Descripción general

El síndrome antifosfolípido ocurre cuando el sistema inmunitario crea por error anticuerpos que hacen que la sangre sea más propensa a coagularse.

Esto puede causar coágulos de sangre peligrosos en las piernas, los riñones, los pulmones y el cerebro. En mujeres embarazadas, el síndrome antifosfolípido también puede provocar aborto espontáneo y muerte fetal.

No existe cura para el síndrome antifosfolípido, pero los medicamentos pueden reducir el riesgo de coágulos de sangre.

Síntomas

Los signos y los síntomas del síndrome antifosfolípido pueden incluir los siguientes:

  • Coágulos sanguíneos en las piernas (trombosis venosa profunda). Los signos de una trombosis venosa profunda incluyen dolor, hinchazón y enrojecimiento. Estos coágulos pueden viajar a los pulmones (embolia pulmonar).
  • Abortos espontáneos repetidos o muerte fetal o intrauterina. Otras complicaciones del embarazo incluyen presión arterial peligrosamente alta (preeclampsia) y parto prematuro.
  • Accidente cerebrovascular. Un accidente cerebrovascular puede ocurrir en una persona joven con síndrome antifosfolípido pero sin factores de riesgo conocidos para enfermedades cardiovasculares.
  • Ataque isquémico transitorio (accidente isquémico transitorio). Con síntomas similares a los de un accidente cerebrovascular, un accidente isquémico transitorio, por lo general, dura solo unos minutos y no causa daño permanente.
  • Erupción. Algunas personas desarrollan una erupción roja con un patrón de encaje, similar a una red.

Los signos y los síntomas menos comunes incluyen los siguientes:

  • Síntomas neurológicos. Los dolores de cabeza crónicos, incluidas migrañas, demencia y convulsiones, pueden producirse cuando un coágulo sanguíneo bloquea el flujo sanguíneo a partes del cerebro.
  • Enfermedad cardiovascular. El síndrome antifosfolípido puede dañar las válvulas cardíacas.
  • Sangrado. Algunas personas tienen una disminución de las células sanguíneas necesarias para la coagulación. Esto puede causar episodios de sangrado, particularmente de la nariz y las encías. También puedes sangrar por debajo de la piel; este sangrado aparecerá como parches de pequeñas manchas rojas.

Cuándo debes consultar con un médico

Ponte en contacto con tu médico si tienes sangrado inexplicable de la nariz o las encías; un periodo menstrual inusualmente fuerte; vómito de color rojo brillante o con aspecto de poso de café; excremento negro, alquitranadas o de color rojo brillante; o dolor abdominal inexplicable.

Busca atención de emergencia si tienes signos y síntomas de:

  • Accidente cerebrovascular. Un coágulo en el cerebro puede causar entumecimiento súbito, debilidad o parálisis de la cara, el brazo o la pierna. Puedes tener dificultad para hablar o entender lo que te dicen, alteraciones visuales y dolor de cabeza grave.
  • Embolia pulmonar. Si un coágulo se aloja en el pulmón, puedes experimentar falta de aliento repentina, dolor de pecho y tos con moco manchado de sangre.
  • Trombosis venosa profunda (TVP). Los signos y síntomas de la trombosis venosa profunda incluyen hinchazón, enrojecimiento o dolor en una pierna o brazo.

Causas

El síndrome antifosfolipídico se produce cuando el sistema inmunitario produce por error anticuerpos que aumentan las probabilidades de que se presenten coágulos en la sangre. Los anticuerpos habitualmente protegen al cuerpo frente a invasores como los virus y las bacterias.

El síndrome antifosfolipídico puede producirse debido a una enfermedad no diagnosticada como un trastorno autoinmune, una infección o determinados medicamentos. También puedes desarrollar el síndrome sin una causa preexistente.

Factores de riesgo

Entre los factores de riesgo del síndrome antifosfolípido se incluyen los siguientes:

  • El sexo. Este trastorno es más común en las mujeres que en los hombres.
  • Trastornos del sistema inmunitario. Tener otro trastorno autoinmune, como el lupus o el síndrome de Sjogren, aumenta el riesgo de sufrir el síndrome antifosfolípido.
  • Infecciones. Este trastorno es más común en personas que tienen ciertas infecciones, como la sífilis, el VIH/SIDA, la hepatitis C o la enfermedad de Lyme.
  • Medicamentos. Ciertos medicamentos se relacionaron con el síndrome antifosfolípido. Incluyen la hidralazina para la presión arterial alta, la quinidina, un medicamento que regula la frecuencia cardíaca, la fenitoína, un medicamento anticonvulsivo (Dilantin) y el antibiótico amoxicilina.
  • Antecedentes familiares. En ocasiones, el trastorno puede ser hereditario.

Es posible tener los anticuerpos asociados con el síndrome antifosfolípido sin desarrollar signos o síntomas. Sin embargo, tener estos anticuerpos aumenta el riesgo de desarrollar coágulos de sangre, especialmente si ocurre lo siguiente:

  • Queda embarazada
  • Permanece inmóvil por un tiempo, por ejemplo estando en la cama o sentado durante un vuelo largo
  • Se somete a una cirugía
  • Fuma cigarrillos
  • Toma anticonceptivos orales o realiza terapia de estrógenos para la menopausia
  • Tiene niveles altos de colesterol y triglicéridos

Complicaciones

Dependiendo de cuál sea el órgano afectado por un coágulo de sangre y de la gravedad de la obstrucción del flujo sanguíneo hacia ese órgano, el síndrome antifosfolipídico no tratado puede causar un daño permanente en el órgano o la muerte. Las complicaciones incluyen:

  • Insuficiencia renal. Se puede producir como consecuencia de la disminución del flujo sanguíneo a los riñones.
  • Accidente cerebrovascular hemorrágico. La disminución del flujo sanguíneo a una parte del cerebro puede provocar un accidente cerebrovascular hemorrágico, lo que puede causar un daño neurológico permanente, como parálisis parcial o pérdida del habla.
  • Problemas cardiovasculares. Un coágulo de sangre en la pierna puede dañar las válvulas de las venas, que mantienen el flujo de sangre hacia el corazón. Este trastorno puede provocar inflamación crónica y decoloración en la parte inferior de las piernas. Otra complicación posible es el daño cardíaco.
  • Problemas pulmonares. Este trastorno puede incluir presión arterial alta en los pulmones y embolia pulmonar.
  • Complicaciones durante el embarazo. Estas complicaciones pueden incluir abortos espontáneos, nacimiento de fetos muertos, parto prematuro, crecimiento fetal lento y presión arterial alta durante el embarazo (preeclampsia).

Rara vez, una persona puede tener eventos repetidos de coagulación en un corto período, lo que provoca daño progresivo en múltiples órganos.

Oct. 10, 2019
  1. Antiphospholipid antibody syndrome. National Heart, Lung, and Blood Institute. http://www.nhlbi.nih.gov/health/health-topics/topics/aps/. Accessed Oct. 1, 2018.
  2. Erkan D, et al. Clinical manifestations of antiphospholipid syndrome. http://www.uptodate.com/search. Accessed Oct. 1, 2018.
  3. Antiphospholipid syndrome. American College of Rheumatology. http://www.rheumatology.org/I-Am-A/Patient-Caregiver/Diseases-Conditions/Antiphospholipid-Syndrome. Accessed Oct. 1, 2018.
  4. Schur PH, et al. Treatment of the antiphospholipid syndrome. http://www.uptodate.com/search. Accessed Oct. 1, 2018.
  5. Lockwood CJ, et al. Pregnancy in women with antiphospholipid syndrome. http://www.uptodate.com/search. Accessed Oct. 1, 2018.
  6. Blood thinner pills: Your guide to using them safely. Rockville, Md.: Agency for Healthcare Research and Quality. http://www.ahrq.gov/patients-consumers/diagnosis-treatment/treatments/btpills/btpills.html. Accessed Oct. 1, 2018.
  7. Ask Mayo Expert. Warfarin: Dietary recommendations (adult). Rochester, Minn.: Mayo Foundation for Medical Education and Research; 2018.
  8. Dlott JS, et al. Drug-induced lupus anticoagulants and antiphospholipid antibodies. Current Rheumatology Reports. 2012;14:71.