El abuso de medicamentos recetados puede ocurrir en las personas que necesitan analgésicos, sedantes o estimulantes para tratar una enfermedad. Si estás tomando un medicamento del que comúnmente se abusa, a continuación te ofrecemos formas para disminuir tu riesgo:

  • Asegúrate de recibir el medicamento correcto. Asegúrate de que tu médico comprenda claramente tu enfermedad y los signos y síntomas. Infórmale a tu médico sobre todas tus recetas, medicamentos de venta libre, hierbas y suplementos, y consumo de alcohol y drogas. Pregúntale a tu médico si hay medicamentos alternativos con ingredientes que tengan menos potencial de adicción.
  • Consulta con tu médico. Habla con tu médico en forma periódica para asegurarte de que el medicamento que estés tomando sea eficaz y de que estés tomando la dosis adecuada.
  • Sigue las instrucciones cuidadosamente. Utiliza tus medicamentos de la forma recetada. Si te parece que un medicamento es ineficaz, no suspendas ni cambies por tu cuenta la dosis sin antes hablar con tu médico. Por ejemplo, si estás tomando un analgésico que no está controlando adecuadamente el dolor, no tomes más.
  • Infórmate sobre qué hace tu medicamento. Pregúntale a tu médico o farmacéutico sobre los efectos de tu medicamento, para saber qué esperar. Comprueba también si deben evitarse otros medicamentos, productos de venta libre o alcohol cuando se toma ese medicamento.
  • Nunca utilices la receta de otra persona. Todas las personas son diferentes. Incluso si tienes una enfermedad similar, es posible que el medicamento o la dosis no sean adecuados para ti.
  • No pidas recetas en línea a menos que sean de una farmacia de confianza. Algunos sitios web venden medicamentos recetados y no recetados falsificados que podrían ser peligrosos.

Prevención de abuso de medicamentos recetados en los adolescentes

Las personas jóvenes tienen un riesgo especialmente alto de abuso de medicamentos recetados. Toma estas medidas para ayudar a impedir que tu hijo adolescente abuse de los medicamentos con receta.

  • Analiza los peligros. Señálale a tu hijo adolescente que el hecho de que los medicamentos estén recetados por un médico no los hace seguros, especialmente si se recetaron para otra persona o si tu hijo ya está tomando otros medicamentos recetados.
  • Establece reglas. Infórmale a tu hijo adolescente que no está bien compartir medicamentos con otras personas, ni tomar medicamentos recetados para otros. Enfatiza la importancia de tomar la dosis recetada y hablar con el médico antes de hacer cambios.
  • Analiza los peligros del consumo de alcohol. El consumo de alcohol con medicamentos puede aumentar el riesgo de sobredosis accidental.
  • Mantén seguros tus medicamentos recetados. Realiza un seguimiento de las cantidades y mantenlos en un botiquín cerrado con llave.
  • Asegúrate de que tu hijo no esté pidiendo medicamentos en línea. Algunos sitios web venden medicamentos falsificados y peligrosos que podrían no requerir una receta.
  • Desecha correctamente los medicamentos. No dejes a mano medicamentos no utilizados o vencidos. Verifica en la etiqueta o la guía de información del paciente las instrucciones para desecharlos o pídele asesoramiento al farmacéutico sobre cómo desecharlos.
Sept. 19, 2015