Descripción general

El dolor de espalda es una de las razones más frecuentes por las que las personas acuden al médico o no van al trabajo, y una de las causas principales de discapacidad en el mundo. La mayoría de las personas tiene dolor de espalda al menos una vez en la vida.

Por suerte, puedes tomar medidas para prevenir o aliviar la mayoría de los episodios de dolor de espalda. Si la prevención no funciona, el tratamiento sencillo en el hogar y la mecánica corporal correcta, a menudo, curarán la espalda en unas pocas semanas y la mantendrán funcional durante mucho tiempo. Rara vez, se requiere cirugía para tratar el dolor de espalda.

Síntomas

Los signos y síntomas del dolor de espalda pueden ser:

  • Dolor muscular
  • Dolor intenso o punzante
  • Dolor que se propaga hacia abajo hasta la pierna
  • Flexibilidad o amplitud de movimiento de la espalda limitados

Cuándo consultar al médico

La mayoría de los dolores de espalda mejoran gradualmente con un tratamiento en el hogar y el cuidado personal, en general en el plazo de dos semanas. Si no es así, consulta al médico.

En casos muy poco frecuentes, el dolor de espalda puede indicar un problema médico grave. Busca atención inmediata si tu dolor de espalda:

  • Causa nuevos problemas intestinales o de vejiga
  • Se acompaña de fiebre
  • Es posterior a una caída, un golpe en su espalda u otra lesión

Comunícate con un médico si tu dolor de espalda:

  • Es grave y no mejora con el descanso
  • Se propaga a una o ambas piernas, en especial si el dolor se extiende por debajo de la rodilla
  • Causa debilidad, entumecimiento o cosquilleo en una o en ambas piernas
  • Está acompañado de pérdida de peso sin causa aparente

Además, consulta con tu médico si empiezas a tener dolor de espalda por primera vez después de los 50 años o si tienes antecedentes de cáncer, osteoporosis, uso de esteroides o abuso de drogas o alcohol.

Causas

La causa de un dolor de espalda que aparece repentinamente y dura menos de seis semanas (agudo) puede ser una caída o levantar un objeto pesado. El dolor de espalda que dura más de tres meses (crónico) es menos frecuente que el dolor agudo.

A menudo, el dolor de espalda aparece sin una causa específica que tu médico pueda identificar con una prueba o estudio por imagen. Algunos de los trastornos frecuentemente relacionados con el dolor de espalda son:

  • Distensión muscular o de ligamentos. Levantar objetos pesados reiteradamente o hacer un mal movimiento repentino puede forzar los músculos de la espalda y los ligamentos de la columna vertebral. Si tu estado físico no es bueno, el esfuerzo constante de la espalda podría causarte espasmos musculares dolorosos.
  • Protuberancia o hernia de disco. Los discos funcionan como amortiguadores entre los huesos (vértebras) de la columna vertebral. El material blando que se encuentra dentro del disco puede tener una protuberancia o hernia y hacer presión sobre un nervio. Sin embargo, puedes tener una protuberancia o una hernia de disco sin sentir dolor de espalda. A menudo, la discopatía se descubre accidentalmente cuando, por algún otro motivo, te haces una radiografía de la columna vertebral.
  • Artritis. La artrosis puede afectar la zona lumbar. En algunos casos, la artritis de la columna vertebral puede reducir el espacio que rodea la médula espinal, un trastorno que se denomina «estenosis del conducto vertebral».
  • Irregularidades óseas. Se puede producir un dolor de espalda si la columna vertebral no se curva de manera normal. La escoliosis, un trastorno en el cual la columna vertebral se inclina hacia un lado, también puede causar dolor de espalda, pero por lo general solo lo causa si se trata de una escoliosis aguda.
  • Osteoporosis. Las vertebras de la columna vertebral pueden desarrollar fracturas por compresión si tus huesos se vuelven porosos y frágiles.

Factores de riesgo

Todos podemos tener dolor de espalda, incluso los niños y adolescentes. Las investigaciones aún no han probado las causas del dolor de espalda. Sin embargo, estos factores podrían aumentar el riesgo de tener dolor de espalda:

  • Edad. El dolor de espalda es más común a medida que aumenta la edad, y comienza alrededor de los 30 o 40 años.
  • Falta de ejercicio. Los músculos débiles y no usados de la espalda podrían causar dolor de espalda.
  • Sobrepeso. Cargar demasiado peso hace que la espalda haga más esfuerzo.
  • Enfermedades. Algunos tipos de artritis y de cáncer pueden causar dolor de espalda.
  • Levantar objetos de forma inadecuada. Usar la espalda en vez de las piernas puede ocasionar dolor de espalda.
  • Trastornos psicológicos. Las personas propensas a la depresión y a la ansiedad parecen tener un mayor riesgo de sufrir dolor de espalda.
  • Fumar. El tabaquismo puede impedir que el organismo lleve los nutrientes necesarios a los discos de la espalda.

Prevención

Puedes evitar el dolor de espalda o prevenir su recurrencia si mejoras tu condición física y si aprendes y practicas una mecánica corporal adecuada.

Para mantener tu espalda saludable y fuerte:

  • Haz ejercicio. Las actividades aeróbicas regulares de bajo impacto, aquellas que no tensan ni fuerzan la espalda, pueden aumentar la resistencia y fortaleza de la espalda y permitir que los músculos funcionen mejor. Caminar y nadar son buenas opciones. Habla con el médico sobre las actividades que sean más adecuadas para ti.
  • Desarrolla fuerza y flexibilidad muscular. Los ejercicios musculares abdominales y de espalda (ejercicios de fortalecimiento de la zona central) ayudan a acondicionar estos músculos para que trabajen en conjunto como un corsé natural para la espalda. La flexibilidad en las caderas y parte superior de las piernas alinea los huesos pélvicos y mejora la sensación de la espalda. El médico o fisioterapeuta puede recomendarte ejercicios adecuados para ti.
  • Mantén un peso saludable. Tener sobrepeso tensiona los músculos de la espalda. Si tienes sobrepeso, adelgazar puede prevenir el dolor de espalda.

Utiliza una mecánica corporal adecuada:

  • Párate bien. Mantén una postura pélvica neutral. Si estás de pie durante períodos prolongados, coloca un pie en un reposapiés para aliviar la carga de la zona lumbar. Alterna los pies. Una buena postura puede ayudar a reducir el estrés en los músculos de la espalda.
  • Siéntate bien. Elige un asiento con un buen soporte lumbar, reposabrazos y base giratoria. Considera colocar una almohada o una toalla enrollada en la parte baja de la espalda para mantener su curva normal. Mantén las rodillas y cadera niveladas. Cambia con frecuencia la postura, al menos cada media hora.
  • Levanta peso de manera inteligente. Si es posible, evita levantar objetos pesados, pero si tienes que hacerlo, deja que las piernas hagan el trabajo. Mantén la espalda derecha, no te dobles, y flexiona solo las rodillas. Mantén la carga cerca del cuerpo. Busca ayuda para levantar el objeto si es pesado o difícil de trasladar.

Cuidado del comprador

Debido a que el dolor de espalda es tan frecuente, hay numerosos productos que prometen prevenir o aliviar el dolor de espalda. Pero no existen pruebas definitivas de que los zapatos especiales, las plantillas de calzado, los soportes lumbares, el mobiliario diseñado específicamente o los programas de control del estrés puedan ayudar. Además, no parece existir un tipo de colchón que sea mejor para las personas con dolor de espalda. Probablemente sea una cuestión de lo que te resulta más cómodo.

March 30, 2017
References
  1. ¿Qué es el dolor de espalda? National Institute of Arthritis and Musculoskeletal and Skin Diseases (Instituto Nacional de Artritis y Enfermedades Musculoesqueléticas y de la Piel). http://www.niams.nih.gov/health_info/back_pain/back_pain_ff/asp. Último acceso: 29 de mayo de 2015.
  2. Adult acute and subacute low back pain (Lumbalgia aguda y subaguda). Bloomington, Minn.: Institute for Clinical Systems Improvement (Instituto para la Mejora de los Sistemas Clínicos). http://www.icsi.org/low_back_pain/adult_low_back_pain__8.html. Último acceso: 4 de junio de 2015.
  3. Datos y estadísticas del dolor de espalda. American Chiropractic Association (Asociación Estadounidense de Quiropraxia). http://www.acatoday.org/level2_css.cfm?T1ID=13&T2ID=68. Último acceso: 29 de mayo de 2015.
  4. Prevenir el dolor de espalda. U.S. Department of Health and Human Services (Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos). http://healthfinder.gov/HealthTopics/Category/everyday-healthy-living/safety/prevent-back-pain. Último acceso: 29 de mayo de 2015.
  5. Low back pain (Lumbalgia). American Academy of Orthopaedic Surgeons (Academia Estadounidense de Cirujanos Ortopédicos). http://orthoinfo.aaos.org/topic.cfm?topic=a00311. Último acceso: 29 de mayo de 2015.
  6. Knight CL, et al. Tratamiento de la lumbalgia aguda. http://www.uptodate.com/home. Último acceso: 29 de mayo de 2015.