Aprende las diferencias entre los productos para el acné, qué componentes principales deben tener y cómo usarlos para obtener los mejores resultados.

Escrito por el personal de Mayo Clinic

Existen muchos productos de venta libre para el acné que sirven para tratar los casos leves a moderados, o los brotes periódicos. Estos comprenden lociones de limpieza, geles, espumas y toallitas, productos que se dejan puestos y tratamientos o kits. ¿Cómo sabes cuál de ellos es el más adecuado para ti?

Antes de decidir, averigua de qué manera actúan los productos para el acné de venta libre y qué ingredientes deben tener. Después elabora una rutina de cuidado de la piel como parte del tratamiento y la prevención del acné.

La Administración de Alimentos y Medicamentos advierte que algunos productos famosos de venta libre para el acné pueden provocar reacciones graves, como opresión en la garganta e hinchazón en la cara, los labios o la lengua. Este tipo de reacción no es común, así que no la confundas con el enrojecimiento, la irritación o la picazón que puede aparecer donde te has aplicado dichos productos.

Los productos para el acné funcionan de distintas maneras según sus ingredientes activos. Algunos productos de venta libre para el acné destruyen las bacterias que causan la inflamación del acné. Otros eliminan el exceso de grasa de la piel o aceleran el crecimiento de nuevas células cutáneas y la eliminación de células cutáneas muertas. Algunos productos para el acné ofrecen una combinación de estos efectos.

A continuación, te mostramos los ingredientes activos frecuentes de los productos de venta libre para el acné y cómo funcionan para tratar esta afección.

  • Peróxido de benzoílo. Este ingrediente destruye las bacterias que causan el acné, ayuda a eliminar el exceso de grasa de la piel y elimina las células cutáneas muertas, que pueden obstruir los poros. Los productos de venta libre de peróxido de benzoílo están disponibles en graduaciones del 2,5 al 10 por ciento. Los posibles efectos secundarios pueden ser piel seca, descamación, enrojecimiento, escozor y ardor, especialmente si tienes piel sensible. Ten cuidado cuando te apliques peróxido de benzoílo, ya que puede decolorar el cabello y la ropa.
  • Ácido salicílico. Este ingrediente ayuda a evitar que se tapen los poros. Los productos de venta libre de ácido salicílico están disponibles en graduaciones del 0,5 al 5 por ciento. Los posibles efectos secundarios pueden ser sensación de ardor leve e irritación de la piel.
  • Alfa hidroxiácidos. El ácido glicólico y el ácido láctico son dos tipos de alfa hidroxiácidos que se utilizan en los productos para el acné sin receta. Los alfa hidroxiácidos son versiones sintéticas de los ácidos derivados de las frutas que contienen azúcar. Ayudan a eliminar las células cutáneas muertas y a reducir la inflamación para tratar el acné. Los alfa hidroxiácidos también estimulan el crecimiento de piel nueva y más suave. Esto ayuda a mejorar el aspecto de las cicatrices del acné y crea la impresión de poros más pequeños.
  • Azufre. El azufre elimina las células cutáneas muertas que obstruyen los poros y ayuda a eliminar el exceso de grasa. A menudo, se combina con otros ingredientes, como el ácido salicílico, el peróxido de benzoílo o el resorcinol. Los productos que contienen azufre pueden causar sequedad en la piel. Y algunos productos tienen un olor desagradable.

El producto para el acné más adecuado para ti depende de muchos factores, entre ellos el tipo de piel, el tipo de acné y la gravedad de este, y tus preferencias de cuidado de la piel. A continuación te damos algunas pautas generales para elegir y usar productos para el acné:

  • Comienza con peróxido de benzoílo. Si no estás seguro de qué producto para el acné debes comprar, comienza con uno que contenga peróxido de benzoílo. Es eficaz y la mayoría de las personas lo tolera muy bien. Pruébalo durante unos días antes de ver los resultados. Comprueba las etiquetas de los productos para saber el tipo y la cantidad de los ingredientes activos. Que sea más fuerte no siempre es mejor cuando se trata del peróxido de benzoílo. En algunos casos, un producto con una concentración del 2,5 por ciento funciona tan bien como aquellos con concentraciones más fuertes, y tiene menos efectos secundarios.
  • Comienza con los productos para el acné menos fuertes. Esto puede ayudar a reducir al mínimo el enrojecimiento, la sequedad y otros trastornos de la piel. Si es necesario, aumenta lentamente —durante varias semanas— la intensidad del producto que usas y la frecuencia de uso. Esto ayuda a que la piel se adapte al tratamiento gradualmente.
  • Usa productos con ingredientes activos diferentes para tratar el acné difícil. Los ingredientes del acné funcionan de diferentes maneras, de modo que posiblemente te resulte útil usar diferentes productos e ingredientes para tratar el acné difícil. Aplica un producto por la mañana y otro diferente por la noche para evitar la irritación de la piel.
  • Sé paciente. Tratar el acné con productos para el acné lleva tiempo y requiere paciencia. Ver los resultados puede llevar dos o tres meses de uso diario de un producto para el acné. Y puede que el acné tenga un peor aspecto antes de mejorar.
  • Experimenta con lo que funciona. Es posible que tengas que probar diferentes productos con distintos ingredientes activos hasta encontrar uno que te sirva.

Los productos contra el acné son solo un paso del cuidado habitual de la piel. Cuando uses productos contra el acné, procede de la siguiente forma:

  • Lava las zonas con problemas dos veces por día. Usa un limpiador suave no jabonoso sin excederte. El lavado y la exfoliación excesivos también pueden empeorar el acné. Los exfoliantes que se disuelven durante el lavado son los menos abrasivos. Los exfoliantes con pepitas frutales molidas y óxido de aluminio tienden a ser más abrasivos.
  • Prueba los paños o las toallitas de limpieza. Estas son alternativas suaves a los limpiadores y jabones. Los paños de trama abierta son buenos para la piel seca y sensible. Los paños de trama más cerrada son mejores para remover las células muertas de la piel.
  • Ten en cuenta los parches adhesivos para limpieza de poros. Estos productos (Biore Deep Cleansing Pore Strips y otros) sirven para quitar las impurezas, la oleosidad y los comedones de los poros. Aplicas la tira sobre la piel húmeda, la dejas secar y luego la retiras. Se necesitan más estudios para probar su uso en el tratamiento y la prevención del acné. No los utilices más de una vez cada tres días.
  • No uses demasiado producto. Después de limpiar la piel, aplica solo la cantidad suficiente del producto contra el acné para tratar las zonas afectadas. Algunos paños y toallitas contienen peróxido de benzoílo y otros ingredientes activos, por lo que no es necesario aplicar más productos con estos ingredientes activos después de la limpieza.
  • Usa una crema humectante no oleosa a base de agua. Este tipo de emulsión alivia la piel seca y descamada.
  • Evita los cosméticos, protectores solares y productos capilares oleosos. Usa productos a base de agua o no comedogénicos.
  • No toques ni te aprietes los granos. Pueden producirse infecciones o cicatrices.
  • Evita que algo te toque el rostro. Mantén tu cabello limpio y fuera del rostro. También evita apoyar la mano o el teléfono sobre el costado de la cara.

Si el acné no mejora después de dos o tres meses de tratamiento casero, considera ver al médico o a un especialista en piel (dermatólogo) para que te recete una loción o medicamento.

June 13, 2018