Diagnóstico

El proveedor principal de atención médica o ginecólogo revisará tus antecedentes médicos y te hará un examen médico general y uno pélvico. Mediante estos exámenes, se pueden identificar afecciones físicas que contribuyen a las dificultades para tener orgasmos.

Es posible que el proveedor de atención médica te haga preguntas sobre tus experiencias con los orgasmos y otras cuestiones relacionadas. También puedes recibir un cuestionario para completar, en el que tengas que responder estas preguntas. Es posible que te pregunte sobre lo siguiente:

  • Tus experiencias sexuales recientes y anteriores
  • Tu pareja o parejas
  • Cómo te sientes en relación con tus experiencias sexuales
  • Los tipos de estimulación o actividad sexual que tienes

Es posible que el proveedor de atención médica quiera hablar contigo y con tu pareja o reunirse a solas con tu pareja.

Tratamiento

El tratamiento de la anorgasmia depende de lo que contribuye al problema. Los posibles tratamientos incluyen cambios en el estilo de vida, terapia y medicamentos. Si una afección médica subyacente contribuye a la anorgasmia, el proveedor de atención médica recomendará el tratamiento adecuado.

Cambios en el estilo de vida y la terapia

Por lo general, el tratamiento de la anorgasmia comienza con uno o más enfoques para comprender mejor el cuerpo, conocer qué funciona en tu caso y cambiar los comportamientos. Estos tratamientos pueden incluir lo siguiente:

  • Educación. Es probable que el proveedor de atención médica comience por hablar sobre la anatomía sexual femenina y la forma en que las diferentes partes de la anatomía responden a la estimulación. Esta conversación puede ayudarte a abordar las preguntas que tengas, a aclarar malentendidos y a comprender el propósito de otros tratamientos recomendados. Es posible que el proveedor de atención médica también te recomiende materiales educativos.
  • Masturbación dirigida. Este programa de instrucción y ejercicios para hacer en casa te ayuda a familiarizarte con tu propio cuerpo y explorar la estimulación sexual autodirigida. Después de que hayas aprendido a llegar al orgasmo, puedes practicar con tu pareja lo que aprendiste.
  • Enfoque en los sentidos. Este enfoque para parejas ofrece instrucción y ejercicios para hacer en casa. Comienza por el contacto no erótico y agrega progresivamente el contacto más íntimo y la estimulación sexual. El objetivo es que cada miembro de la pareja comprenda las necesidades de la otra persona y que aprendan a comunicarse e indicarse mutuamente para llegar al orgasmo.
  • Cambios en las posiciones sexuales. Es posible que el proveedor de atención médica recomiende cambios en las posiciones sexuales que aumenten la estimulación del clítoris durante el sexo vaginal.
  • Dispositivos para mejorar la actividad sexual. Los dispositivos que mejoran la estimulación sexual pueden ayudarte a tener un orgasmo. Entre ellos, se incluyen los vibradores y dispositivos de pulso de aire que estimulan el clítoris. Al colocar otro dispositivo sobre el clítoris, se crea una succión suave para aumentar el flujo sanguíneo. Es posible que el proveedor de atención médica te recomiende usarlos sola para saber qué funciona en tu caso y luego probarlos con tu pareja.
  • Terapia cognitiva conductual. La terapia individual o de pareja puede ayudarte a abordar tu opinión sobre el sexo en general o con tu pareja. La terapia puede ayudar con comportamientos que pueden promover buenas relaciones sexuales, como aprender maneras de hablar sobre sexo con tu pareja o comunicar tus necesidades durante las relaciones sexuales.

Tratamientos médicos

Si bien se han evaluado algunos medicamentos para el tratamiento de la anorgasmia, no existe evidencia suficiente para respaldar su uso. Las terapias de reemplazo hormonal pueden brindar algún beneficio, pero tienen riesgos que requieren un control minucioso. Entre ellos, se incluyen los siguientes:

  • Terapia con estrógenos. Si recibes tratamiento para síntomas de la menopausia, es posible que el tratamiento también tenga algún tipo de efecto en la mejora de la experiencia sexual. Además, una terapia vaginal con una dosis baja de estrógeno, como una crema o un supositorio, puede mejorar el flujo sanguíneo a los genitales y la lubricación de la vagina. El uso a largo plazo de píldoras que contienen estrógeno se relaciona con un riesgo de cáncer de mama y enfermedad cardiovascular.
  • Terapia de testosterona. En el caso de algunas mujeres posmenopáusicas cuyos niveles de testosterona son inferiores a lo que se considera habitual en las mujeres, el reemplazo de testosterona puede mejorar la excitación y los orgasmos. Los efectos secundarios incluyen acné, exceso de vello corporal, disminución del colesterol de las HDL, o el colesterol “bueno”, y riesgos similares a los de la terapia de reemplazo con estrógenos.

Medicina alternativa

Los productos naturales, como los que están hechos con L-arginina o extracto de olivo ruso, se comercializan para mejorar la vida sexual de las mujeres. Se han estudiado en ensayos muy pequeños que usan varios productos herbarios o combinados con otros medicamentos o programas de control del estilo de vida. No hay datos suficientes para saber si son un tratamiento eficaz.

Habla con el proveedor de atención médica antes de probar terapias naturales, que pueden causar efectos secundarios e interactuar con otros medicamentos.

Preparación para la consulta

Si la falta de orgasmos a partir de la actividad sexual te angustia, programa una cita médica con el proveedor principal de atención médica o con tu ginecólogo. La siguiente información te ayudará a prepararte para la cita médica.

Lo que puedes hacer

Haz una lista de los siguientes puntos que son importantes para compartir con el proveedor de atención médica:

  • Los síntomas, cuándo comenzaste a tener problemas con los orgasmos y en qué situaciones se produjeron dichos problemas
  • Los antecedentes sexuales, incluidas las relaciones y experiencias desde que comenzaste a tener relaciones sexuales y cualquier antecedente de trauma o abuso sexual
  • Las afecciones médicas que tengas, incluidas las afecciones de salud mental
  • Los medicamentos, vitaminas u otros suplementos que tomes, incluidas las dosis
  • Preguntas que tengas sobre las actividades sexuales o las relaciones sexuales saludables

Qué esperar de tu médico

Además de la información que prepares, es probable que el proveedor de atención médica te haga preguntas para comprender tus experiencias sexuales, tu capacidad para tener un orgasmo y tus opiniones sobre las relaciones sexuales. Es una buena idea que pienses respuestas para las siguientes preguntas:

  • ¿Mantienes relaciones sexuales en este momento?
  • ¿Cuántas parejas sexuales tienes ahora?
  • ¿Tu pareja se identifica como hombre, mujer o persona no binaria?
  • ¿Qué tipo de actividades sexuales tienes?
  • ¿Te excitas durante las interacciones sexuales con tu pareja?
  • ¿Cuál es tu satisfacción en cuanto a las relaciones sexuales con tu pareja? ¿Tu satisfacción cambió con el tiempo?
  • ¿Cuál era tu satisfacción con tu pareja anterior?
  • ¿Pudiste tener orgasmos en el pasado?
  • ¿Te cuesta tener un orgasmo únicamente con determinadas prácticas?
  • ¿Puedes tener un orgasmo cuando te masturbas?
  • ¿Sientes dolor durante la penetración vaginal u otras prácticas sexuales?
  • ¿Usas protección durante el sexo?
  • ¿Has tenido alguna enfermedad de trasmisión sexual?
  • ¿Estás intentando quedar embarazada o te preocupa quedar embarazada?
  • ¿Usas métodos anticonceptivos?
  • ¿Consumes alcohol o drogas ilícitas recreativas? ¿En qué cantidad?
  • ¿Qué mensajes sobre el sexo recibiste al crecer?
  • En general, ¿cuál es tu satisfacción con la relación que tienes actualmente?