Descripción general

El síndrome del corazón roto es una afección cardíaca temporal que a menudo es provocada por situaciones estresantes y emociones extremas. La afección también se puede desencadenar por una enfermedad física grave o una cirugía. También puede llamarse miocardiopatía por estrés, miocardiopatía de takotsubo o síndrome de abombamiento apical.

Las personas con síndrome del corazón roto pueden tener dolor torácico repentino o pensar que están teniendo un ataque cardíaco. El síndrome del corazón roto afecta solo a una parte del corazón e interrumpe temporalmente la función normal de bombeo del corazón. El resto del corazón continúa funcionando normalmente o incluso puede tener contracciones más fuertes.

Los síntomas del síndrome del corazón roto son tratables, y la afección generalmente se revierte en días o semanas.

Síntomas

Los síntomas del síndrome del corazón roto pueden parecerse a los de un ataque cardíaco. Los síntomas comunes incluyen:

  • Dolor en el pecho
  • Dificultad para respirar

Cualquier dolor de pecho duradero o persistente podría ser una señal de un ataque cardíaco, así que es importante que lo tomes en serio y que llames al 911 si experimentas dolor en el pecho.

Cuándo consultar al médico

Si tienes cualquier dolor en el pecho, latidos del corazón muy rápidos o irregulares, o dificultad para respirar después de un suceso estresante, llama inmediatamente al 911 o a un servicio de asistencia médica de urgencia.

Causas

La causa exacta del síndrome del corazón roto no está clara. Se cree que una oleada de hormonas del estrés, como la adrenalina, podría dañar temporalmente el corazón de algunas personas. No está completamente claro cómo estas hormonas podrían dañar el corazón o si otra cosa es responsable.

Se ha sospechado que una constricción temporal de las arterias grandes o pequeñas del corazón juega un papel. Las personas que tienen el síndrome del corazón roto también pueden tener una diferencia en la estructura del músculo cardíaco.

El síndrome del corazón roto a menudo es precedido por un evento físico o emocional intenso. Algunos desencadenantes potenciales del síndrome del corazón roto son:

  • La muerte de un ser querido
  • Un diagnóstico médico aterrador
  • Abuso doméstico
  • Perder —o incluso ganar— mucho dinero
  • Peleas fuertes
  • Una fiesta sorpresa
  • Hablar en público
  • Pérdida de empleo o dificultad financiera
  • Divorcio
  • Los factores de estrés físico, como un ataque de asma, una infección por COVID-19, una quebradura o una cirugía mayor

También es posible que algunos medicamentos, en raras ocasiones, puedan causar el síndrome del corazón roto al generar un aumento de las hormonas del estrés. Los medicamentos que pueden contribuir al síndrome del corazón roto incluyen los siguientes:

  • Epinefrina, que se utiliza para tratar reacciones alérgicas graves o un ataque de asma grave
  • Duloxetina (Cymbalta), un medicamento que se administra para tratar problemas nerviosos en personas con diabetes o como tratamiento para la depresión
  • Venlafaxina (Effexor XR), un tratamiento para la depresión
  • Levotiroxina (Synthroid, Levoxyl), un medicamento que se administra a personas cuyas glándulas tiroideas no funcionan adecuadamente
  • Estimulantes no recetados o ilegales, como metanfetamina y cocaína

¿Qué distingue el síndrome del corazón roto de un ataque cardíaco?

Los ataques cardíacos suelen producirse por un bloqueo total o casi total de la arteria cardíaca. Esta obstrucción se debe a un coágulo de sangre que se forma en el sitio de estrechamiento debido a la acumulación de grasa (ateroesclerosis) en la pared de la arteria. En el caso del síndrome del corazón roto, las arterias cardíacas no están bloqueadas, si bien el flujo sanguíneo en las arterias del corazón puede ser reducido.

Factores de riesgo

Existe un número de factores de riesgo conocidos para el síndrome del corazón roto que incluyen lo siguiente:

  • El sexo. Este trastorno afecta a las mujeres con mucha más frecuencia que a los hombres.
  • La edad. Aparentemente, la mayoría de las personas que tienen el síndrome del corazón roto son mayores de 50 años.
  • Antecedentes de un trastorno neurológico. Las personas con trastornos neurológicos, como una lesión en la cabeza o un trastorno de convulsiones (epilepsia), tienen un riesgo mayor de padecer el síndrome del corazón roto.
  • Un trastorno psiquiátrico anterior o actual. Si has tenido trastornos, como ansiedad o depresión, probablemente tengas un riesgo mayor de padecer el síndrome del corazón roto.

Complicaciones

En casos raros, el síndrome del corazón roto es fatal. Sin embargo, la mayoría de las personas que experimentan el síndrome del corazón roto se recuperan rápidamente y no tienen efectos duraderos.

Otras complicaciones del síndrome del corazón roto incluyen:

  • Acumulación de líquido en los pulmones (edema pulmonar)
  • Presión arterial baja (hipotensión)
  • Interrupciones en los latidos del corazón
  • Insuficiencia cardíaca

También es posible que puedas tener el síndrome del corazón roto de nuevo si tienes otro evento estresante. Sin embargo, las probabilidades de que esto ocurra son bajas.

Prevención

El síndrome del corazón roto algunas veces vuelve a ocurrir, aunque la mayoría de las personas no experimentan una segunda aparición. Muchos médicos recomiendan el tratamiento a largo plazo con betabloqueadores o medicamentos similares que bloquean los efectos potencialmente dañinos de las hormonas del estrés en el corazón. Reconocer y manejar el estrés en tu vida también puede ayudar a prevenir el síndrome del corazón roto, aunque actualmente no hay evidencia que lo demuestre.