El dolor de testículo (dolor testicular) es un dolor que ocurre en uno o en ambos testículos, o en la zona que los rodea. A veces el dolor de testículo en realidad se origina en algún otro lugar en la ingle o el abdomen, y se siente en uno o en ambos testículos (dolor referido).

El dolor de testículo puede deberse a varias causas. Los testículos son muy sensibles, e incluso una lesión sin importancia puede causar dolor o molestias. El dolor puede provenir del mismo testículo o del tubo en espiral y el tejido de sostén que están detrás del testículo (epidídimo).

En ocasiones el aparente dolor de testículo es causado por un problema que comienza en la ingle, el abdomen o en otra parte — por ejemplo, los cálculos renales y algunas hernias pueden causar este dolor. La causa del dolor de testículo no siempre se puede identificar.

El dolor testicular repentino e intenso puede ser un signo de torsión testicular, es decir, la torsión de un testículo que puede interrumpir rápidamente el suministro de sangre. Esta afección requiere tratamiento médico inmediato para evitar la pérdida del testículo. La torsión testicular se puede presentar en hombres de cualquier edad, aunque es más frecuente en los adolescentes.

Busca atención médica inmediata si tienes lo siguiente:

  • Dolor intenso y repentino en los testículos
  • Dolor testicular acompañado por náuseas, fiebre, escalofríos o sangre en la orina

Programa una consulta con el proveedor de atención médica si presentas lo siguiente:

  • Dolor leve en los testículos que dura más de unos días
  • Bulto o hinchazón en un testículo o a su alrededor

Cuidado personal

Las siguientes medidas pueden ayudarte a aliviar un dolor testicular leve:

  • Toma un analgésico de venta libre, como aspirina, ibuprofeno (Advil, Motrin IB y otros) o acetaminofén (Tylenol y otros), a menos que el médico haya dado otras indicaciones. Ten precaución cuando les des aspirina a niños o adolescentes. Si bien el uso de la aspirina está aprobado en niños mayores de 3 años, los niños y adolescentes que se están recuperando de la varicela o de síntomas similares a los de la gripe nunca deben tomar aspirina. Esto se debe a que la aspirina se ha relacionado con el síndrome de Reye, una afección poco común, pero potencialmente mortal en estos niños.
  • Usa un suspensorio para sujetar el escroto. Cuando estés recostado, usa una toalla doblada como apoyo para elevar la zona.
Dec. 07, 2023