Tratamientos y medicinas

Escrito por personal de Mayo Clinic

El tratamiento de la leucemia mielógena aguda depende de varios factores, entre ellos, el subtipo de la enfermedad, tu edad, estado de salud general y preferencias.

En general, el tratamiento tiene dos fases:

  • Terapia de inducción de la remisión. El propósito de la primera fase del tratamiento es matar las células de leucemia de la sangre y médula ósea. Sin embargo, la inducción de la remisión por lo general no elimina todas las células de leucemia, por lo que necesitas tratamiento adicional para evitar que regrese la enfermedad.
  • Terapia de consolidación. Esta fase del tratamiento, también llamada «terapia posremisión», «terapia de mantenimiento» o «intensificación», tiene por objeto destruir las células de leucemia restantes. Se considera fundamental para disminuir el riesgo de recaídas.

Las terapias utilizadas en estas fases son:

  • Quimioterapia. La quimioterapia es la principal forma de terapia de inducción de la remisión, aunque también puede usarse para la terapia de consolidación. La quimioterapia utiliza sustancias químicas para matar las células cancerosas del cuerpo.

    Por lo general, los pacientes con leucemia mielógena aguda permanecen en el hospital durante los tratamientos de quimioterapia porque los medicamentos destruyen muchas células sanguíneas normales en el proceso de matar las células de leucemia. Si el primer ciclo de quimioterapia no produce la remisión, puede repetirse.

  • Terapia con otros medicamentos. El trióxido de arsénico (Trisenox) y el ácido retinoico son medicamentos contra el cáncer que pueden usarse solos o en combinación con quimioterapia para la inducción de la remisión de un determinado subtipo de leucemia mielógena aguda, llamado «leucemia promielocítica». Estos medicamentos hacen que las células de leucemia con una mutación genética específica maduren y mueran, o dejen de dividirse.
  • Trasplante de células madre. El trasplante de células madre, también llamado «trasplante de médula ósea», puede usarse para la terapia de consolidación. El trasplante de células madre ayuda a restablecer las células madre sanas al sustituir la médula ósea enferma con células madre libres de leucemia, que regenerarán la médula ósea saludable.

    Antes de un trasplante de células madre, recibirás dosis muy altas de quimioterapia o radioterapia para destruir la médula ósea que produce la leucemia. A continuación, recibirás infusiones de células madre de un donante compatible (alotrasplante).

    También puedes recibir tus propias células madre (trasplante autógeno), si anteriormente estuviste en remisión y te extrajeron células madre saludables y las almacenaron para un futuro trasplante.

  • Ensayos clínicos. Algunas personas con leucemia deciden inscribirse en ensayos clínicos para probar tratamientos experimentales o nuevas combinaciones de terapias conocidas.
Sept. 12, 2015