Tratamientos y medicinas

Escrito por personal de Mayo Clinic

Tratamiento de ataque cardiaco en un hospital

Con cada minuto que pasa después de un ataque, más tejido del corazón pierde oxígeno, se deteriora o muere. La mejor manera de evitar daño al corazón es restaurar el flujo de sangre rápidamente.

Medicamentos

Los medicamentos que se dan para tratar un ataque al corazón incluyen:

  • Aspirina. El operador del 911 o del número de emergencias de tu localidad puede indicarte que tomes aspirina o el personal de emergencia médica puede darte aspirina de inmediato. La aspirina reduce los coágulos, lo que ayuda a mantener el flujo sanguíneo a través de una arteria estrecha.
  • Trombolíticos. Estos medicamentos, también llamados anticoagulantes, ayudan a disolver un coágulo que bloquea el flujo sanguíneo a tu corazón. Entre más rápido recibas un medicamento trombolítico después de un ataque al corazón, tienes mayor oportunidad de sobrevivir con menor daño en el corazón.
  • Agentes antiplaquetarios. Los médicos de urgencias pueden darte otros medicamentos para ayudarte a prevenir nuevos coágulos y evitar que los existentes se hagan más grandes. Estos incluyen medicamentos como clopidogrel (Plavix) y otros, llamados inhibidores de agregación plaquetaria.
  • Otros medicamentos anticoagulantes. Es probable que te den otros medicamentos, como heparina, para hacer que tu sangre sea menos "pegajosa" y tenga menos probabilidad de formar coágulos. La heparina se administra vía intravenosa o por una inyección subcutánea.
  • Analgésicos. Puedes recibir un analgésico, como morfina, para aliviar tu malestar.
  • Nitroglicerina. Este medicamento, utilizado para tratar el dolor en el pecho (angina de pecho), puede ayudar a mejorar el flujo sanguíneo hacia al corazón al ensanchar (dilatar) los vasos sanguíneos.
  • Betabloqueadores. Estos medicamentos ayudan a relajar el músculo de tu corazón, reducir la velocidad del latido y bajar la presión arterial, haciendo que el trabajo de tu corazón sea más fácil. Los betabloqueadores pueden limitar la cantidad del daño del músculo del corazón y evitar futuros ataques.
  • Inhibidores de la ECA. Estos medicamento disminuyen la presión arterial y reducen la tensión en el corazón.

Procedimientos quirúrgicos y otros

Además de los medicamentos puedes someterte a uno de los siguientes procedimientos para tratar tu ataque al corazón:

  • Angioplastia coronaria y stents. Los médicos insertan un tubo largo y delgado (catéter) que pasa a través de una arteria, por lo general, en tu pierna o ingle, hasta una arteria bloqueada en tu corazón. Si has tenido un ataque al corazón, este procedimiento, por lo regular, se realiza inmediatamente después de una cateterización cardiaca, un procedimiento para localizar bloqueos.

    Este catéter comprende un balón especial que, una vez en posición, se infla ligeramente para abrir una arteria coronaria bloqueada. Un stent de malla metálica puede insertarse dentro de la arteria para mantenerla abierta a largo plazo, restaurando así el flujo sanguíneo hacia el corazón. Dependiendo de tu padecimiento, tu médico puede optar por colocar un stent cubierto con un medicamento de liberación lenta para así ayudar a mantener abierta la arteria.

  • Cirugía de bypass de la arteria coronaria. En algunos casos, los médicos pueden realizar cirugías de bypass de emergencia mientras ocurre un ataque al corazón. Si es posible, tu médico puede sugerirte una cirugía de bypass después de que tu corazón haya tenido tiempo — alrededor de tres o siete días — para recuperarse del ataque.

    La cirugía de bypass o de derivación consiste en suturar (coser) venas o arterias en un lugar fuera de una arteria coronaria bloqueada o estrecha, permitiendo el flujo sanguíneo hacia el corazón al rodear la sección estrecha.

Una vez que el flujo sanguíneo hacia tu corazón se haya restaurado y tu condición sea estable, es probable que permanezcas en el hospital por varios días.

Nov. 15, 2014