¿Estás confundido en cuanto a tus medicamentos para el asma? Esto es lo que necesitas saber para ordenar las clases principales y los numerosos subtipos de medicamentos para el asma.

Escrito por personal de Mayo Clinic

Los tipos y dosis de medicamentos para el asma que necesites dependen de tu edad, de los síntomas, de la gravedad del asma y de los efectos secundarios del medicamento.

Debido a que el asma puede cambiar con el transcurso del tiempo, trabaja de cerca con tu médico para seguir tus síntomas y ajustar los medicamentos para el asma, en caso de ser necesario.

Categoría Objetivo Tipos de medicamentos
Medicamentos para controlar el asma a largo plazo Se toman regularmente para controlar síntomas crónicos y prevenir ataques de asma; son el tipo más importante de tratamiento para la mayoría de los pacientes con asma
  • Corticoesteroides inhalados
  • Modificadores de leucotrienos
  • Agonistas beta de acción prolongada
  • Teofilina
  • Inhaladores de combinación que contienen un corticoesteroide y un antagonista beta de acción prolongada
Medicamentos de alivio rápido (medicamentos de rescate) Se toman según sea necesario para el alivio rápido y a corto plazo de los síntomas; se usan para prevenir o tratar un ataque de asma
  • Agonistas beta de acción rápida, como salbutamol
  • Ipratropio (Atrovent)
  • Corticoesteroides orales e intravenosos (para ataques de asma graves)
Medicamentos para el asma alérgica Se toman regularmente o según sea necesario para reducir la sensibilidad del cuerpo a una determinada sustancia que causa alergia (alérgeno)
  • Vacunas contra la alergia (inmunoterapia)
  • Omalizumab (Xolair)

Muchas personas con asma necesitan tomar medicamentos de control a largo plazo todos los días, incluso cuando no tienen síntomas. Hay varios tipos de medicamentos de control a largo plazo, entre ellos los siguientes.

Corticoesteroides para inhalar

Estos medicamentos antiinflamatorios son los medicamentos de control a largo plazo para el asma más eficaces y más usados. Reducen la hinchazón y el estrechamiento de las vías respiratorias. Es posible que debas usar esos medicamentos durante varios meses antes de obtener el máximo beneficio.

Algunos corticoesteroides para inhalar son:

  • Fluticasona (Flovent HFA)
  • Budesonida (Pulmicort)
  • Mometasona (Asmanex Twisthaler)
  • Beclometasona (Qvar)
  • Ciclesonida (Alvesco)
  • Flunisolida (Aerospan HFA)

En los niños, el uso prolongado de los corticoesteroides para inhalar puede retrasar ligeramente el crecimiento, pero los beneficios de usar estos medicamentos para mantener un buen control del asma generalmente son mayores que los riesgos. El uso regular de los corticoesteroides para inhalar ayuda a mantener bajo control las crisis asmáticas y otros problemas relacionados con el asma mal controlada.

Los corticoesteroides para inhalar generalmente no provocan efectos secundarios graves. Cuando se producen efectos secundarios, estos pueden comprender irritación de la boca y la garganta, y candidosis oral. Si usas un inhalador de dosis medida, utiliza un espaciador y enjuágate la boca con agua después de cada uso para reducir la cantidad de medicamento que puedas tragar y que el cuerpo pueda absorber.

Modificadores de leucotrienos

Estos medicamentos bloquean los efectos de los leucotrienos, unas sustancias químicas del sistema inmunitario que provocan síntomas del asma. Los modificadores de leucotrienos pueden ayudar a prevenir los síntomas durante un máximo de 24 horas. Por ejemplo:

  • Montelukast (Singulair)
  • Zafirlukast (Accolate)
  • Zileutón (Zyflo)

En ocasiones excepcionales, el montelukast se ha asociado con reacciones psicológicas, como agitación, agresión, alucinaciones, depresión y pensamientos suicidas. Consulta con tu médico de inmediato si tienes alguna reacción inusual.

Agonistas beta de acción prolongada

Estos medicamentos broncodilatadores abren las vías respiratorias y reducen la hinchazón durante por lo menos 12 horas. Se utilizan de acuerdo con un cronograma regular para controlar el asma moderada a grave y para prevenir los síntomas nocturnos. Aunque son eficaces, se han relacionado con crisis asmáticas fuertes. Por este motivo, los agonistas beta de acción prolongada solo se toman en combinación con un corticoesteroide para inhalar.

Algunos agonistas beta de acción prolongada son:

  • Salmeterol (Serevent)
  • Formoterol (Foradil, Perforomist)

Teofilina

Este broncodilatador se toma diariamente en forma de píldora para tratar el asma leve. La teofilina (Theo-24, Uniphyl y otros) relaja las vías respiratorias y disminuye la respuesta de los pulmones a los irritantes. Puede ser útil para los síntomas nocturnos del asma. Es posible que debas hacerte análisis de sangre con regularidad para asegurarte de que la dosis que recibes es la correcta. Algunos posibles efectos secundarios de la teofilina son el insomnio y el reflujo gastroesofágico.

Inhaladores de combinación: corticoesteroides y agonistas beta de acción prolongada

Algunas combinaciones de medicamentos contra el asma para inhalar contienen tanto un corticoesteroide como un broncodilatador:

  • Fluticasona y salmeterol (Advair Diskus)
  • Budesonida y formoterol (Symbicort)
  • Mometasona y formoterol (Dulera)
  • Fluticasona y vilanterol (Breo)

Al igual que otros medicamentos agonistas beta de acción prolongada, estos inhaladores pueden aumentar el riesgo de tener una crisis asmática grave y deben utilizarse con precaución.

Estos medicamentos contra el asma abren los pulmones al relajar los músculos de las vías respiratorias. Con frecuencia se los llama «medicamentos de rescate», y pueden aliviar los síntomas que empeoran o detener un ataque de asma en curso. Comienzan a hacer efecto en pocos minutos y son efectivos de cuatro a seis horas. No son para uso diario.

Para algunas personas, usar un inhalador de alivio rápido antes de hacer ejercicio ayuda a prevenir la dificultad para respirar y otros síntomas del asma. Los efectos secundarios posibles son agitación y palpitaciones.

Los medicamentos de alivio rápido comprenden:

  • Salbutamol (ProAir HFA, Ventolin HFA, otros)
  • Levalbuterol (Xopenex HFA)

Si tus síntomas son leves y poco frecuentes, o si tienes asma inducida por el ejercicio, puedes controlar los síntomas solo con uno de estos medicamentos. Sin embargo, la mayoría de las personas con asma persistente también necesitan un corticoesteroide por inhalación u otro medicamento de control a largo plazo.

Si necesitas usar tu inhalador con más frecuencia que la recomendada por el médico, no tienes el asma bajo control, y puedes aumentar el riesgo de un ataque de asma grave.

Ipratropio

El ipratropio (Altrovent) es un broncodilatador de acción rápida que generalmente se receta para el enfisema o la bronquitis crónica, aunque que a veces se utiliza para tratar los ataques de asma. Puede usarse con agonistas beta de acción rápida o como alternativa a ellos.

Corticoesteroides orales para los ataques de asma graves

Estos medicamentos pueden tomarse para tratar los ataques de asma graves. Pueden causar molestos efectos secundarios de corto plazo y efectos secundarios más graves si se los toma por períodos prolongados. Por ejemplo:

  • Prednisona
  • Metilprednisolona

El uso prolongado de estos medicamentos puede provocar efectos secundarios como cataratas, disminución de la densidad del tejido óseo (osteoporosis), debilidad muscular, menor resistencia a las infecciones, presión arterial alta y crecimiento reducido en los niños.

Los medicamentos que se centran en el tratamiento de los desencadenantes de alergias comprenden:

  • Vacunas antialérgicas. Las vacunas antialérgicas (inmunoterapia) pueden ser una opción si tienes asma alérgica que no se puede controlar evitando los desencadenantes. Comenzarás con pruebas cutáneas para determinar qué alérgenos desencadenan los síntomas del asma. Luego, recibirás una serie de inyecciones que contienen pequeñas dosis de esos alérgenos.

    En general, se reciben inyecciones una vez por semana durante algunos meses, y luego una vez al mes durante tres a cinco años. En algunos casos, la desensibilización se puede lograr más rápido. Con el paso del tiempo, deberías perder la sensibilidad a los alérgenos.

  • Omalizumab. A veces se usa omalizumab (Xolair) para tratar el asma desencadenada por alérgenos que se encuentran en el aire. Cuando tienes alergias, el sistema inmunitario produce anticuerpos que provocan la alergia para atacar sustancias que, en general, no causan ningún daño, como el polen, los ácaros del polvo y la caspa de las mascotas. El omalizumab bloquea la acción de estos anticuerpos, lo que reduce la reacción del sistema inmunitario que provoca la alergia y los síntomas del asma.

    El omalizumab se administra mediante inyecciones cada dos a cuatro semanas. En general, no se recomienda para niños menores de 12 años. En casos poco frecuentes, este medicamento ha provocado una reacción alérgica que pone en riesgo la vida (anafilaxia). Además, la FDA (Food and Drug Administration, Administración de Alimentos y Medicamentos) advirtió acerca de un riesgo levemente mayor de tener problemas en los vasos sanguíneos del corazón y el cerebro al tomar este medicamento.

    Los profesionales de salud deberían controlar de cerca a toda persona que reciba una inyección de este medicamento en caso de que ocurra una reacción grave.

  • Medicamentos contra la alergia. Comprenden antihistamínicos y descongestionantes orales y nasales en aerosol, así como aerosoles nasales de corticoesteroides y cromolina. Hay medicamentos contra la alergia de venta libre y otros de venta con receta. Pueden resultar útiles para la rinitis alérgica, pero no son sustitutos de los medicamentos para el asma.

    Los aerosoles nasales de corticoesteroides ayudan a reducir la inflamación sin causar el efecto rebote que a veces provocan los aerosoles de venta libre. Dado que provoca pocos efectos secundarios, o ninguno, la cromolina se puede usar de forma segura durante períodos prolongados.

Hacer un seguimiento de los síntomas y de los efectos secundarios y ajustar el tratamiento en consecuencia es fundamental para mantener los síntomas del asma bajo control. Con la ayuda del médico o de otros profesionales de salud, redacta un plan detallado para tomar medicamentos de control a largo plazo y para controlar los ataques de asma. Luego, sigue ese plan.

Aprende cuándo ajustar tus medicamentos, cuándo ver al médico y cómo reconocer una urgencia por asma. Si tu médico te ha recetado un medidor de flujo máximo para medir cuán bien funcionan tus pulmones, úsalo de acuerdo con tu plan. Incluso si te sientes bien, toma los medicamentos según lo recetado y controla los síntomas hasta que hables con el médico.

Sept. 18, 2015