Descripción general

La esplenectomía es un procedimiento quirúrgico para extirpar el bazo. El bazo es un órgano ubicado debajo de la caja torácica, en el lado superior izquierdo del abdomen. Ayuda a combatir infecciones y filtra materiales innecesarios, como glóbulos sanguíneos viejos o dañados.

El motivo más frecuente por el que se requiere una esplenectomía es para tratar la ruptura del bazo, consecuencia de una lesión abdominal. La esplenectomía se puede utilizar para tratar otras enfermedades, como agrandamiento del bazo (esplenomegalia), algunos trastornos de la sangre, ciertos tipos de cáncer, infecciones y quistes o tumores no cancerosos.

La manera más común de realizar una esplenectomía es mediante el uso de una cámara de video pequeña y herramientas quirúrgicas especiales (esplenectomía laparoscópica). Con este tipo de cirugía, podrás retirarte del hospital en el mismo día y recuperarte por completo en dos semanas.

Por qué se realiza

La esplenectomía se utiliza para tratar una amplia gama de enfermedades y afecciones. El médico te puede recomendar una esplenectomía si padeces algo de lo siguiente:

  • Rotura de bazo. Si se rompe el bazo debido a una lesión abdominal grave o debido a la dilatación del bazo (esplenomegalia), el resultado puede ser un sangrado interno potencialmente mortal.
  • Dilatación de bazo. Puede extraerse el bazo para aliviar los síntomas de la dilatación, que comprenden dolor y sensación de saciedad.
  • Trastorno sanguíneo. Entre los trastornos sanguíneos que pueden tratarse con esplenectomía se cuentan púrpura trombocitopénica idiopática, policitemia vera, talasemia y anemia drepanocítica. Sin embargo, la esplenectomía se realiza normalmente solo después de que hayan fracasado otros tratamientos para reducir los síntomas de estos trastornos.
  • Cáncer. Entre los tipos de cáncer que pueden tratarse con esplenectomía se cuentan leucemia linfocítica crónica, linfoma de Hodgkin, linfoma no Hodgkin y leucemia de células pilosas.
  • Infección. Una infección grave o una acumulación de pus rodeada por inflamación (absceso) en el bazo puede requerir la extracción del bazo si este no responde a otro tratamiento.
  • Quiste o tumor. Los quistes o tumores no cancerosos en el interior del bazo pueden requerir una esplenectomía si se agrandan o si son difíciles de extraer por completo.

El médico también puede extraerte el bazo para ayudar a diagnosticar una afección, en especial, si tienes el bazo dilatado y no se puede determinar el motivo.

Riesgos

La esplenectomía suele ser un procedimiento seguro. Pero al igual que cualquier cirugía, la esplenectomía conlleva el riesgo potencial de complicaciones, como las siguientes:

  • Sangrado
  • Coágulos sanguíneos
  • Infección
  • Lesión en los órganos próximos, como el estómago, el páncreas y el colon

Riesgo a largo plazo de infección

Después de la extirpación del bazo, tendrás más probabilidades de contraer infecciones graves o que pongan en riesgo la vida. El médico podría recomendarte que te vacunes contra la neumonía, la influenza, el Haemophilus influenzae tipo B (Hib) y el meningococo. También podría recomendarte que tomes antibióticos en forma preventiva, sobre todo si tienes otras afecciones que aumentan el riesgo de contraer infecciones graves.

Cómo prepararse

Para prepararte para una esplenectomía y, si tienes tiempo antes de la cirugía, es posible que necesites:

  • Recibir transfusiones de sangre para garantizar que tengas suficientes glóbulos luego de la extracción del bazo.
  • Recibir una vacuna neumocócica y posiblemente otras vacunas para prevenir infecciones luego de la extracción del bazo.
  • Suspender ciertos medicamentos y suplementos temporalmente.
  • Evitar comer o beber durante un tiempo determinado.

El médico te dará instrucciones específicas para la preparación.

Lo que puedes esperar

Durante la esplenectomía

Inmediatamente antes de la cirugía, te administrarán anestesia general. El anestesiólogo o anestesista administra un medicamento anestésico como un gas que se respira a través de una mascarilla, o inyecta como medicamento líquido en una vena. El equipo quirúrgico controla la frecuencia cardíaca, la presión arterial y el nivel de oxígeno en la sangre durante el procedimiento. Te colocarán un brazalete para tomar la presión arterial en el brazo y electrodos de un monitor cardíaco sobre el tórax.

Una vez que estés inconsciente, el cirujano comenzará la cirugía, ya sea a través de un procedimiento mínimamente invasivo (laparoscópico) o bien con un procedimiento abierto (tradicional). El método utilizado suele depender del tamaño del bazo. Mientras más grande sea el bazo, más probabilidades hay de que el cirujano elija realizar una esplenectomía abierta.

  • Esplenectomía laparoscópica. Durante la esplenectomía laparoscópica, el cirujano realiza cuatro incisiones pequeñas en el abdomen. Luego, inserta un tubo con una cámara de video pequeña en el abdomen, a través de una de las incisiones. El cirujano observa las imágenes de video en un monitor y extirpa el bazo con herramientas quirúrgicas especiales, que se introducen a través de las tres incisiones restantes. Después, cierra las incisiones.

    La esplenectomía laparoscópica no es adecuada para todas las personas. La rotura del bazo suele requerir una esplenectomía abierta. En algunos casos, el cirujano puede comenzar con un abordaje laparoscópico y darse cuenta de que necesita hacer una incisión más grande, ya sea por la presencia de tejido de cicatrización de cirugías anteriores o por otras complicaciones.

  • Esplenectomía abierta. Durante una esplenectomía abierta, el cirujano realiza un incisión en el medio del abdomen y separa a un costado los músculos y otros tejidos para dejar expuesto el bazo. Después, extirpa el bazo y cierra la incisión.

Después de la esplenectomía

  • En el hospital. Después de la cirugía, te trasladarán a una sala de recuperación. Si te realizaron una cirugía laparoscópica, probablemente regreses a tu casa el mismo día o el día siguiente. Si te realizaron una cirugía abierta, tal vez puedas volver a casa después de dos a seis días.
  • Después de volver a casa. Habla con el médico acerca de cuánto tiempo debes esperar antes de retomar tus actividades diarias. Si te sometiste a una cirugía laparoscópica, te puede llevar dos semanas. La recuperación de la cirugía abierta puede llevar seis semanas.

Resultados

Si te hicieron una esplenectomía debido a una rotura del bazo, generalmente no se necesitan más tratamientos. Si se realizó para tratar otro trastorno, es posible que se requiera un tratamiento adicional.

La vida después de la extirpación del bazo

Después de una esplenectomía, otros órganos del cuerpo toman el control de la mayoría de las funciones que anteriormente realizaba el bazo. Puedes mantenerte activo sin el bazo, pero corres más riesgo de enfermarte o contraer infecciones graves. Este riesgo es más alto poco después de la cirugía. Las personas sin bazo también pueden enfrentar una mayor dificultad para recuperarse de una enfermedad o de una lesión.

Para reducir el riesgo de contraer una infección, el médico puede recomendarte vacunas contra la neumonía, influenza, Haemophilus influenzae tipo B y el meningococo. En algunos casos, también puede recomendarte antibióticos preventivos, especialmente para niños menores de 5 años y para aquellos con otras afecciones que aumentan el riesgo de contraer infecciones graves.

Después de la esplenectomía, debes informarle al médico ante la aparición del primer signo de una infección, por ejemplo:

  • Fiebre de 100,4 °F (38 °C) o superior
  • Enrojecimiento o manchas sensibles en cualquier parte del cuerpo
  • Dolor de garganta
  • Escalofríos que causan sacudidas o temblores
  • Resfriado que dura más de lo habitual

Asegúrate de que la persona que se ocupe de ti sepa que te han extirpado el bazo. Considera utilizar un brazalete de alerta médica que indique que no tienes bazo.