Descripción general

Los exámenes dentales regulares para niños son una parte fundamental del cuidado preventivo de la salud.

Durante un examen dental, el dentista o el higienista le limpiará los dientes a tu hijo y evaluará el riesgo de caries dentaria. Este examen podría incluir la aplicación de sellante o fluoruro para reducir el riesgo de caries. Un examen dental para niños también podría incluir radiografías dentales u otros procedimientos de diagnóstico.

El dentista o el higienista probablemente analizará la alimentación y los hábitos de higiene bucal de tu hijo, y podría enseñarle técnicas adecuadas de cepillado y de uso del hilo dental. Otros temas podrían comprender la prevención de lesiones bucales o, para los adolescentes, los riesgos de salud asociados con el tabaquismo, el abuso de sustancias y los piercings en la boca.

Por qué se realiza

Los exámenes dentales regulares ayudan a proteger la salud bucal de tu hijo. Le otorgan al dentista de tu hijo la posibilidad de detectar problemas en forma temprana, cuando son más fáciles de tratar, y de brindar consejos sobre el cuidado de los dientes de tu hijo.

Cuándo realizarse un examen dental

Hay diversos factores que podrían determinar con qué frecuencia tu hijo debe someterse a un examen dental, como su edad, su estado de salud y su riesgo de tener caries dentales. Considera estas pautas generales:

  • De 6 meses a 1 año. La Academy of Pediatric Dentistry (Academia Estadounidense de Odontología Pediátrica) y la Asociación Dental Americana recomiendan realizar el primer examen dental del niño después de que le salga su primer diente y antes de que cumpla el primer año. También revisarán los dientes y las encías de tu bebé en los controles de salud del niño sano.
  • Niños pequeños, niños en edad escolar y adolescentes. La Academy of Pediatric Dentistry (Academia Estadounidense de Odontología Pediátrica) recomienda programar controles dentales regulares, por lo general, con un intervalo de seis meses. Sin embargo, el dentista podría recomendar consultas con mayor o menor frecuencia según los factores de riesgo de tu hijo de tener problemas de salud oral.

Cómo prepararse

Antes de programar el primer examen dental de tu hijo, considera si te resultará más cómodo que se atienda con el dentista familiar o llevarlo a un dentista pediatra, el cual es un profesional que se especializa en los cuidados dentales y bucales de los niños, desde bebés hasta adolescentes. Los dentistas pediatras tienen generalmente consultorios ambientados para niños y equipos especialmente diseñados para ellos.

Para ayudar a preparar a tu hijo para un examen dental, ten en cuenta lo siguiente:

  • Programa con atención la visita de tu hijo al consultorio. Programa los exámenes dentales de tu hijo para un momento del día en que esté descansado y sea más probable que colabore.
  • Sé positivo. Al hablar con tu hijo sobre el examen dental, evita usar palabras como «dolor», «inyección» o «lastimar». En lugar de eso, dile a tu hijo que el dentista usará herramientas especiales para asegurarse de que sus dientes estén saludables. Recuérdale a tu hijo que tú también vas al dentista, pero no menciones ninguna experiencia negativa que hayas tenido.
  • Escucha a tu hijo. Aliéntalo a que comparta sus preocupaciones relacionadas con ir al dentista o con someterse a un examen dental.

Lo que puedes esperar

Lo que sucede en el examen dental de un niño puede variar según la edad del niño y las necesidades de tratamiento.

De 6 meses a 1 año

El dentista o higienista podría colocar a tu hijo sobre una silla o camilla de exploración, o pedirte que tú lo sostengas sobre la falda mientras realiza el examen. A continuación, es probable que el dentista o higienista:

  • Evalúe la salud general y la higiene bucal de tu hijo, sus hábitos para comer y beber, así como el riesgo de tener caries dentales
  • Elimine las manchas o depósitos de los dientes de tu hijo cepillándolos suavemente con un cepillo de dientes húmedo o con un paño húmedo
  • Demuestre las técnicas de limpieza correctas
  • Evalúe cuánto flúor recibe tu hijo a través de la dieta y del uso de productos de higiene bucal (y, si fuera necesario, te recetará un suplemento de flúor o aplicará un tratamiento tópico de flúor en los dientes de tu hijo)
  • Busque llagas o bultos en la lengua de tu hijo, en el interior de sus mejillas y en el paladar
  • Evalúe las consecuencias de hábitos tales como usar chupete o succionarse el pulgar

Niños pequeños, niños en edad escolar y adolescentes

Durante cada chequeo regular, el dentista o higienista continuará evaluando la salud general y la higiene bucal de tu hijo, sus hábitos en cuanto al consumo de comidas y bebidas, y su riesgo de tener caries dentales. Además de limpiar los dientes de tu hijo, el dentista o higienista podría realizar lo siguiente:

  • Tomar radiografías dentales digitales o, de ser necesario, realizar otros procedimientos de diagnóstico
  • Aplicar selladores (finos recubrimientos plásticos de protección) en los molares permanentes y en otras muelas que considere propensas a contraer caries
  • Reparar caries o defectos de los dientes
  • Observar si existen problemas en la forma en que encajan los dientes superiores e inferiores de tu hijo
  • Aconsejar a tu hijo sobre las consecuencias de hábitos tales como succionarse el pulgar, apretar la mandíbula o morderse las uñas
  • Recomendar un tratamiento preortodóncico, como un accesorio bucal especial, u ortodóncico, como un aparato de ortodoncia, para alinear los dientes o ajustar la mordida de tu hijo

A medida que tu hijo crece, los exámenes dentales también pueden comprender el asesoramiento sobre los riesgos para la salud bucal relacionados con lo siguiente:

  • Tomar bebidas azucaradas
  • Fumar
  • Mascar tabaco
  • Trastornos de la alimentación
  • Perforaciones en la boca
  • No usar un protector bucal al practicar deportes de contacto

El dentista o higienista también podría analizar la posible extracción de las muelas de juicio de tu hijo (terceros molares) cuando tenga la edad adecuada, generalmente a los 16.

Radiografía dental

La radiografía dental permite que el dentista vea imágenes detalladas de las secciones específicas de la boca de tu hijo que ayudan a diagnosticar los problemas que no son visibles durante el examen dental. Por lo general, no es necesario hacer radiografías en cada visita al dentista, y el dentista o higienista analizará contigo la necesidad de realizar las radiografías según la edad, la salud oral y el riesgo de enfermedades de tu hijo.

La exposición a la radiación en las radiografías dentales es baja, en particular con las radiografías digitales, pero consulta con el dentista si te preocupa.

Resultados

Después del examen, el dentista o el higienista te comentará acerca de la salud bucal de tu hijo, lo cual incluye el riesgo de caries dentarias que corre tu hijo, otros problemas de salud bucal, y las medidas preventivas que se pueden tomar para mejorar y proteger la salud bucal de tu hijo.

El dentista o el higienista también te indicará cuándo deben volver para una visita de seguimiento, por lo general, cada seis meses. Si tu hijo corre un riesgo alto de caries dentarias o si tiene otros problemas de salud bucal, podrían recomendarte que se haga controles más frecuentes.