Descripción general

La cirugía masculinizante abarca los procedimientos que alteran tu apariencia para promover la correspondencia de tu identidad de género con tu cuerpo (congruencia de género). La cirugía masculinizante incluye muchas opciones, como la cirugía de pecho para eliminar las mamas y crear un pecho más masculino y la reconstrucción genital para aumentar la longitud del clítoris (metoidioplastia), crear un pene (faloplastia) o crear un escroto (escrotoplastia).

Las personas que recurren a la cirugía masculinizante, también llamada cirugía de reafirmación del género, suelen hacerlo como un paso en el proceso de tratamiento del malestar o el sufrimiento emocional porque su identidad de género difiere del sexo asignado al nacer o de las características físicas relacionadas con el sexo (disforia de género).

La cirugía masculinizante no es para todos los hombres transgénero. Estas cirugías pueden ser costosas, conllevan riesgos y complicaciones, e implican cuidados y procedimientos médicos de seguimiento. Antes de algunos tipos de cirugía, es posible que tengas que recibir recomendaciones de proveedores de atención médica conductual, vivir como un hombre y recibir una terapia hormonal masculinizante durante un período de tiempo específico. Algunas cirugías alterarán tu fertilidad y tus sensaciones sexuales, además de cómo te sientes con tu cuerpo.

Tu médico, así como las personas que se han sometido a estas cirugías, pueden ayudarte a considerar los riesgos y los beneficios.

Por qué se realiza

Las personas que desean someterse a una cirugía de masculinización experimentan malestar o sufrimiento emocional porque su identidad de género difiere del sexo asignado al nacer o de las características físicas relacionadas con el sexo (disforia de género).

Para algunos hombres transgénero, la cirugía masculinizante es un paso natural e importante para su sentido de identidad. Sin embargo, muchos no eligen someterse a una cirugía. Las personas transgénero se relacionan con su cuerpo de diversas maneras y necesitan tomar las decisiones individuales que mejor se ajusten a sus necesidades.

Normalmente, las cirugías masculinizantes se posponen hasta la edad adulta. Estas son algunas opciones:

  • Extirpación quirúrgica del tejido mamario (cirugía de pecho para hombres transgénero)
  • Colocación quirúrgica de implantes para crear la apariencia de un pecho masculino definido (implantes pectorales)
  • Diversos procedimientos estéticos, como un procedimiento quirúrgico que utiliza una técnica de succión para eliminar la grasa de zonas específicas del cuerpo (liposucción) o injertos de grasa
  • Cirugía genital para extirpar el útero (histerectomía), o el útero y el cuello del útero (histerectomía total), o las trompas de Falopio y los ovarios (salpingooforectomía)
  • Cirugía para extirpar total o parcialmente la vagina (vaginectomía), crear un escroto (escrotoplastia), colocar prótesis testiculares, aumentar la longitud del clítoris (metoidioplastia) o crear un pene (faloplastia)

La cirugía masculinizante no es para todos los hombres transgénero. Tu médico podría recomendarte que no te sometas a estas cirugías si tienes alguna de las siguientes afecciones:

  • Afecciones médicas de la conducta no controladas
  • Afecciones médicas importantes no controladas
  • Cualquier afección que limite tu capacidad para dar el consentimiento informado

Riesgos

Como cualquier otro tipo de cirugía mayor, muchos tipos de cirugía masculinizante presentan un riesgo de sangrado, infección y reacción adversa a la anestesia. Otras posibles complicaciones son:

  • Retraso en la cicatrización de la herida
  • Acumulación de líquido debajo de la piel (seroma)
  • Una hinchazón sólida de sangre coagulada dentro de los tejidos (hematoma)
  • Cambios en la sensación de la piel, como dolor persistente, hormigueo, disminución de la sensibilidad o entumecimiento
  • Tejido del cuerpo dañado o muerto (necrosis tisular), como en el pezón y en el pene creado en la cirugía (neofalo)
  • Un coágulo sanguíneo en una vena profunda (trombosis venosa profunda) o en un pulmón (embolia pulmonar)
  • Una conexión anormal entre dos partes del cuerpo (fístula), como en las vías urinarias
  • Problemas urinarios, como incontinencia
  • Disfunción del suelo pélvico
  • Cicatrices permanentes
  • Pérdida de placer y disfunción sexual
  • Empeoramiento de una preocupación de salud conductual subyacente

Tu fertilidad

Ciertos tipos de cirugía masculinizante pueden dañar o acabar con tu fertilidad. Si quieres tener hijos biológicos y te vas a hacer una intervención quirúrgica que afecta a tus órganos reproductores, habla con tu médico sobre la posibilidad de congelar tus óvulos (criopreservación de ovocitos maduros) o de embriones (criopreservación de embriones) antes de seguir adelante. Otra opción consiste en extirpar quirúrgicamente tejido ovárico, congelarlo y luego descongelarlo y reimplantarlo (criopreservación de tejido ovárico).

Ten en cuenta que la congelación de óvulos tiene varios pasos: inducción de la ovulación, extracción de óvulos y congelación. Si quieres congelar embriones, tendrás que pasar por el paso adicional de fecundar tus óvulos antes de congelarlos.

Cómo prepararse

Antes de la cirugía masculinizante, te reunirás con tu cirujano. Consulta a un cirujano certificado y con experiencia en los procedimientos que desees. Tu cirujano te describirá las opciones y los posibles resultados. El cirujano proporcionará información sobre la anestesia, la ubicación de la operación y el tipo de procedimientos de seguimiento que podrías necesitar. Sigue las indicaciones específicas del médico sobre cómo tienes que prepararte para los procedimientos, incluidas las pautas para comer y beber, ajustar los medicamentos actuales y dejar de fumar.

Aunque dar tu consentimiento informado después de analizar los riesgos y beneficios del procedimiento es un estándar aceptable de atención médica, la mayoría de los cirujanos exigirán que cumplas determinados requisitos antes de la cirugía masculinizante. Para empezar, el cirujano evaluará tu estado de salud para descartar o tratar cualquier enfermedad que pueda llegar a afectar o contraindicar el tratamiento. La evaluación podría incluir:

  • Una revisión de tus antecedentes médicos personales y familiares
  • Un examen físico, incluida una evaluación de tus órganos reproductores internos
  • Exámenes de laboratorio que evalúen tus valores de lípidos, glucosa sanguínea, recuento de células sanguíneas, enzimas hepáticas y electrolitos
  • Una revisión de tus vacunas
  • Exámenes de detección apropiados para la edad y el sexo
  • Identificación y manejo del consumo de tabaco, abuso de drogas, abuso de alcohol, VIH y otras infecciones de transmisión sexual
  • Conversación acerca de la anticoncepción y la fertilidad futura

Una evaluación de salud conductual por parte de un proveedor de atención médica con experiencia en salud transgénero también es necesaria. La evaluación podría incluir:

  • Tu identidad de género y disforia de género
  • La repercusión de tu identidad de género en el trabajo, la escuela, el hogar y los entornos sociales, incluidos temas relacionados con la discriminación, el abuso en las relaciones y el estrés minoritario
  • Estado de ánimo u otros problemas de salud mental
  • Problemas de salud sexual
  • Comportamientos riesgosos, como el consumo de sustancias y el uso de inyecciones de silicona de grado no médico, o terapia hormonal o suplementos no aprobados
  • Factores de protección, como el apoyo social de la familia, los amigos y los compañeros
  • Tus metas, riesgos y expectativas de tratamiento y tus planes de atención médica futura

Además, antes de someterte a una cirugía masculinizante no genital, se te pedirá que tengas una carta de apoyo de un proveedor de atención médica conductual con experiencia en salud transgénero. La carta debe confirmar si cumples con los criterios de atención de la Asociación Profesional Mundial para la Salud Transgénero (WPATH, por sus siglas en inglés) para la cirugía, que incluye:

  • Tener la capacidad para tomar decisiones informadas con pleno conocimiento de causa y para consentir el tratamiento
  • Estar tratando cualquier problema médico o de salud mental importante

Antes de someterte a una cirugía genital, te solicitarán que tengas dos cartas de apoyo, cada una de un proveedor de atención médica conductual con experiencia en salud transgénero. Las cartas deben confirmar que cumples con los criterios de atención de la Asociación Profesional Mundial para la Salud Transgénero para la cirugía, que incluye:

  • Someterte a una terapia hormonal según sea apropiado para tus objetivos de género durante al menos 12 meses, a menos que tengas una contraindicación médica o no puedas o no quieras tomar hormonas
  • Vivir en un rol de género que coincida con tu identidad de género durante al menos 12 meses continuos

Consentimiento

Dado que la cirugía de masculinización puede causar cambios físicos irreversibles, debes dar tu consentimiento informado después de analizar a fondo lo siguiente:

  • Riesgos y beneficios
  • Costo
  • Alternativas a la cirugía
  • Metas y expectativas
  • Consecuencias sociales y jurídicas
  • Posibles complicaciones
  • Repercusión en la función sexual y la fertilidad

La cobertura del seguro médico para los procedimientos quirúrgicos de masculinización es variable.

También podrías hablar con otras personas que se hayan sometido a una cirugía de masculinización. Pueden ayudarte a formar tus expectativas con respecto a lo que se puede lograr y a los problemas personales y sociales que puedes tener durante el tratamiento.

Lo que puedes esperar

Cirugía de tórax

La cirugía de pecho para hombres transgénero o cirugía de masculinización del pecho consiste en la extirpación del tejido mamario (mastectomía subcutánea). Si tienes senos pequeños, es posible que puedas someterte a una cirugía que preserve la piel, el pezón y la areola (mastectomía subcutánea con conservación de pezones). Esta intervención minimiza las cicatrices, tiene una cicatrización más rápida y generalmente, preserva la sensación en los pezones. Si tus senos son más voluminosos, es posible que se quiten las areolas y los pezones, se los redimensione y se los coloque de nuevo en posición. Esto causa más cicatrices y pérdida de sensibilidad en el pezón.

Si eres portador de mutaciones genéticas que aumentan el riesgo de tener cáncer mamario, también puedes optar por la extirpación completa de los pezones y las areolas, y la posterior cirugía o tatuaje para recrear su apariencia.

Después de la operación, es posible que tengas que pasar la noche en el hospital. Es probable que te coloquen uno o dos pequeños tubos de plástico en el lugar donde se extirparon las mamas, para drenar cualquier líquido que se acumule después de la cirugía. Probablemente no puedas soportar peso en la parte superior del cuerpo durante seis semanas.

Es probable que quede algo de tejido mamario, independientemente de la técnica quirúrgica. Como resultado, tu médico hablará contigo acerca de la necesidad de continuar con los exámenes de detección de cáncer mamario de rutina.

Cirugía genital

Metoidioplastia

La metoidioplastia es un procedimiento que permite aumentar la longitud del clítoris sin injertar tejido de otras partes del cuerpo. Durante la cirugía, el clítoris se libera de su posición sujeta a los labios menores y del ligamento suspensorio. Tu cirujano también puede extender la uretra a través del clítoris liberado mediante la utilización de un injerto, que, por lo general, se obtiene del revestimiento de la boca (conexión uretral). Esto hará posible orinar de pie.

Por lo general, el resultado de este procedimiento es un pene con una longitud sin estimulación de entre 1 y 3 pulgadas (3 y 8 centímetros). Se suele mantener totalmente la sensibilidad y la función orgásmica.

No es necesario cerrar o extraer la vagina antes de realizar la metoidioplastia. La penetración y las pruebas de Papanicolaou pueden no ser posibles posteriormente. En consecuencia, el cirujano podría recomendarte la extirpación del útero, el cuello uterino y los ovarios durante la metoidioplastia.

Después de la metoidioplastia, te colocarán un tubo (sonda) en la uretra para recolectar la orina. La recuperación podría llevar hasta dos semanas.

Faloplastia

La faloplastia, la creación quirúrgica de un pene, implica varios procedimientos. Durante la faloplastia, se extraen grandes cantidades de piel de otras zonas del cuerpo, como el antebrazo, la pantorrilla o la parte inferior del abdomen. Esto puede provocar cicatrices significativas. La piel se enrolla para que tome la forma de un pene y se fija en su posición por encima del clítoris. También podrías tener lo siguiente:

  • Alargamiento uretral para que sea posible orinar por el pene
  • Injerto de nervios y vasos sanguíneos para que el pene tenga sensibilidad
  • Un procedimiento para dar forma a la cabeza del pene (glanduloplastia)
  • Tatuaje médico para crear una diferencia bien marcada entre la cabeza y el tronco del pene

Después de la faloplastia, te colocarán un tubo (sonda) en la uretra para recolectar la orina. Es posible que debas permanecer en el hospital durante algunos días. La faloplastia presenta una tasa de complicaciones elevada y puede requerir muchas cirugías de seguimiento. En función de los procedimientos que se realicen, la recuperación puede llevar hasta 12 semanas. El pene nuevo no se pondrá erecto con la estimulación sexual. Se necesitará un implante peniano para poder tener relaciones sexuales con penetración.

Escrotoplastia

La escrotoplastia es la creación quirúrgica de un escroto. Durante la escrotoplastia, se insertan implantes testiculares de silicona con forma oval en los labios. Como preparación para este procedimiento, se colocarán expansores debajo de la piel de los labios de la vagina. Los expansores se llenarán de manera gradual con una solución salina a través de un puerto externo durante un período de meses. Cuando la piel se haya expandido lo suficiente, el cirujano insertará los implantes.

A algunas personas los implantes les resultan incómodos. Es posible que los implantes se desgasten con el tejido circundante o se infecten.

Resultados

Las investigaciones indican que la cirugía de confirmación del género puede tener una repercusión positiva en tu bienestar y función sexual.

Los cuidados postoperatorios y el seguimiento a largo plazo tras el tratamiento quirúrgico de la disforia de género también se han relacionado con buenos resultados. Antes de operarte, habla con tu cirujano, con el médico que te ha recetado las hormonas (si las estás tomando) y con el proveedor de atención médica conductual sobre el tratamiento continuo que necesitarás.

Estudios clínicos

Explora los estudios de Mayo Clinic de pruebas y procedimientos para ayudar a prevenir, detectar, tratar o controlar las afecciones.

Cirugía de masculinización - atención en Mayo Clinic

March 19, 2021
  1. Tangpricha V, et al. Transgender men: Evaluation and management. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed Feb. 15, 2017.
  2. Erickson-Schroth L, ed. Medical transition. In: Trans Bodies, Trans Selves: A Resource for the Transgender Community. New York, N.Y.: Oxford University Press; 2014.
  3. The World Professional Association of Transgender Health. Standards of care for the health of transsexual, transgender and gender-nonconforming people, 7th version. http://www.wpath.org. Accessed Dec. 23, 2016.
  4. AskMayoExpert. Feminizing or masculinizing surgery. Mayo Clinic; 2020.