Descripción general

La artroscopia es un procedimiento para diagnosticar y tratar problemas en las articulaciones. Un cirujano inserta un tubo estrecho con una cámara de video por fibra óptica a través de una pequeña incisión, aproximadamente del tamaño de un ojal. Se transmite la imagen de la articulación a un monitor de video de alta definición.

Gracias a la artroscopia, el cirujano puede ver dentro de la articulación sin tener que hacer una gran incisión. Los cirujanos incluso pueden reparar algunos tipos de daños articulares durante la artroscopia, con instrumentos quirúrgicos delgados como un lápiz que se insertan a través de pequeñas incisiones adicionales.

Por qué se realiza

Mediante la artroscopia, los médicos pueden diagnosticar y tratar una variedad de afecciones en las articulaciones, más frecuentemente las que afectan las siguientes partes:

  • Rodilla
  • Hombro
  • Codo
  • Tobillo
  • Cadera
  • Muñeca

Procedimientos de diagnóstico

Los médicos generalmente recurren a la artroscopia si quedan algunas dudas respecto del diagnóstico que no se pudieron resolver con las radiografías y otros estudios por imágenes.

Procedimientos quirúrgicos

Los trastornos tratados con artroscopia comprenden los siguientes:

  • Fragmentos de huesos sueltos
  • Cartílago dañado o roto
  • Revestimientos de las articulaciones inflamados
  • Infecciones en las articulaciones
  • Ligamentos rotos
  • Cicatrices en articulaciones

Procedimientos de diagnóstico

Los médicos a menudo recurren a la artroscopia si quedan algunas dudas respecto del diagnóstico que no se pudieron resolver con las radiografías y otros estudios de diagnóstico por imágenes.

Procedimientos quirúrgicos

Entre las afecciones tratadas con artroscopia se incluyen las siguientes:

  • Fragmentos de huesos sueltos
  • Cartílago dañado o roto
  • Revestimientos de las articulaciones inflamados
  • Ligamentos rotos
  • Cicatrices en articulaciones

Riesgos

Algunas de las complicaciones poco frecuentes incluyen:

  • Daño al tejido. La colocación y el movimiento de los instrumentos dentro de la articulación pueden dañar las estructuras de la articulación.
  • Infección. Toda cirugía invasiva conlleva un riesgo de infección.
  • Coágulos sanguíneos. En muy pocas ocasiones, los procedimientos que tardan más de una hora en completarse pueden incrementar el riesgo de que se formen coágulos sanguíneos en las piernas o los pulmones.

Cómo prepararse

Las preparaciones exactas dependen de las articulaciones que el cirujano examinará o reparará. En general, deberías hacer lo siguiente:

  • Evita ciertos medicamentos. Es posible que tu médico te pida que evites tomar medicamentos o suplementos dietéticos que puedan incrementar el riesgo de sangrado.
  • Ayuna con anticipación. Dependiendo del tipo de anestesia que recibas, el médico te pedirá que evites alimentos sólidos durante ocho horas antes del procedimiento.
  • Organiza que alguien te lleve a tu casa. No te permitirán conducir de regreso a tu casa después del procedimiento, por lo que deberás asegurarte de que alguien pueda llevarte. Si vives solo, pídele a alguien que pase a ver cómo estás esa noche o, idealmente, que se quede contigo durante el resto del día.
  • Viste prendas sueltas. Usa prendas sueltas y cómodas (pantalones de gimnasia holgados, por ejemplo, si vas a someterte a una artroscopia de rodilla) para que puedas vestirte fácilmente después del procedimiento.

Lo que puedes esperar

Aunque la experiencia varíe según el motivo del procedimiento y según la articulación involucrada, algunos aspectos de la artroscopia son bastante comunes.

  • Deberás quitarte tu ropa habitual y joyas, y colocarte una bata de hospital o pantalones cortos.
  • Un miembro del personal de enfermería te colocará un catéter intravenoso en la mano o en el antebrazo e inyectará un sedante suave.

Durante el procedimiento

El tipo de anestesia utilizado varía según el procedimiento.

  • Anestesia local. Se inyectan anestésicos por debajo de la piel para bloquear la sensibilidad en una zona determinada, como la rodilla. Estarás despierto durante la artroscopia; sin embargo, lo único que sentirás es presión o una sensación de movimiento dentro de la articulación.
  • Anestesia regional. La administración más frecuente de la anestesia regional se hace mediante un pequeño tubo colocado entre dos de las vértebras lumbares de la columna vertebral. Esto adormece la mitad inferior del cuerpo, pero tú te mantienes despierto.
  • Anestesia general. Según la duración de la operación, es posible que sea mejor que estés inconsciente durante el procedimiento. La anestesia general se administra a través de la vena (por vía intravenosa).

Se te colocará en la mejor posición para el procedimiento al que te vas a someter. Puede ser de espalda, boca abajo o de costado. La extremidad donde se realiza la operación se colocará en un dispositivo de posicionamiento, y es posible que se haga un torniquete para disminuir la pérdida de sangre y facilitar que se vea el interior de la articulación.

Otra técnica para mejorar la visión en el interior de la articulación es llenarla con un líquido estéril, que ayuda a distender la zona y crear más espacio.

Una pequeña incisión permitirá que ingrese el dispositivo de visualización. A través de pequeñas incisiones adicionales en diferentes puntos alrededor de la articulación, el cirujano introduce herramientas quirúrgicas para sujetar, cortar, triturar y succionar según sea necesario para la reparación de la articulación.

Las incisiones serán lo suficientemente pequeñas para cerrarse con uno o dos puntos o con tiras angostas de cinta adhesiva estéril.

Después del procedimiento

La cirugía artroscópica generalmente tarda entre 30 minutos y 2 horas, según el procedimiento. Después de eso, te trasladarán a una habitación separada donde permanecerás durante algunas horas para que te recuperes antes de ir a casa.

El cuidado posoperatorio podría incluir lo siguiente:

  • Medicamentos. El médico recetará medicamentos para aliviar el dolor y reducir la inflamación.
  • R.I.C.E. En casa, deberás seguir el modelo R.I.C.E. (sigla en inglés para reposo, hielo, compresión y elevación de la articulación) durante varios días para reducir la hinchazón y aliviar el dolor.
  • Protección. Es posible que debas usar férulas temporales (cabestrillos o muletas por comodidad y protección).
  • Ejercicios. A fin de fortalecer los músculos y mejorar el funcionamiento de las articulaciones, el médico podría recetar fisioterapia y rehabilitación.

Llama al cirujano si presentas lo siguiente:

  • Temperatura de 100,4 °F (38 °C) o superior
  • Dolor que no se alivia con los medicamentos
  • Secreción de la incisión
  • Enrojecimiento o hinchazón
  • Nuevo entumecimiento u hormigueo

En general, deberías poder retomar el trabajo de oficina y las actividades ligeras en una semana, y las actividades más extenuantes en aproximadamente cuatro semanas. Sin embargo, según tu situación, posiblemente necesites un período de recuperación y rehabilitación más prolongado.

Durante el procedimiento

El tipo de anestesia puede variar según el procedimiento.

  • Anestesia local. Se inyecta un agente anestésico debajo de la piel para bloquear las sensaciones de un área limitada, por ejemplo, la rodilla. Estarás despierto durante la artroscopia, pero solo sentirás presión o una sensación de movimiento en la articulación.
  • Anestesia regional. La forma más común de anestesia regional se coloca con una pequeña aguja entre dos de las vértebras de la columna lumbar. Esto insensibiliza la parte inferior del cuerpo, pero permaneces despierto.
  • Anestesia general. Según la duración de la operación, es mejor que no tengas consciencia durante el procedimiento. La anestesia general se coloca a través de una vena (intravenosa).

Te ubicarán de la mejor forma según el procedimiento. Puede ser boca arriba o de costado. La estructura de la extremidad con la que se trabaja se colocará en un dispositivo para posicionamiento de objetos, y se puede hacer un torniquete para reducir la pérdida de sangre y mejorar la visibilidad dentro de la articulación.

Otra técnica que ayuda a mejorar la visión dentro de la articulación implica llenar la articulación con un líquido estéril. Esto expande el área alrededor de la articulación.

Se realiza una pequeña incisión para colocar el dispositivo de observación. Se realizan pequeñas incisiones adicionales en diferentes puntos alrededor de la rótula para que el cirujano pueda colocar herramientas quirúrgicas para tomar, cortar, triturar y succionar, según sea necesario, a fin de reparar la articulación.

Las incisiones serán lo suficientemente pequeñas como para cerrarlas con un punto de sutura o dos, o con pequeñas tiras de cinta adhesiva estéril.

Después del procedimiento

La cirugía artroscópica generalmente no dura demasiado. Por ejemplo, la artroscopia de la rodilla dura aproximadamente una hora. Luego, te llevarán a una sala diferente para que te recuperes durante unas horas antes de irte a casa.

Los cuidados posteriores pueden incluir lo siguiente:

  • Medicamentos El médico puede recetarte medicamentos para aliviar el dolor y la inflamación.
  • Técnica R.I.C.E. En casa, es posible que te ayude el reposo, el hielo, la compresión y la elevación (R.I.C.E., en inglés) de la articulación por varios días para reducir la inflamación y el dolor.
  • Protección Es posible que por un tiempo necesites usar férulas; cabestrillos o muletas para tu comodidad y protección.
  • Ejercicios Es posible que el médico te recete fisioterapia y rehabilitación para ayudarte a fortalecer los músculos y mejorar el funcionamiento de la articulación.

Llama al cirujano si desarrollas alguno de los siguientes síntomas:

  • Fiebre
  • Dolor que no mejora con los medicamentos
  • Secreción de la incisión
  • Enrojecimiento o inflamación
  • Nuevo entumecimiento u hormigueo

Resultados

El cirujano examinará los hallazgos de la artroscopia contigo lo más pronto posible. También podrías recibir un informe escrito.

Después de la cirugía artroscópica para tratar una lesión o enfermedad articular, la curación puede llevar varias semanas. El cirujano supervisará tu evolución en las consultas de seguimiento y abordará los problemas.