. Rara vez puede producirse un sangrado interno peligroso.

    Un recuento bajo de plaquetas puede retrasar el tratamiento. Es posible que tengas que esperar a que los niveles de plaquetas vuelvan a aumentar para poder seguir adelante con la quimioterapia o someterte a una cirugía. Un recuento bajo de plaquetas también se puede tratar con una transfusión de plaquetas.

A menos que tus recuentos de células sanguíneas sean muy bajos, probablemente no experimentarás ningún signo o síntoma, y no te darás cuenta de que dichos recuentos están bajos. Es por eso que tu médico puede ordenar exámenes de sangre frecuentes para hacer un seguimiento de tus recuentos de células sanguíneas.

Pregúntale a tu médico si es probable que tu tratamiento para el cáncer provoque recuentos bajos de células sanguíneas, y qué signos y síntomas debes reconocer. Si notas cualquier signo o síntoma de recuentos bajos de células sanguíneas, infórmaselo a tu médico de inmediato.

Afección Qué buscar
Fuente: National Cancer Institute (Instituto Nacional del Cáncer), 2018
Recuento bajo de glóbulos blancos
  • Fiebre superior a 100,5 °F (38 °C)
  • Escalofríos
  • Sudoración
Recuento bajo de glóbulos rojos
  • Fatiga
  • Dolor en el pecho
  • Mareos
  • Falta de aire
Recuento plaquetario bajo
  • Sangrado
  • Hematomas que se producen con facilidad
  • Sangrado menstrual abundante

Toma las medidas necesarias para mantener tu cuerpo saludable si tienes recuentos bajos de células sanguíneas. Por ejemplo:

  • Adopta una alimentación equilibrada. Tu cuerpo necesita todas las vitaminas y nutrientes que pueda obtener para tratar de sanarse durante el tratamiento y después de él. Opta por muchas frutas y verduras. Si las complicaciones del tratamiento hacen que te sea difícil comer (por ejemplo, si tienes náuseas y vómitos o llagas en la boca) intenta buscar alimentos que toleres bien.
  • Evita las lesiones. Muchas actividades diarias pueden ponerte en riesgo de cortes y raspaduras. Un recuento bajo de plaquetas puede hacer que las abrasiones menores sean graves. Un recuento bajo de glóbulos blancos puede convertir un pequeño corte en un punto de partida de una infección grave. Usa una afeitadora eléctrica en vez de una hojita de afeitar para evitar rasguños. Pídele a otra persona que corte la comida en la cocina. Ten cuidado al cepillarte los dientes y soplarte la nariz.
  • Evita los gérmenes. Evita la exposición innecesaria a los gérmenes cuando puedas. Lávate las manos con frecuencia o usa un desinfectante líquido. Evita a las personas que están enfermas y aléjate de las multitudes. Pídele a otra persona que limpie la caja de arena del gato, la jaula del pájaro o la pecera. No comas carne o huevo crudos.

Habla con el equipo de atención médica acerca de otras formas de lidiar con el recuento bajo de células sanguíneas.

Jan. 09, 2021