Descripción general

La donación de sangre es un procedimiento voluntario que puede a ayudar a salvar la vida a otras personas. Existen varios tipos de donación de sangre. Cada tipo ayuda a satisfacer diferentes necesidades médicas.

Donación de sangre

Este es el tipo más común de donación de sangre, durante el cual tu donas aproximadamente una pinta (más o menos medio litro) de sangre entera. Luego la sangre se separa en sus componentes: glóbulos rojos, plasma y, a veces, plaquetas.

Aféresis

Durante la aféresis, te conectan a una máquina que puede extraer y separar los componentes sanguíneos, que incluyen glóbulos rojos, plasma y plaquetas, y devolver los componentes sin usar.

  • La donación de plaquetas (plaquetoféresis) recolecta solo plaquetas, las células que ayudan a detener el sangrado aglutinando y formando tapones (coagulación) en los vasos sanguíneos.

    Las plaquetas donadas normalmente las reciben personas con problemas de coagulación o cáncer y personas que tendrán un trasplante de órganos o grandes cirugías.

  • La donación doble de glóbulos rojos te permite donar una cantidad concentrada de glóbulos rojos. Los glóbulos rojos llevan oxígeno a tus órganos y tejidos.

    Los glóbulos rojos donados generalmente se administran a personas con pérdida de sangre grave, como después de una lesión o accidente, y a personas con anemia de células falciformes.

  • La donación de plasma (plasmaféresis) recolecta la parte líquida de la sangre (plasma). El plasma ayuda a que la sangre coagule y contiene anticuerpos que ayudan a combatir infecciones.

    El plasma se administra comúnmente a personas en situaciones de emergencia y traumatismo para ayudar a detener el sangrado.

Por qué se realiza

Aceptas que te extraigan sangre para que puedan dársela a una persona que necesita una transfusión sanguínea.

Cada año millones de personas necesitan transfusiones sanguíneas. Algunas personas requieren una transfusión sanguínea durante una cirugía. Otras dependen de esta luego de sufrir un accidente o debido a que padecen una enfermedad que requiere componentes sanguíneos. Las donaciones de sangre hacen que todo esto sea posible. La sangre humana no puede reemplazarse; todas las transfusiones usan sangre de un donante.

Riesgos

La donación de sangre es segura. Se utilizan equipos nuevos, estériles y desechables para cada donante, por lo que no hay riesgos de contraer una infección de transmisión hemática al donar sangre.

Si eres un adulto sano, generalmente puedes donar una pinta (aproximadamente medio litro) de sangre sin poner en peligro tu salud. A los pocos días de una donación de sangre, el cuerpo reemplaza los líquidos perdidos. Y después de dos semanas, el cuerpo repone los glóbulos rojos perdidos.

Cómo prepararse

Requisitos de elegibilidad

Para ser elegible para donar sangre entera, plasma o plaquetas, debes:

  • Gozar de buena salud.
  • Tener al menos 16 o 17 años, según la ley de tu estado. Algunos estados permiten que los menores legales donen con el permiso de los padres. Si bien no existe un límite de edad máximo legal, las políticas pueden variar entre los centros de donación individuales.
  • Pesar al menos 110 libras (aproximadamente 50 kilogramos).
  • Pasar las evaluaciones físicas y de antecedentes médicos.

Los requisitos de elegibilidad difieren ligeramente entre los diferentes tipos de donación de sangre.

Alimentos y medicamentos

Antes de la donación de sangre:

  • Duerme lo suficiente la noche anterior a la donación.
  • Come alimentos saludables antes de la donación. Evita los alimentos grasos como una hamburguesa, papas fritas o helado.
  • Bebe mucha agua antes de la donación.
  • Verifica si algún medicamento que estés tomando o que hayas tomado recientemente te impide donar. Por ejemplo, si eres donante de plaquetas, no debes tomar aspirina los dos días previos a la donación.  Habla con tu médico antes de discontinuar los medicamentos.
  • Usa una camisa con mangas que se puedan remangar.

Lo que puedes esperar

Antes del procedimiento

Antes de que puedas donar sangre, te pedirán que completes una historia clínica confidencial que incluye preguntas sobre comportamientos que se sabe que conllevan un mayor riesgo de infecciones sanguíneas, es decir, infecciones que se transmiten a través de la sangre.

Debido al riesgo de infecciones de transmisión hemática, no todas las personas pueden donar sangre. A continuación se indican algunos grupos de alto riesgo que no son aptos para donar sangre:

  • Cualquier persona que haya consumido drogas ilícitas inyectadas, esteroides u otra sustancia no prescrita por un médico en los últimos tres meses
  • Hombres que han tenido contacto sexual con otros hombres en los últimos tres meses
  • Cualquier persona que tenga una deficiencia congénita del factor de coagulación
  • Cualquier persona que haya dado positivo en una prueba de VIH
  • Hombres y mujeres que hayan tenido relaciones sexuales a cambio de dinero o de drogas ilícitas en los tres últimos meses
  • Cualquier persona que, en los últimos 12 meses, haya tenido un contacto estrecho (convivencia o contacto sexual) con una persona con hepatitis vírica
  • Cualquier persona que haya tenido babesiosis, una enfermedad rara y grave transmitida por garrapatas, o la infección parasitaria de la enfermedad de Chagas
  • Cualquier persona que haya tomado el medicamento para la psoriasis etretinato (Tegison), que ha sido suspendido en los Estados Unidos
  • Cualquier persona que tenga factores de riesgo de padecer el trastorno cerebral degenerativo de la enfermedad de Creutzfeldt-Jakob (ECJ)
  • Cualquier persona que haya pasado tres meses o más en el Reino Unido entre 1980 y 1996
  • Cualquier persona que haya recibido una transfusión de sangre en el Reino Unido o Francia desde 1980 hasta el presente
  • Cualquier persona que haya pasado un tiempo que sume cinco años o más en Francia o Irlanda entre 1980 y 2001

También te realizarán un breve examen físico, que incluye medir la presión arterial, el pulso y la temperatura. Se toma una pequeña muestra de sangre con un pinchazo en el dedo que se utiliza para controlar el nivel de hemoglobina (el componente que transporta el oxígeno en la sangre). Si la concentración de hemoglobina es normal y cumples con todos los otros requisitos de detección de enfermedades, puedes donar sangre.

Inquietudes sobre la COVID-19

No se ha demostrado que el virus que causa la enfermedad por coronavirus 2019 (COVID-19) se transmita a través de transfusiones de sangre. Sin embargo, la Administración de Alimentos y Medicamentos de los EE. UU. sugiere esperar para donar sangre al menos 14 días después de una prueba de diagnóstico positiva para COVID-19 sin síntomas o al menos 14 días después de que los síntomas de la COVID-19 hayan desaparecido por completo. Aquellos que dieron positivo en anticuerpos de COVID-19, pero no se sometieron a una prueba de diagnóstico y nunca desarrollaron síntomas, pueden donar sin un período de espera o sin realizarse una prueba de diagnóstico antes de la donación.

Si recibes una vacuna contra la COVID-19 no replicada, inactivada o basada en ARNm, puedes donar sangre sin período de espera. Sin embargo, si llega a estar disponible una vacuna de virus vivo atenuado contra la COVID-19 y la recibes, debes esperar 14 días después de vacunarte para donar sangre. Si no sabes qué vacuna te colocaste, debes esperar 14 días para donar sangre.

Durante el procedimiento

Te recuestas o te sientas en una silla reclinable con el brazo extendido sobre un apoyabrazos. Si tienes preferencia sobre qué brazo o vena usar, dilo. Te colocan un manguito para medir la presión sanguínea o un torniquete alrededor del brazo para que las venas estén más llenas de sangre. Esto hace que sea más fácil identificar las venas para insertar la aguja. Además, sirve para que la bolsa de sangre se llene más rápido. Después se limpia la piel del lado interno del codo.

Se coloca una aguja nueva estéril en una vena del brazo. La aguja se une a una sonda plástica delgada y a una bolsa para sangre. Una vez que la aguja está colocada, cierras con fuerza el puño varias veces para aumentar el flujo de sangre por la vena. Al principio la sangre se recoge en tubos para pruebas diagnósticas. Una vez que recolectaron estos tubos, se deja llenar la bolsa con sangre, aproximadamente una pinta (más o menos medio litro). La aguja permanece colocada unos 10 minutos. Cuando se llena, se retira la aguja, se coloca un pequeño apósito sobre el sitio de la aguja y se envuelve el brazo con un vendaje.

Otro método de donación de sangre cada vez más común es la aféresis. Durante la aféresis, te conectan a una máquina que puede extraer y separar los componentes sanguíneos, como glóbulos rojos, plasma y plaquetas. Este proceso permite recolectar una cantidad mayor de un determinado componente. Lleva más tiempo que una donación de sangre estándar, habitualmente hasta dos horas.

Después del procedimiento

Después de donar sangre debes sentarte en una zona de observación, donde descansas y comes un refrigerio liviano. A los 15 minutos ya podrás irte. Después de la donación de sangre:

  • Bebe más líquidos.
  • Evita la actividad física extenuante o levantar cargas pesadas durante aproximadamente cinco horas.
  • Si sientes aturdimiento, recuéstate con los pies levantados hasta que se pase esa sensación.
  • Mantén el vendaje puesto y seco durante las cinco horas siguientes.
  • Si presentas sangrado después de sacarte el vendaje, haz presión sobre el sitio y levanta el brazo hasta que el sangrado se detenga.
  • Si se producen moretones, aplica una compresa fría en la zona de vez en cuando durante las primeras 24 horas.
  • Considera la posibilidad de incorporar a tu dieta alimentos ricos en hierro para reponer el que se pierde con la donación de sangre.

Comunícate con el centro de donación de sangre o con tu médico si:

  • Olvidaste comunicar cualquier información médica importante.
  • Tienes signos y síntomas de una enfermedad, como fiebre, en los días siguientes a tu donación de sangre.
  • Te diagnosticaron COVID-19 en las 48 horas siguientes a que donaste sangre.

Resultados

Análisis

Se analizará tu sangre para determinar el grupo sanguíneo y el factor Rh. El grupo sanguíneo puede ser A, B, AB u O. El factor Rh se refiere a la presencia o ausencia de un antígeno específico (sustancia capaz de estimular una respuesta inmunitaria) en la sangre. Por lo tanto, tendrás un Rh positivo o un Rh negativo, según si tienes el antígeno o no. Esta información es importante, ya que tu tipo de sangre y factor Rh deben ser compatibles con el tipo de sangre y el factor Rh de la persona que recibe tu sangre.

Además, tu sangre se analizará para detectar enfermedades de transmisión hemática, como la hepatitis y el VIH. Si los resultados de estas pruebas son negativos, la sangre se distribuye para su uso en hospitales y clínicas. Si alguna de estas pruebas arroja un resultado positivo, el centro de donantes te lo informará y tu sangre se descartará.