Descripción general

La neurotomía por radiofrecuencia es un procedimiento para reducir el dolor de espalda y cuello. El calor generado por las ondas radioeléctricas se dirige a nervios específicos e interfiere temporalmente en la capacidad de transmitir señales de dolor.

Las ondas radioeléctricas se aplican a los nervios específicos mediante agujas insertadas a través de la piel arriba de la columna vertebral. Durante la neurotomía por radiofrecuencia, se utilizan pruebas de imágenes para ayudar al médico a colocar las agujas con precisión.

La neurotomía por radiofrecuencia funciona mejor en algunas personas que en otras. Es posible que se necesiten pruebas para determinar si los nervios a los que, con frecuencia, se dirige el procedimiento son los mismos nervios responsables del dolor que sientes.

Por qué se realiza

Por lo general, la neurotomía por radiofrecuencia es realizada por médicos que se especializan en el tratamiento del dolor. El objetivo es reducir temporalmente el dolor crónico en la espalda o en el cuello que no se ha aliviado adecuadamente por otros medios, como medicamentos o fisioterapia.

La neurotomía por radiofrecuencia podría recomendarse para tratar el dolor del cuello asociado con el latigazo cervical. El procedimiento también podría recomendarse para el dolor de espalda que:

  • Se produce en uno o ambos lados de la parte inferior de la espalda
  • Se extiende a la región de los glúteos y a los muslos, pero no pasa, generalmente, de la rodilla
  • Empeora si giras o levantas algo
  • Mejora cuando estás recostado

Riesgos

Algunos de los efectos secundarios frecuentes son:

  • Entumecimiento temporal
  • Dolor en el sitio del procedimiento

En raras ocasiones, se pueden producir efectos secundarios más graves, como los siguientes:

  • Sangrado
  • Infección
  • Entumecimiento a largo plazo
  • Parálisis
  • Lesiones nerviosas

Cómo prepararse

A fin de determinar si eres un buen candidato para la neurotomía por radiofrecuencia, el médico puede realizar una prueba para saber si los nervios que se suelen tratar en el procedimiento son los mismos nervios responsables del dolor que sientes.

Esta prueba supone la inyección de una pequeña cantidad de medicamento para adormecer lugares precisos donde se aplicarán las agujas de radiofrecuencia. Si el dolor disminuye significativamente, el tratamiento de radiofrecuencia en esos lugares puede ser beneficioso.

Antes del procedimiento:

  • Evita la goma de mascar o el consumo de productos a base de tabaco el día del procedimiento
  • Evita el uso de desodorantes, lociones o perfumes el día del procedimiento
  • Toma medicamentos con líquidos claros hasta dos horas antes del procedimiento
  • Pídele a otra persona que te lleve a tu casa

Lo que puedes esperar

Durante la neurotomía por radiofrecuencia

La neurotomía por radiofrecuencia es un procedimiento ambulatorio, por lo que podrás irte a casa el mismo día. El procedimiento suele tardar aproximadamente una hora.

Deberás ponerte una bata de hospital y recostarte boca abajo en una camilla de radiografías. El médico utilizará una máquina de radiografías especial (radioscopio) para ubicar las agujas de radiofrecuencia con precisión, de manera tal que solamente se vea afectado el tejido nervioso que se está tratando.

Te colocarán una vía intravenosa en el brazo o en la mano a fin de administrarte medicamentos para que estés cómodo durante el procedimiento. Te inyectarán medicamentos para adormecer la piel antes de colocar las agujas de radiofrecuencia.

Después de la neurotomía por radiofrecuencia

Te trasladarán a otra habitación para que descanses hasta que te sientas listo para volver a tu casa. Es posible que sientas dolor en la zona donde se insertaron las agujas, pero este suele desaparecer en uno o dos días.

Cuando llegues a tu casa:

  • Si sientes alguna molestia, coloca una compresa de hielo sobre el sitio de las inyecciones. El médico podría recomendarte que, durante las primeras 24 horas posteriores al procedimiento, utilices la compresa de hielo tres o cuatro veces por un período de 20 minutos.
  • Evita utilizar una almohadilla térmica sobre los sitios de inyección.
  • No tomes baños de inmersión por dos días. Puedes tomar una ducha con agua tibia 24 horas después del procedimiento.

Resultados

La radiofrecuencia funciona mejor para algunas personas que para otras. Un factor clave es determinar si los nervios a los que se dirige el procedimiento son los mismos que causan el dolor que sientes.

El alivio de los síntomas es temporal (por lo general, dura de seis a nueve meses). Por lo general, los tratamientos repetidos tienen resultados similares.