Diagnósticos

El médico comprobará los signos de debilidad muscular y de parálisis, como párpados caídos y voz débil, para diagnosticar el botulismo. El médico también te preguntará sobre las comidas que consumiste en los últimos días y si existe la posibilidad de que te hayas expuesto a bacterias a través de una herida.

En casos de posible botulismo infantil, el médico puede preguntarte si el niño ha comido miel recientemente y si tuvo estreñimiento o pereza.

Los análisis de sangre, de heces o de vómitos para buscar evidencia de la toxina pueden ayudar a confirmar el diagnóstico de botulismo infantil o alimentario, pero, debido a que estas pruebas pueden demorar días, el examen clínico del médico es el principal medio de diagnóstico.

Tratamientos

En los casos de botulismo alimentario, los médicos, a veces, vacían el aparato digestivo mediante la inducción al vómito y la administración de medicamentos para estimular los movimientos intestinales. Si tienes botulismo en una herida, el médico puede necesitar quitar el tejido infectado con cirugía.

Antitoxina

Si te diagnostican botulismo alimentario o por herida en forma temprana, la antitoxina inyectada reduce el riesgo de padecer complicaciones. La antitoxina se adhiere a la toxina que sigue circulando en el torrente sanguíneo y evita que dañe los nervios.

Sin embargo, la antitoxina no puede revertir el daño que ya está hecho. Por suerte, los nervios se regeneran. Muchas personas se recuperan por completo, pero puede llevar meses y una terapia de rehabilitación extendida.

Un tipo diferente de antitoxina, conocida como «inmunoglobulina botulínica», se utiliza para tratar a los bebés.

Antibióticos

Se recomiendan antibióticos para el tratamiento del botulismo por herida. Sin embargo, estos medicamentos no son recomendables para otros tipos de botulismo, ya que pueden acelerar la liberación de las toxinas.

Asistencia respiratoria

Si tienes dificultad para respirar, es probable que necesites un respirador artificial durante varias semanas, dado que los efectos de la toxina disminuyen de forma gradual. El respirador manda aire hacia los pulmones por medio de un tubo que se inserta en las vías respiratorias por la nariz o por la boca.

Rehabilitación

A medida que te recuperas, también puedes necesitar terapia para mejorar el habla, la deglución y otras funciones afectadas por la enfermedad.

Preparación para la consulta

Es posible que comiences consultando con tu médico de cabecera. Sin embargo, es probable que te envíen al hospital para que te brinden un tratamiento inmediato. Es posible que allí también veas a un médico especializado en neurología (neurólogo) o en enfermedades infecciosas.

Qué puedes hacer

  • Lleva todos los medicamentos que tomas e informa al médico qué vitaminas o suplementos usas.
  • Escribe preguntas para hacerle al médico. Aunque es posible que no tengas tiempo para escribir las preguntas antes de la primera consulta, escribe cualquier pregunta que quieras hacer en las consultas de seguimiento.

En los casos de botulismo, algunas preguntas básicas para hacerle al médico son:

  • ¿Cómo contraje botulismo?
  • ¿Tendré algún problema crónico?
  • ¿Qué efectos secundarios puedo esperar del tratamiento?
  • ¿Debo respetar alguna restricción en la dieta?
  • ¿Cómo puedo evitar que esto ocurra de nuevo?

No dudes en hacerle al médico cualquier otra pregunta que corresponda.

Qué esperar del médico

Es probable que el médico te haga una serie de preguntas, como las siguientes:

  • ¿Cuándo comenzaste a tener los síntomas?
  • ¿Los síntomas han sido continuos u ocasionales?
  • ¿Tú o tu hijo comieron algún alimento enlatado recientemente?
  • Si tu bebé está enfermo, ¿comió miel?
  • ¿Alguien más ingirió la comida que se sospecha que te hizo mal?
June 13, 2015
References
  1. Pegram PS, et al. Botulism (Botulismo). http://www.uptodate.com/home. Último acceso: 5 de mayo de 2015.
  2. Botulism (Botulismo). Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades. http://www.cdc.gov/nczved/divisions/dfbmd/diseases/botulism/. Último acceso: 7 de mayo de 2015.
  3. Longo DL, et al. Botulism (Botulismo). En: Harrison’s Principles of Internal Medicine (Principios de Medicina Interna de Harrison). 18.ª ed. Nueva York, N.Y.: The McGraw-Hill Companies; 2012. http://accessmedicine.com. Último acceso: 5 de mayo de 2015.
  4. Goldsmith LA, et al., eds. Botulinum toxin (Toxina botulínica). En: Fitzpatrick’s Dermatology in General Medicine (Dermatología en medicina general de Fitzpatrick). 8.ª ed. Nueva York, N.Y.: The McGraw-Hill Companies; 2012. http://www.accessmedicine.com. Último acceso: 11 de mayo de 2015.
  5. Chalk C, et al. Medical treatment for botulism (Tratamiento médico para el botulismo). Cochrane Database of Systematic Reviews (Base de Datos Cochrane de Revisiones Sistemáticas). http://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1002/14651858.CD008123.pub3/abstract. Último acceso: 11 de mayo de 2015.
  6. Principles of home canning (Principios del envasado doméstico). National Center for Home Food Preservation (Centro Nacional para la Preservación de Alimentos en el Hogar). http://nchfp.uga.edu/publications/publications_usda.html. Último acceso: 11 de mayo de 2015.
  7. Rosow LK, et al. Infant botulism: Review and clinical update (Botulismo infantil: revisión y actualización clínica). Pediatric Neurology (Neurología Pediátrica) 2015;52:487.