Descripción general

El síndrome de Brugada es un trastorno del ritmo cardíaco que puede poner en riesgo la vida y que, a veces, es hereditario. Las personas con síndrome de Brugada afrontan un mayor riesgo de tener ritmos cardíacos anormales en las cavidades inferiores del corazón (arritmias ventriculares).

Muchas personas que padecen síndrome de Brugada no experimentan síntomas, por lo que no están al tanto de su enfermedad. Por medio de un electrocardiograma, se detecta una anomalía característica, conocida como «patrón electrocardiográfico de Brugada tipo 1». El síndrome de Brugada es mucho más frecuente en los hombres.

Es tratable con acciones preventivas como evitar medicamentos agravantes, reducir la fiebre y, cuando sea necesario, usar un dispositivo médico llamado «desfibrilador cardioversor implantable».

Síntomas

A muchas personas que padecen el síndrome de Brugada no se les ha diagnosticado la enfermedad debido a que no produce síntomas evidentes.

El signo más importante del síndrome de Brugada es un patrón anómalo en un electrocardiograma llamado «trazado electrocardiográfico tipo 1 del síndrome de Brugada». No puedes tener un signo del síndrome de Brugada; solo se detecta en un electrocardiograma.

Es posible tener un signo o un patrón del síndrome de Brugada sin padecer el síndrome. Sin embargo, los signos y síntomas que pueden indicar que padeces síndrome de Brugada comprenden los siguientes:

  • Desmayo (síncope)
  • Latidos del corazón o palpitaciones irregulares
  • Latidos del corazón extremadamente rápidos y caóticos (paro cardíaco repentino)

Los signos y síntomas del síndrome de Brugada son similares a otros problemas del ritmo cardíaco, por lo que es fundamental que consultes con el médico para ver si el síndrome de Brugada u otro problema del ritmo cardíaco están provocando tus síntomas.

Cuándo consultar al médico

Si tienes palpitaciones cardíacas o latidos del corazón irregulares (arritmia), solicita una consulta con el médico. Es probable que un problema del ritmo cardíaco provoque tu problema, pero las pruebas pueden determinar si la causa oculta del problema cardíaco es el síndrome de Brugada.

Si te desmayas y crees que puede ser por una enfermedad cardíaca, busca atención médica de urgencia.

Si a tus padres, hermanos o hijos se les diagnosticó el síndrome de Brugada, debes solicitar una consulta con el médico. El médico hablará contigo acerca de si te debes realizar análisis genéticos para determinar si corres riesgo de padecer el síndrome de Brugada.

Causas

El síndrome de Brugada es un trastorno del ritmo cardíaco. Cada latido del corazón se desencadena por un impulso eléctrico que generan las células específicas de la cavidad superior derecha del corazón. Los pequeños poros, llamados «canales», en cada una de estas células dirigen esta actividad eléctrica, lo que provoca los latidos del corazón.

En el caso del síndrome de Brugada, un defecto en estos canales puede hacer que los latidos del corazón sean anormales y comiencen a estar eléctricamente fuera de control, a un ritmo anormalmente rápido y peligroso (fibrilación ventricular).

Como resultado, el corazón no bombea de manera eficiente y no se transporta sangre suficiente al resto del cuerpo. Esto provocará un desmayo, si ese ritmo continúa durante un tiempo breve, o muerte cardíaca repentina, si el corazón permanece con ese ritmo perjudicial.

Por lo general, el síndrome de Brugada se hereda, aunque también se puede producir debido a una anomalía estructural difícil de detectar en el corazón, a desequilibrios en las sustancias químicas que ayudan a transmitir señales eléctricas a través del cuerpo (electrolitos) o a determinados medicamentos de venta bajo receta o al consumo de cocaína.

El síndrome de Brugada se diagnostica generalmente en adultos y, a veces, en adolescentes. En raras ocasiones, se diagnostica en niños pequeños.

Factores de riesgo

Los factores de riesgo del síndrome de Brugada pueden ser los siguientes:

  • Antecedentes familiares de síndrome de Brugada. Si otros miembros de la familia han tenido síndrome de Brugada, afrontas mayor riesgo de tener la enfermedad.
  • Ser hombre. El diagnóstico es más frecuente en hombres adultos que en mujeres. Sin embargo, en niños pequeños y adolescentes, se observa aproximadamente la misma tasa de diagnóstico en ambos sexos.
  • Raza. El síndrome de Brugada ocurre con mayor frecuencia en asiáticos que en otras razas.
  • Fiebre. Si bien tener fiebre no causa síndrome de Brugada por sí mismo, puede irritar el corazón y estimular desmayos o paro cardíaco repentino desencadenados por Brugada, especialmente en niños.

Complicaciones

Las complicaciones del síndrome de Brugada requieren atención médica de urgencia. Estos son algunos de ellos:

  • Paro cardíaco repentino. Si esta pérdida repentina de la función cardíaca, la respiración y el conocimiento, que por lo general ocurre durante el sueño, no se trata inmediatamente, es mortal. Con la atención médica inmediata y adecuada, es posible que la persona sobreviva.

    La administración de reanimación cardiopulmonar (compresiones rápidas en el pecho) y un choque externo de un desfibrilador externo automático pueden aumentar las probabilidades de sobrevivir hasta que llegue el personal de urgencia.

  • Desmayo (síncope). Si tienes síndrome de Brugada y te desmayas, busca atención médica de urgencia.

Feb. 24, 2018
References
  1. Mizusawa Y, et al. Brugada syndrome. Circulation: Arrhythmia and Electrophysiology. 2012;5:606.
  2. Zipes DP, et al. Cardiac Electrophysiology: From Cell to Bedside. 6th ed. Philadelphia, Pa.: Saunders Elsevier; 2014. http://www.clinicalkey.com. Accessed Jan. 17, 2014.
  3. Ferri FF. Ferri's Clinical Advisor 2014: 5 Books in 1. Philadelphia, Pa.: Mosby Elsevier; 2014. https://www.clinicalkey.com. Accessed Jan. 18, 2014.
  4. Wylie JV, et al. Brugada syndrome and sudden cardiac arrest. http://www.uptodate.com/home. Accessed Jan. 18, 2014.
  5. What is Brugada syndrome? Genetics Home Reference. http://ghr.nlm.nih.gov/condition/brugada-syndrome. Accessed Jan. 17, 2014.
  6. Ackerman MJ (expert opinion). Mayo Clinic, Rochester, Minn. Feb. 3, 2014.