Descripción general

La escleroterapia trata de manera efectiva las venas varicosas y las arañitas. Por lo general se la considera el tratamiento de elección para las venas varicosas pequeñas.

La escleroterapia consiste en inyectar una solución directamente en la vena. La solución de escleroterapia hace que la vena cicatrice, forzando la sangre a reencaminarse a través de venas más sanas. La vena colapsada es absorbida por el tejido local y con el tiempo desaparece.

Después de la escleroterapia, las venas tratadas tienden a desaparecer en el plazo de unas pocas semanas; aunque a veces puede pasar un mes o más para ver el resultado final. En algunos casos, se necesitan varios tratamientos de escleroterapia.

Por qué se realiza

La escleroterapia se realiza con frecuencia para:

  • Fines cosméticos, para mejorar el aspecto de venas varicosas y arañitas

El procedimiento también puede mejorar los síntomas relacionados como:

  • Dolor
  • Hinchazón
  • Ardor
  • Calambres nocturnos

Si estás embarazada o amamantando, los médicos recomiendan que esperes para realizar una escleroterapia.

Riesgos

La escleroterapia es un procedimiento bastante seguro con pocas complicaciones.

Efectos secundarios temporales

Algunos efectos secundarios que pueden ocurrir en el lugar de la inyección incluyen lo siguiente:

  • Moretones
  • Áreas enrojecidas en relieve
  • Llagas pequeñas en la piel
  • Piel oscurecida en forma de líneas o manchas
  • Múltiples vasos sanguíneos pequeños enrojecidos

Estos efectos secundarios suelen desaparecer después de algunos días o luego de varias semanas. Algunos efectos secundarios pueden tomar meses, o incluso años, en desaparecer por completo.

Efectos secundarios que pueden requerir tratamiento

Existen otras complicaciones que son menos frecuentes pero que pueden requerir tratamiento. Estos incluyen:

  • Inflamación. Suele ser leve, pero puede causar inflamación, calor y molestias alrededor del lugar de la inyección. El médico puede sugerir que tomes aspirina para reducir la inflamación.
  • Coágulo sanguíneo. Es posible que se forme un bulto de sangre coagulada en una vena tratada, que puede requerir de drenaje. En muy pocas ocasiones, un coágulo sanguíneo puede desplazarse hasta una vena más profunda de la pierna (trombosis venosa profunda).

    La trombosis venosa profunda supone el riesgo de embolia pulmonar (complicación muy poco frecuente de la escleroterapia), una situación de urgencia donde el coágulo se desplaza desde la pierna hasta los pulmones y bloquea una arteria vital. Busca atención médica inmediata si tienes dificultad para respirar, dolor en el pecho o mareos, o si toses con sangre.

  • Burbujas de aire. Pueden aparecer diminutas burbujas de aire en el torrente sanguíneo. No siempre causan síntomas pero, si lo hacen, algunos de los síntomas pueden ser alteraciones visuales, dolores de cabeza, desmayos y náuseas. Por lo general, estos síntomas desaparecen, pero llama al médico si tienes problemas de movimiento o de sensibilidad en las extremidades después del procedimiento.
  • Reacción alérgica. Es posible que tengas una reacción alérgica a la solución que se utiliza para el tratamiento, aunque es poco frecuente.

Cómo te preparas

Antes del procedimiento, el médico te realizará un examen físico y recopilará tu historia clínica.

Examen físico

Tu médico hará lo siguiente:

  • Evaluará las venas afectadas
  • Comprobará cualquier enfermedad no diagnosticada en los vasos sanguíneos

Historia clínica

Tu médico querrá saber tu historia clínica y te preguntará acerca de lo siguiente:

  • Enfermedades recientes o trastornos médicos existentes, como enfermedades cardíacas o antecedentes previos de coágulos sanguíneos
  • Medicamentos o suplementos que tomas, especialmente aspirinas, medicamentos antiinflamatorios no esteroideos, anticoagulantes o suplementos de hierbas
  • Alergias
  • Tratamientos anteriores para venas varicosas y sus resultados

Si tomas aspirinas, medicamentos antiinflamatorios no esteroideos o anticoagulantes, tu médico podrá indicarte cómo suspenderlos durante un determinado tiempo antes del procedimiento para reducir las probabilidades de sangrado.

Ecografía

Según las venas involucradas, el médico podrá solicitarte una ecografía de las venas de las piernas. La ecografía es un procedimiento indoloro que utiliza ondas de sonido para producir las imágenes de las estructuras que se encuentran dentro del cuerpo.

El día anterior

Durante las 24 horas previas a la cirugía, evita afeitarte o aplicarte alguna loción en las piernas. Usa prendas sueltas y cómodas para asistir a la consulta. Incluso puedes considerar ponerte un pantalón corto para que tus piernas queden expuestas.

Lo que puedes esperar

La escleroterapia generalmente se realiza en el consultorio del médico y no requiere anestesia. Por lo general, dura menos de una hora en completarse.

Durante el procedimiento

Para este procedimiento, te recostarás boca arriba con las piernas levemente elevadas. Después de limpiar con alcohol el área a tratar, el médico utilizará una aguja delgada para inyectar lentamente una solución en la vena correspondiente.

La solución, por lo general en forma líquida, actúa irritando el revestimiento de la vena, lo que causa una hinchazón hasta que se cierra y bloquea el flujo de sangre. Algunas soluciones contienen un anestésico local denominado lidocaína.

Eventualmente, la vena se convertirá en tejido de cicatrización y desaparecerá. A veces puede utilizarse una versión en espuma de esta solución, sobre todo cuando la vena en cuestión es más grande. La espuma tiende a cubrir una superficie mayor que el líquido.

Algunas personas experimentan calambres o ardor leve cuando se inserta la aguja en la vena. Cuéntale al médico si sientes mucho dolor. Si el líquido pasa de la vena al tejido que la rodea puede haber dolor.

Una vez que la aguja se retira, el médico aplica compresión y masajea la zona para mantener la sangre fuera del vaso inyectado y dispersar la solución. Posiblemente apliquen golpes ligeros con un apósito de compresión para mantener comprimida la zona, mientras el médico aplica el tratamiento en otra vena.

La cantidad de inyecciones depende de la cantidad y el tamaño de venas a tratar.

Después del procedimiento

Podrás levantarte y caminar tan pronto como termine el procedimiento. Caminar y mover las piernas es importante para prevenir la formación de coágulos sanguíneos.

Se te pedirá que utilices medias de compresión o vendajes (generalmente durante unas dos semanas) para mantener la compresión en las venas tratadas.

La mayoría de las personas retoma la actividad normal en el mismo día; sin embargo, se recomienda que alguien te lleve a casa después del procedimiento. Probablemente tu médico te recomendará evitar realizar ejercicio extenuante durante dos semanas después del procedimiento.

Además, será mejor que evites la exposición solar en las áreas tratadas durante ese tiempo. La inflamación que causan las inyecciones en combinación con la exposición solar puede generar manchas oscuras en la piel, en especial si ya tienes un tono de piel oscuro.

Resultados

Si recibiste tratamiento para las arañitas o pequeñas venas varicosas, por lo general los resultados finales se podrán observar después de tres a seis semanas. Las venas más grandes pueden tardar entre tres y cuatro meses. Sin embargo, se necesitan varios tratamientos para lograr los resultados que deseas.

Las venas que responden al tratamiento por lo general no regresan, pero pueden aparecer venas nuevas.

Probablemente tu médico programe visitas de seguimiento, un mes después del procedimiento, para verificar el éxito del procedimiento y decidir si se necesitan más sesiones. En general, debes esperar unas seis semanas antes de someterte a otra sesión de escleroterapia.

Los estudios de escleroterapia como tratamiento para las arañitas y las várices indican que tienen una tasa de éxito global de aproximadamente 60 a 80 por ciento en la eliminación de las venas tratadas.

May 17, 2018
References
  1. Scovell S. Liquid, foam, and glue sclerotherapy techniques for the treatment of lower extremity veins. http://www.uptodate.com/home. Accessed Nov. 7, 2015.
  2. Goldsmith LA, et al., eds. Treatment for varicose and telangiectatic leg veins. In: Fitzpatrick's Dermatology in General Medicine. 8th ed. New York, N.Y.: The McGraw-Hill Companies; 2012. http://www.accessmedicine.com. Accessed Nov. 7, 2015.
  3. Varicose veins and spider veins fact sheet. National Women's Health Information Center. http://www.womenshealth.gov/publications/our-publications/fact-sheet/varicose-spider-veins.html. Accessed Nov. 7, 2015.
  4. Sclerotherapy of varicose veins and spider veins. Radiological Society of North America. http://www.radiologyinfo.org/en/info.cfm?pg=sclerotherapy. Accessed Nov. 7, 2015.