Un golpe u otra lesión traumática en la cabeza o el cuerpo pueden provocar un traumatismo craneoencefálico. El grado del daño puede depender de varios factores, entre ellos, la naturaleza del episodio y la fuerza del impacto.

La lesión puede comprender uno o más de los siguientes factores:

  • El daño a las células del cerebro puede estar limitado a la zona directamente debajo del punto de impacto en el cráneo.
  • Un golpe o impacto grave puede causar múltiples puntos de daños debido a que el cerebro puede moverse de un lado para otro dentro del cráneo.
  • Un impacto giratorio o rotativo grave puede causar el desgarro de las estructuras celulares.
  • Un estallido, como el de un dispositivo explosivo, puede causar un daño generalizado.
  • Un objeto que penetra el cráneo puede causar un daño grave e irreparable a las células del cerebro, los vasos sanguíneos y los tejidos protectores alrededor del cerebro.
  • El sangrado en el cerebro o a su alrededor, la hinchazón y los coágulos de sangre pueden interrumpir el suministro de oxígeno al cerebro y causar un mayor daño.

Los eventos frecuentes que causan un traumatismo craneoencefálico son los siguientes:

  • Caídas. Caerse de la cama, resbalarse en el baño, caerse de un escalón, caerse de las escaleras y otras caídas relacionadas son la causa más frecuente del traumatismo craneoencefálico en general, particularmente en adultos mayores y niños pequeños.
  • Colisiones relacionadas con vehículos. Las colisiones de automóviles, motocicletas o bicicletas, y los peatones involucrados en tales accidentes, son una causa frecuente del traumatismo craneoencefálico.
  • Violencia. Alrededor del 20 por ciento de los traumatismos craneoencefálicos es causado por violencia, como heridas de bala, violencia familiar o maltrato infantil. El síndrome del bebé sacudido es un traumatismo craneoencefálico causado por la sacudida violenta de un bebé que daña las células cerebrales.
  • Lesiones deportivas. Los traumatismos craneoencefálicos pueden ser causados por lesiones que ocurren en diferentes deportes, como el fútbol americano, el boxeo, el fútbol, el béisbol, el lacrosse, andar en patineta, el hockey y otros deportes de alto impacto o extremos, especialmente en jóvenes.
  • Estallidos de explosivos y otras lesiones sufridas en combates. Los estallidos de explosivos son una causa frecuente del traumatismo craneoencefálico en el personal militar en actividad. Si bien aún no se conoce exactamente el mecanismo del daño, muchos investigadores creen que la onda de presión que atraviesa el cerebro altera significativamente la función cerebral.

    El traumatismo craneoencefálico también resulta de las heridas penetrantes, los golpes fuertes en la cabeza con esquirlas o escombros y caídas o colisiones del cuerpo con objetos impulsados por una explosión.

May 15, 2014