Descripción general

La enfermedad de la válvula aórtica es una afección en la cual la válvula que se encuentra entre la cavidad de bombeo principal del corazón (ventrículo izquierdo) y la arteria principal del cuerpo (aorta) no funciona de manera correcta. La enfermedad de la válvula aórtica puede estar presente desde el nacimiento (enfermedad cardíaca congénita) o puede tener otras causas.

Algunos de los tipos de enfermedad de la válvula aórtica son los siguientes:

Estenosis de la válvula aórtica

En el caso de esta afección, las valvas (aletas) de la válvula aórtica pueden engrosarse y volverse rígidas o bien pueden fusionarse. Esto produce estrechamiento de la abertura de la válvula aórtica. La válvula estrechada no puede abrirse totalmente, lo que reduce u obstruye el flujo sanguíneo del corazón a la aorta y hacia el resto del cuerpo.

Insuficiencia valvular aórtica

En el caso de esta enfermedad, la válvula aórtica no se cierra de forma correcta, lo que causa que la sangre fluya hacia atrás hasta el ventrículo izquierdo.

El tratamiento depende del tipo y la gravedad de la enfermedad de la válvula aórtica. En algunos casos, es posible que se necesite una cirugía para reparar o reemplazar la válvula aórtica.

Atención médica de la enfermedad de la válvula aórtica en Mayo Clinic

Síntomas

Es posible que algunas personas con enfermedad de la válvula aórtica no experimenten síntomas durante muchos años. Estos son algunos de los signos y síntomas de la enfermedad de la válvula aórtica:

  • Sonido cardiaco anómalo (soplo cardiaco) que se escucha a través de un estetoscopio
  • Falta de aire, particularmente cuando has estado muy activo o cuando te acuestas
  • Mareos
  • Desmayo
  • Dolor u opresión en el pecho
  • Ritmo cardiaco irregular
  • Fatiga después de estar activo o tener menos capacidad para estar activo
  • No comer lo suficiente (principalmente en niños con estenosis de la válvula aórtica)
  • No subir lo suficiente de peso (principalmente en niños con estenosis de la válvula aórtica)

Cuándo debes consultar a un médico

Si tienes un soplo cardíaco, el médico puede recomendarte que visites a un cardiólogo o que te hagas una prueba llamada ecocardiograma (ecografía del corazón). Si tienes algún síntoma que pueda sugerir una enfermedad de la válvula aórtica, consulta al médico.

Causas

El corazón tiene cuatro válvulas que mantienen el flujo sanguíneo en la dirección correcta. Estas válvulas incluyen la válvula mitral, la válvula tricúspide, la válvula pulmonar y la válvula aórtica. Cada válvula tiene aletas (cúspides o valvas) que se abren y cierran una vez durante cada latido del corazón. A veces, las válvulas no se abren o cierran correctamente, interrumpiendo el flujo sanguíneo a través del corazón y potencialmente perjudicando la capacidad de bombear sangre al cuerpo.

En la enfermedad de la válvula aórtica, la válvula aórtica entre la cámara inferior izquierda del corazón (ventrículo izquierdo) y la arteria principal que lleva la sangre del corazón al cuerpo (aorta) no funciona correctamente. Es posible que no se cierre correctamente, lo que provoca que la sangre se filtre hacia atrás al ventrículo izquierdo (regurgitación) o que la válvula se estreche (estenosis).

La enfermedad de la válvula aórtica puede ser causada por un defecto cardíaco presente al nacer (congénito). También puede ser causado por otras afecciones, incluidos cambios en el corazón relacionados con la edad, infecciones, presión arterial alta o lesiones en el corazón.

Factores de riesgo

Los factores de riesgo de la enfermedad de la válvula aórtica incluyen:

  • Edad avanzada
  • Ciertas afecciones cardíacas presentes al nacer (enfermedad cardíaca congénita)
  • Antecedentes de infecciones que pueden afectar al corazón
  • Enfermedad renal crónica
  • Antecedentes de radioterapia en el pecho

Complicaciones

La enfermedad de la válvula aórtica puede causar complicaciones, incluidas:

  • Insuficiencia cardíaca
  • Accidente cerebrovascular
  • Coágulos sanguíneos
  • Anomalías en el ritmo cardíaco
  • Muerte