Estrategias de afrontamiento, y apoyo

Escrito por personal de Mayo Clinic

El asma puede ser desafiante y estresante. Es posible que en ocasiones sientas frustración, enojo o depresión debido a la necesidad de reducir tus actividades habituales para evitar los desencadenantes ambientales. Es posible que también te sientas limitado o avergonzado por los síntomas de la enfermedad y por las rutinas de control complicadas.

Sin embargo, el asma no tiene que ser una afección restrictiva. La mejor forma de superar la ansiedad y el sentimiento de impotencia es comprender la afección que padeces y tomar el control de tu tratamiento. A continuación te damos algunas sugerencias que pueden ayudar:

  • Modera el ritmo. Tómate descansos entre las tareas y evita realizar actividades que empeoren tus síntomas.
  • Haz una lista de actividades cotidianas. Esto puede ayudar a evitar que te sientas abrumado. Prémiate por haber cumplido metas simples.
  • Habla con personas que tengan tu misma enfermedad. Las salas de chat y los foros de discusión en Internet o los grupos de apoyo en tu zona pueden conectarte con personas que afrontan desafíos similares, lo cual te permite saber que no estás solo.
  • Si tu hijo tiene asma, adopta una actitud optimista. Enfócate en las cosas que puede hacer tu hijo, no en las cosas que no puede hacer. Pídeles a los maestros, al personal de enfermería de escuelas, a los entrenadores, a los amigos y a los parientes que ayuden a tu hijo a controlar el asma.
Aug. 30, 2016