La neutropenia se presenta cuando tienes muy pocos neutrófilos, un tipo de glóbulos blancos en la sangre. Mientras que todos los glóbulos blancos ayudan al cuerpo a combatir las infecciones, los neutrófilos son importantes para combatir ciertas infecciones, especialmente las causadas por bacterias.

Probablemente no vas a saber que tienes neutropenia. En general, sólo se sabe cuando se hacen análisis de sangre por otras razones.

Un solo análisis de sangre que muestre niveles bajos de neutrófilos no significa necesariamente que tengas neutropenia. Estos niveles pueden variar día a día, así que si un análisis de sangre muestra que tienes neutropenia, debe ser repetido para confirmación.

La neutropenia puede hacerte más vulnerable a las infecciones. Cuando la neutropenia es grave, hasta las bacterias normales en la boca y el sistema digestivo pueden causar enfermedades serias.

Hay varios factores que pueden causar neutropenia por la destrucción, la producción reducida, o el almacenamiento anormal de los neutrófilos.

La neutropenia no causa síntomas obvios, así que no te va a indicar por sí sola que debes ir al médico. Este trastorno generalmente se descubre cuando se hacen análisis de sangre por otras razones.

Habla con tu doctor sobre qué pueden significar los resultados de tus análisis. Detectar la neutropenia, y los resultados obtenidos de otras pruebas, podrían indicar la causa de la enfermedad. Tu doctor quizás también necesite repetir el análisis de sangre para confirmar tus resultados, o pedir exámenes adicionales para detectar qué está causando la neutropenia.

Si te han diagnosticado neutropenia, llama en seguida a tu médico si presentas signos de infección, que pueden incluir:

  • Fiebre de más de 100.4 grados F (38 grados C)
  • Escalofríos y sudor
  • Tos nueva o que empeora
  • Falta de aliento
  • Una llaga en la boca
  • Dolor de garganta
  • Cualquier cambio al orinar
  • Cuello rígido
  • Diarrea
  • Vómitos
  • Enrojecimiento o hinchazón alrededor de cualquier área donde hay un corte o desgarro en la piel
  • Una nueva secreción vaginal
  • Un dolor nuevo

Si tienes neutropenia, tu doctor puede recomendar medidas para reducir tu riesgo de infección, como tener las vacunas actualizadas, lavarte las manos con frecuencia y con cuidado, llevar una mascarilla, y evitar grupos grandes de gente, así como a cualquier persona que tenga un resfriado u otras enfermedades contagiosas.

Dec. 28, 2018