Diagnóstico

Para diagnosticar botulismo, el médico comprobará los signos de debilidad muscular o parálisis, como párpados caídos y voz débil. El médico también te preguntará sobre los alimentos que consumiste en los últimos días y si existe la posibilidad de que te hayas expuesto a bacterias a través de una herida.

En casos de posible botulismo infantil, el médico puede preguntarte si el niño ha comido miel recientemente y si ha tenido estreñimiento o pereza.

Los análisis de sangre, de heces o de vómitos para buscar evidencia de la toxina pueden ayudar a confirmar el diagnóstico de botulismo infantil o alimentario. Sin embargo, debido a que estas pruebas pueden demorar días, el examen del médico es el principal medio para diagnosticar botulismo.

Tratamiento

Para los casos de botulismo alimentario, en ocasiones los médicos inducen el vómito y administran medicamentos para inducir la acción intestinal a fin de limpiar el sistema digestivo. Si tienes botulismo en una herida, es posible que el médico deba quitar quirúrgicamente el tejido infectado.

Antitoxina

Si te diagnostican botulismo alimentario o por herida en forma temprana, la antitoxina inyectada reduce el riesgo de padecer complicaciones. La antitoxina se adhiere a la toxina que sigue circulando por el torrente sanguíneo y evita que esta última dañe los nervios.

Sin embargo, la antitoxina no puede revertir el daño que ya está hecho. Por suerte, los nervios se regeneran. Muchas personas se recuperan por completo, pero puede llevar meses y una terapia de rehabilitación extendida.

Un tipo diferente de antitoxina, conocida como inmunoglobulina botulínica, se utiliza para tratar a los bebés.

Antibióticos

Para el tratamiento del botulismo por herida, se recomienda el uso de antibióticos. Sin embargo, estos medicamentos no se aconsejan para otros tipos de botulismo, dado que pueden acelerar la liberación de toxinas.

Asistencia respiratoria

Si tienes dificultad para respirar, probablemente necesites un respirador mecánico durante varias semanas a medida que los efectos de la toxina disminuyan de manera gradual. El respirador envía aire a los pulmones mediante un tubo que se introduce en las vías respiratorias a través de la nariz o la boca.

Rehabilitación

A medida que te recuperas, es posible que también necesites terapia para mejorar el habla, la deglución y otras funciones que se ven afectadas por la enfermedad.

Preparación para la consulta

Es posible que primero consultes con un médico de atención primaria. Sin embargo, probablemente te enviarán al hospital para brindarte tratamiento inmediato. En el hospital, es probable que te atiendan varios médicos, incluidos médicos especializados en neurología (neurólogos) y en enfermedades infecciosas.

Lo que puedes hacer

  • Lleva contigo todos los medicamentos que tomes, e infórmale al médico acerca de las vitaminas o los suplementos que estás tomando.
  • Anota preguntas para hacerle al médico. Si bien es posible que no tengas tiempo para escribir preguntas antes de la primera consulta, escribe todas las preguntas que quieras hacer en las consultas de seguimiento.

Para el botulismo, las siguientes son algunas preguntas básicas para hacerle al médico:

  • ¿Cómo contraje botulismo?
  • ¿Me dejará secuelas?
  • ¿Qué efectos secundarios podría provocar el tratamiento?
  • ¿Existen restricciones en la alimentación que tenga que seguir?
  • ¿Cómo puedo evitar que esto vuelva a suceder?

No dudes en realizar otras preguntas pertinentes al médico.

Qué esperar de tu médico

Es probable que tu médico te haga una serie de preguntas, como las siguientes:

  • ¿Cuándo comenzaste a presentar síntomas?
  • ¿Tus síntomas han sido continuos u ocasionales?
  • ¿Tú o tu hijo han comido alimentos envasados en el hogar en los últimos días?
  • Si tu niño se siente enfermo, ¿ha consumido miel?
  • ¿Alguien más ha comido ese alimento que se sospecha te ha hecho sentir enfermo?
Jan. 15, 2019
  1. AskMayoExpert. Botulism. Rochester, Minn.: Mayo Foundation for Medical Education and Research; 2017.
  2. Ferri FF. Botulism. In: Ferri's Clinical Advisor 2018. Philadelphia, Pa.: Elsevier; 2018. https://www.clinicalkey.com. Accessed May 29, 2018.
  3. Pegram PS, et al. Botulism. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed May 30, 2018.
  4. Botulism. Centers for Disease Control and Prevention. https://www.cdc.gov/botulism/index.html. Accessed May 29, 2018.
  5. Principles of home canning. National Center for Home Food Preservation. http://nchfp.uga.edu/publications/publications_usda.html. Accessed May 29, 2018.