La linfocitosis, o un recuento elevado de linfocitos, es un aumento en un tipo de glóbulo blanco de la sangre denominado linfocito. Los linfocitos ayudan a combatir las enfermedades, por lo tanto es normal que la cantidad de linfocitos aumente temporalmente después de una infección.

En las personas adultas, un recuento notablemente mayor que 3000 linfocitos en un microlitro de sangre se considera, en general, linfocitosis. En los niños, el umbral para la linfocitosis varía según la edad. Puede ser un valor tan elevado como 9000 linfocitosis por microlitro. Los umbrales exactos para la linfocitosis pueden variar un poco de un laboratorio a otro.

Puedes tener un recuento de linfocitos más alto de lo normal pero tener pocos síntomas o no tener ninguno. Generalmente ocurre después de una enfermedad, es temporario y no hace daño.

Pero puede representar algo más grave, como cáncer en la sangre o una infección crónica. Es posible que el médico necesite realizar otras pruebas para determinar si el recuento de linfocitos es una causa de preocupación.

Un recuento alto de linfocitos puede ser aparente cuando el médico indica hacer análisis por otras razones o para ayudar a diagnosticar una enfermedad que ya se está padeciendo.

Habla con tu médico sobre el significado de los resultados de tus pruebas. Un recuento alto de linfocitos junto con los resultados obtenidos de otras pruebas pueden indicar la causa de la enfermedad.

Con frecuencia, hacer análisis de seguimiento durante varias semanas mostrará que la linfocitosis ya no está presente. Puede ser útil hacer análisis especiales de sangre si la linfocitosis persiste. Quizás el doctor te remita a un médico especialista en enfermedades de la sangre (hematólogo) si tu afección persiste o si la causa no se vuelve aparente.

Oct. 02, 2019