Cómo prepararse antes de su cita

Escrito por personal de Mayo Clinic

Si tuviste un accidente cerebrovascular, es probable que tus primeras conversaciones sobre los síntomas y sobre la recuperación tengan lugar en el hospital. Si notas síntomas más leves, es posible que decidas hablar con tu médico sobre los cambios en tus procesos de razonamiento o puedes buscar atención a pedido de un familiar que organice tu consulta y vaya contigo.

Puedes comenzar visitando a tu médico de cabecera; sin embargo, es probable que te derive a un médico especializado en trastornos del cerebro y del sistema nervioso (neurólogo).

Como las consultas pueden ser breves y suele haber mucho por hablar, es aconsejable ir bien preparado. La siguiente información te ayudará a prepararte y a saber qué esperar del médico.

Qué puedes hacer

  • Ten en cuenta cualquier restricción previa a la consulta. Cuando programes la consulta, pregunta si debes ayunar para los análisis de sangre o si necesitas hacer algo más para prepararte para las pruebas de diagnóstico.
  • Anota todos los síntomas. El médico querrá conocer los detalles de las causas de tu preocupación sobre tu memoria o tu función mental. Toma nota de algunos de los ejemplos más importantes de falta de memoria, malas decisiones u otros lapsus que quieras mencionar. Intenta recordar la primera vez que comenzaste a sospechar que algo podría estar mal. Si crees que las dificultades están empeorando, prepárate para describirlo.
  • Si es posible, pídele a un familiar o a un amigo que te acompañe. La corroboración de un pariente o de un amigo de confianza puede desempeñar una función clave para confirmar que tus dificultades son evidentes para otros. Tener a alguien también puede ayudarte a recordar toda la información que se te proporciona durante la consulta.
  • Haz una lista de tus otras enfermedades. El médico querrá saber si actualmente estás en tratamiento por diabetes, presión arterial alta, enfermedades cardíacas, accidentes cerebrovasculares anteriores u otras enfermedades.
  • Haz una lista de todos los medicamentos, incluso los de venta libre, y las vitaminas o los suplementos.

Como tu tiempo con el médico es limitado, hacer una lista de preguntas te ayudará a aprovechar al máximo la consulta. Si visitas al médico por inquietudes sobre la demencia vascular, algunas preguntas para hacerle son las siguientes:

  • ¿Crees que tengo problemas de memoria?
  • ¿Crees que mis síntomas se deben a problemas de circulación en el cerebro?
  • ¿Qué pruebas necesito hacerme?
  • ¿Debo ver a un especialista? ¿Cuánto costará? ¿Lo cubrirá mi seguro?
  • Si mi diagnóstico es demencia vascular, ¿tú u otro médico controlarán mi atención continua? ¿Puedes ayudarme a conseguir un plan para trabajar con todos mis médicos?
  • ¿Hay tratamientos disponibles?
  • ¿Existe una alternativa genérica a cualquier medicamento que me puedas recetar?
  • ¿Hay algún ensayo clínico de tratamientos experimentales que debería considerar?
  • ¿Qué debería esperar que ocurra a largo plazo?
  • ¿Mis síntomas afectarán la manera en la que trato mis otras enfermedades?
  • ¿Debo respetar alguna restricción?
  • ¿Tienes algún folleto u otro material impreso que pueda llevarme? ¿Qué sitios web y recursos de apoyo recomiendas?

Además de las preguntas que preparaste con antelación, no dudes en pedirle a tu médico que te aclare lo que no entiendes.

Qué esperar del médico

Es probable que el médico también tenga preguntas para ti. Estar preparado para responderlas podrá dejar tiempo para enfocarse en cualquier punto que desees hablar en profundidad. El médico puede preguntarte:

  • ¿Qué tipos de problemas de razonamiento y lapsus mentales tienes? ¿Cuándo los notaste por primera vez?
  • ¿Empeoran en forma constante o, a veces, mejoran y, en ocasiones, empeoran? ¿Empeoraron de repente?
  • ¿Alguien cercano a ti expresó preocupación sobre tu forma de pensar y sobre tu razonamiento?
  • ¿Comenzaste a tener problemas con alguna actividad o pasatiempo a largo plazo?
  • ¿Te sientes más triste o más ansioso que lo habitual?
  • ¿Te has perdido últimamente al conducir o en una situación que suele ser familiar para ti?
  • ¿Notaste algún cambio en la manera en la que reaccionas ante personas o acontecimientos?
  • ¿Sientes algún cambio en tu nivel de energía?
  • Actualmente, ¿estás en tratamiento por presión arterial alta, colesterol alto, diabetes, enfermedades cardíacas o accidentes cerebrovasculares? ¿Recibiste tratamiento por alguna de estas afecciones en el pasado?
  • ¿Qué medicamentos estás tomando?
  • ¿Tomas alguna vitamina o suplemento?
  • ¿Bebes alcohol? ¿Cuánto?
  • ¿Fumas?
  • ¿Has notado si tienes temblores o problemas para caminar?
  • ¿Tienes problemas para recordar las consultas médicas o cuándo tomar los medicamentos?
  • ¿Te has realizado pruebas de audición y visión hace poco?
  • ¿Hay alguien más en tu familia que alguna vez haya tenido problemas para pensar o para recordar a medida que envejecían? ¿Alguna vez se le diagnosticó a alguien la enfermedad de Alzheimer o demencia?
May 02, 2014