Tratamiento

Si has probado productos para el acné de venta libre (sin receta médica) durante varias semanas y no te han ayudado, consulta con tu médico acerca de los medicamentos de venta con receta médica. El dermatólogo te puede ayudar con lo siguiente:

  • Controlar el acné
  • Evitar las cicatrices u otros daños en la piel
  • Hacer que las cicatrices no sean tan visibles

Los medicamentos para el acné actúan reduciendo la producción de aceite y la hinchazón o tratando la infección bacteriana. Con la mayoría de los medicamentos de venta con receta médica para el acné, es posible que no veas resultados durante cuatro a ocho semanas. El acné puede tardar varios meses o años en desaparecer completamente.

El régimen de tratamiento que recomienda tu médico depende de tu edad, el tipo y la gravedad de tu acné y tu grado de compromiso con el tratamiento. Por ejemplo, es posible que debas lavar y aplicar medicamentos en la piel afectada dos veces al día durante varias semanas. Los medicamentos tópicos y los que se toman por vía oral (medicación oral) a menudo se usan en combinación. Las opciones de tratamiento para las mujeres embarazadas son limitadas debido al riesgo de efectos secundarios.

Habla con el médico acerca de los riesgos y beneficios de los medicamentos y de otros tratamientos que estés considerando. También, programa citas de seguimiento con tu médico cada tres a seis meses hasta que la piel mejore.

Medicamentos tópicos

Los medicamentos recetados de aplicación tópica más frecuentes para controlar el acné son:

  • Retinoides y fármacos similares a los retinoides Los medicamentos que contienen ácidos retinoicos o tretinoína suelen ser útiles para el acné moderado. Vienen en crema, gel y loción. Los ejemplos incluyen tretinoína (Avita, Retin-A, otros), adapaleno (Differin) y tazaroteno (Tazorac, Avage, otros). Te aplicas este medicamento por la noche, primero tres veces a la semana y luego diariamente, a medida que se acostumbre tu piel. Evita la obstrucción de los folículos pilosos. No apliques tretinoína al mismo tiempo que el peróxido de benzoilo.

    Los retinoides tópicos aumentan la sensibilidad al sol de la piel. También pueden causar piel seca y enrojecimiento, especialmente en personas con piel de color. El adapaleno puede tolerarse mejor.

  • Antibióticos Estos funcionan eliminando el exceso de bacterias de la piel y reduciendo el enrojecimiento y la inflamación. Durante los primeros meses de tratamiento, puedes usar tanto un retinoide como un antibiótico: el antibiótico por la mañana y el retinoide por la noche. Por lo general, los antibióticos se combinan con peróxido de benzoilo para reducir la probabilidad de desarrollar resistencia al antibiótico. Los ejemplos incluyen clindamicina con peróxido de benzoilo (Benzaclin, Duac, otros) y eritromicina con peróxido de benzoilo (Benzamicina). No se recomiendan los antibióticos tópicos solos.
  • Ácido azelaico y ácido salicílico El ácido azelaico es un ácido natural producido por una levadura. Posee propiedades antibióticas. Una crema o gel de ácido azelaico al 20 % parece ser tan eficaz como muchos tratamientos convencionales para el acné cuando se usa dos veces al día. El ácido azelaico recetado (Azelex, Finacea) es una opción durante el embarazo y la lactancia. También se puede usar para controlar la decoloración que ocurre con algunos tipos de acné. Los efectos secundarios incluyen enrojecimiento e irritación leve de la piel.

    El ácido salicílico puede ayudar a prevenir la obstrucción de los folículos pilosos y está disponible como productos con y sin enjuague. Los estudios que demuestran su eficacia son limitados. Los efectos secundarios incluyen decoloración de la piel e irritación leve de la piel.

  • Dapsona Se recomienda el gel de dapsona (Aczone) al 5 % dos veces al día para el acné inflamatorio, especialmente en mujeres con acné. Los efectos secundarios incluyen enrojecimiento y sequedad.

No hay pruebas sólidas que apoyen el uso de zinc, azufre, nicotinamida, resorcinol, sulfacetamida sódica o cloruro de aluminio en tratamientos tópicos para el acné.

Medicamentos orales

  • Antibióticos. En el caso del acné moderado o grave, es posible que necesites antibióticos orales para reducir las bacterias. Por lo general, la primera opción para tratar el acné es una tetraciclina (minociclina, doxiciclina) o un macrólido (eritromicina, azitromicina). Un macrólido podría ser una opción para las personas que no pueden tomar tetraciclinas, incluidas las mujeres embarazadas y los niños menores de 8 años.

    Los antibióticos orales deben usarse durante el menor tiempo posible para prevenir la resistencia a los antibióticos. Además, deben combinarse con otros medicamentos, como el peróxido de benzoílo, para reducir el riesgo de desarrollar resistencia al antibiótico.

    Los efectos secundarios graves del uso de antibióticos para tratar el acné son poco frecuentes. Estos medicamentos incrementan la sensibilidad de la piel al sol.

  • Anticonceptivos orales combinados. Hay cuatro anticonceptivos orales combinados que están aprobados por la FDA para el tratamiento del acné en mujeres que también desean usarlos como anticonceptivos. Son productos que combinan progestina y estrógeno (Ortho Tri-Cyclen 21, Yaz, otros). Es posible que no veas los beneficios de este tratamiento durante algunos meses, por eso puede ayudar usar otros medicamentos para el acné las primeras semanas.

    Los efectos secundarios comunes de los anticonceptivos orales combinados son aumento de peso, sensibilidad en los senos y náuseas. Estos medicamentos también se asocian con un mayor riesgo de problemas cardiovasculares, cáncer mamario y cáncer cervical.

  • Agentes antiandrógenos. El medicamento espironolactona (Aldactone) puede ser una opción para las mujeres y las adolescentes en caso de que los antibióticos no estén ayudando. Este bloquea el efecto de las hormonas andrógenas de las glándulas sebáceas. Los posibles efectos secundarios son sensibilidad en los senos y períodos menstruales dolorosos.
  • Isotretinoína. La isotretinoína (Amnesteem, Claravis, otros) es un derivado de la vitamina A. Se puede recetar a personas cuyo acné moderado o grave no ha respondido a otros tratamientos.

    Los efectos secundarios potenciales de la isotretinoína oral incluyen enfermedad intestinal inflamatoria, depresión y defectos congénitos graves. Todas las personas que reciben isotretinoína deben participar en un programa de gestión de riesgos aprobado por la FDA. Y deberán ver a sus médicos con regularidad para controlar los efectos secundarios.

Terapias

Para algunas personas, los siguientes tratamientos pueden resultar útiles, ya sea solos o en combinación con medicamentos.

  • Fototerapia. Se han probado con relativo éxito diversos tratamientos basados en la luz. La mayoría requerirá varias visitas al consultorio del médico. Se necesitan más estudios para determinar el método, la fuente de luz y las dosis ideales.
  • Exfoliación química. En este procedimiento se aplica repetidamente una solución química, por ejemplo, ácido salicílico, ácido glicólico o ácido retinoico. Este tratamiento es para el acné leve. Podría mejorar la apariencia de la piel, aunque el cambio no es duradero y, por lo general, es necesario repetir los tratamientos.
  • Drenaje y extracción. Es posible que el médico use herramientas especiales para quitar con cuidado los comedones cerrados (o espinillas blancas), los comedones abiertos (o espinillas negras) o los quistes que no se hayan eliminado con los medicamentos tópicos. Esta técnica mejora temporalmente el aspecto de la piel, pero también podría dejar cicatrices.
  • Infiltración con esteroides. Las lesiones nodulares y quísticas se pueden tratar mediante la infiltración con esteroides. Esta terapia ha dado como resultado una rápida mejora y disminución del dolor. Los efectos secundarios pueden incluir cambio de color y adelgazamiento de la piel en la zona tratada.

Tratamiento para niños

En la mayoría de los estudios de medicamentos para el acné, participaron personas a partir de los 12 años. Cada vez más, los niños más pequeños también tienen acné. La FDA amplió el número de productos tópicos aprobados para su uso en niños. Y las pautas de la American Academy of Dermatology (Academia Estadounidense de Dermatología) indican que el peróxido de benzoilo, el adapaleno y la tretinoína aplicados de forma tópica en preadolescentes son eficaces y no aumentan el riesgo de efectos secundarios.

Si tu hijo tiene acné, considera consultar con un dermatólogo pediátrico. Pregúntale acerca de los medicamentos que deben evitarse en los niños, las dosis correspondientes, las interacciones con otros medicamentos, los efectos secundarios y cómo puede el tratamiento afectar el crecimiento y el desarrollo del niño.

Estudios clínicos

Explora los estudios de Mayo Clinic que ensayan nuevos tratamientos, intervenciones y pruebas para prevenir, detectar, tratar o controlar esta afección.

Medicina alternativa

Algunos enfoques de medicina alternativa e integral pueden ser útiles para reducir el acné:

  • Aceite de árbol de té. Los geles que contienen al menos un 5 % de aceite de árbol de té pueden ser tan eficaces como las lociones que contienen un 5 % de peróxido de benzoílo, aunque es posible que el aceite de árbol de té tarde más en actuar. Los posibles efectos secundarios incluyen comezón, ardor, enrojecimiento y sequedad leves, lo que lo convierte en una mala elección para las personas con rosácea.
  • Levadura de cerveza. Una cepa de levadura de cerveza, llamada CBS Hansen, al parecer ayuda a disminuir el acné cuando se toma por vía oral. Puede causar gases (flatulencia).

Se necesitan más investigaciones para establecer la posible eficacia y seguridad a largo plazo de estos y otros tratamientos integrales, como la biorretroalimentación y los compuestos ayurvédicos. Antes de probar algunos tratamientos específicos, habla sobre las ventajas y desventajas con tu médico.

Estilo de vida y remedios caseros

Puedes intentar evitar o controlar el acné leve o moderado con productos de venta libre, un buen cuidado básico de la piel y otras técnicas de cuidado personal:

  • Limpia las áreas con problemas con un limpiador facial suave. Dos veces al día, utiliza tus manos para lavarte la cara con un jabón suave o un limpiador suave (Cetaphil, Vanicream, otros) y agua tibia. Si tu cabello es graso, lávate con champú todos los días. También, ten cuidado al afeitar la piel afectada.

    Evita ciertos productos, como exfoliantes faciales, astringentes y mascarillas. Tienden a irritar la piel, lo que puede empeorar el acné. Demasiado lavado y restregado también puede irritar la piel.

  • Prueba con productos de venta libre para el acné a fin de secar el exceso de grasa y favorecer la exfoliación. Busca productos que contengan peróxido de benzoílo como ingrediente activo. También puedes probar productos que contengan ácido salicílico, ácido glicólico o alfa hidroxiácidos. Es posible que pases algunas semanas usando un producto antes de que veas alguna mejora.

    Las cremas son menos irritantes que los geles o ungüentos. Al comienzo, los medicamentos de venta libre para el acné pueden causar efectos secundarios, como enrojecimiento, sequedad y descamación, que generalmente mejoran después del primer mes de uso.

  • Evita los agentes irritantes. Los cosméticos aceitosos o grasos, los protectores solares, los productos de peluquería o los correctores de acné pueden empeorar el acné. En su lugar, utiliza productos etiquetados a base de agua o no comedogénicos, es decir, productos que es menos probable que causen acné.
  • Protege tu piel del sol. Para algunas personas, el sol empeora los cambios de color que a veces persisten después de que el acné ha desaparecido. Algunos medicamentos para el acné te hacen más susceptible a las quemaduras por el sol. Consulta con tu médico para ver si tus medicamentos pertenecen a este grupo. De ser así, en lo posible no te expongas al sol. Utiliza periódicamente una crema hidratante sin aceite (no comedogénica) que incluya protector solar.
  • Evita la fricción o la presión sobre la piel. Protege tu piel propensa al acné del contacto con artículos como teléfonos, cascos, cuellos o correas ajustados y mochilas.
  • Evita tocar o pellizcar las áreas propensas al acné. Hacerlo puede provocar más acné o provocar una infección o cicatrices.
  • Báñate después de realizar actividades agotadoras. La grasa y el sudor en la piel pueden provocar brotes.

Estrategias de afrontamiento y apoyo

El acné y las cicatrices que deja pueden provocar ansiedad y afectar tus relaciones sociales y la autoestima. Algunas veces puede ayudarte hablar con tu familia, con un grupo de apoyo o con un consejero.

El estrés puede empeorar el acné. Procura controlar el estrés durmiendo lo suficiente e incorporando técnicas de relajación.

Preparación para la consulta

Si tienes acné que no responde al autocuidado y a los tratamientos de venta libre, pide una consulta con el médico. El tratamiento temprano y efectivo del acné puede reducir el riesgo de formación de cicatrices y daño permanente a la autoestima. Después de una exploración inicial, el médico puede derivarte a un especialista en diagnóstico y tratamiento de los trastornos de la piel (dermatólogo).

La siguiente información te ayudará a prepararte para la consulta.

Qué puedes hacer

  • Haz una lista de tu información médica clave, como otras enfermedades que padezcas y los medicamentos de venta libre que estés tomando, incluso vitaminas y suplementos.
  • Anota tu información personal más importante, incluso aquello que te genera más estrés o los cambios recientes en tu vida.
  • Anota preguntas para hacerle al médico. Preparar una lista de preguntas con anticipación puede ayudarte a aprovechar al máximo el tiempo de la consulta con el médico.

A continuación encontrarás algunas preguntas básicas para hacerle al médico acerca del acné. Si tienes preguntas adicionales durante la visita, no dudes en hacerlas.

  • ¿Qué enfoque de tratamiento me recomiendas?
  • Si el primer tratamiento no funciona, ¿cuál será tu próxima recomendación?
  • ¿Cuáles son los posibles efectos secundarios de los medicamentos que me recetas?
  • ¿Por cuánto tiempo puedo usar los medicamentos que me recetas?
  • Una vez que comience el tratamiento, ¿en cuánto tiempo empezarían a mejorar los síntomas?
  • ¿Cuándo me vas a volver a ver para evaluar que mi tratamiento esté funcionando?
  • ¿Hay riesgo en suspender los medicamentos si parecen no estar funcionando?
  • ¿Qué medidas de cuidado personal debo tomar para mejorar mis síntomas?
  • ¿Me recomiendas hacer cambios en mi dieta?
  • ¿Me recomiendas hacer cambios en los productos de venta libre que estoy usando para la piel, como jabones, cremas, pantallas solares y cosméticos?

Qué esperar del médico

Es probable que el médico te haga varias preguntas. Estar preparado para responderlas te permitirá reservar tiempo para repasar cualquier punto sobre el que quieras hablar en profundidad. El médico podría hacerte estas preguntas:

  • ¿Cuándo tuviste por primera vez este problema?
  • ¿Hay algo en particular que, al parecer, sea el desencadenante del brote de acné, como estrés o, en el caso de las adolescentes y mujeres, el ciclo menstrual?
  • ¿Qué medicamentos estás tomando actualmente? (Incluso los de venta libre y los recetados, además de las vitaminas y los suplementos)
  • En el caso de las adolescentes y las mujeres: ¿Tomas anticonceptivos orales?
  • En el caso de las adolescentes y las mujeres: ¿Tienes períodos menstruales regulares?
  • En el caso de las adolescentes y las mujeres: ¿Estás embarazada o planeas quedar embarazada pronto?
  • ¿Qué tipo de jabones, cremas, protectores solares, productos para el cabello o cosméticos usas?
  • ¿Cómo afecta el acné tu autoestima y tu confianza en las situaciones sociales?
  • ¿Tienes antecedentes familiares de acné?
  • ¿Qué tratamientos y medidas de cuidado personal has probado hasta ahora? ¿Alguno fue eficaz?
  • ¿Otros miembros de la familia han recibido tratamiento con isotretinoína o terapia hormonal para tratar el acné? ¿Fue eficaz?
Sept. 12, 2020
  1. AskMayoExpert. Acne. Mayo Clinic; 2019.
  2. American Academy of Dermatology. Guidelines of care for the management of acne vulgaris. https://doi.org/10.1016/j.jaad.2015.12.037.
  3. Alpha hydroxyl acids (AHAs). Natural Medicines. https://naturalmedicines.therapeuticresearch.com. Accessed July 9, 2020.
  4. Rakel D, ed. Acne vulgaris and acne rosacea. In: Integrative Medicine. 4th ed. Elsevier; 2018. https://www.clinicalkey.com. Accessed Sept. 5, 2017.
  5. Dinulos JGH. Acne, rosacea, and related disorders. Habif's Clinical Dermatology. 7th ed. Elsevier; 2021. https://www.clinicalkey.com. Accessed July 6, 2020.
  6. Acne. National Institute of Arthritis and Musculoskeletal and Skin Diseases. https://www.niams.nih.gov/health-topics/acne. Accessed July 9, 2020.
  7. Graber E. Treatment of acne vulgaris. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed July 9, 2020.
  8. Thiboutot D, et al. Pathogenesis, clinical manifestations and diagnosis of acne vulgaris. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed July 9, 2020.
  9. Kermott CA, et al., eds. Acne. In: Mayo Clinic Book of Home Remedies. 2nd ed. Time; 2017.
  10. Maymone M, et al. Common skin disorders in pediatric skin of color. Journal of Pediatric Health Care. 2019; doi:10.1016/j.pedhc.2019.04.019.
  11. Matthes BM, et al. Intralesional corticosteroid injection. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed July 8, 2020.
  12. Gibson LE (expert opinion). Mayo Clinic. July 20, 2020.