Un recuento de glóbulos blancos bajo (leucocitopenia) es una disminución de las células que combaten enfermedades (leucocitos) en la sangre. En la mayoría de los casos, la leucocitopenia está relacionada con una disminución de un tipo específico de glóbulo blanco (neutrófilo).

La definición de recuento de glóbulos blancos bajo varía de un consultorio médico a otro. En general, en el caso de los adultos, un recuento inferior a 4000 glóbulos blancos por microlitro de sangre se considera un recuento de glóbulos blancos bajo. En el caso de los niños, el umbral depende de la edad.

Algunas personas sanas tienen recuentos de glóbulos blancos más bajos que lo que generalmente se considera normal, pero que son normales para ellas.

Generalmente, un recuento bajo de glóbulos blancos se detecta cuando el médico solicita análisis para ayudar a diagnosticar una enfermedad que ya estás experimentando. Es raro que se trate de un hallazgo inesperado o simplemente se descubra por casualidad.

Habla con tu médico sobre el significado de los resultados de tus pruebas. Un recuento bajo de glóbulos blancos, junto con los resultados obtenidos de otras pruebas, pueden indicar la causa de la enfermedad. O tu médico puede sugerirte otras pruebas para un control posterior de tu enfermedad.

Debido a que un recuento crónico muy bajo de glóbulos blancos te hace vulnerable a las infecciones, pregúntale a tu médico acerca de las precauciones para evitar contraer enfermedades infecciosas. Lávate bien las manos y con frecuencia. También podrían aconsejarte que uses una máscara facial y que evites estar con personas resfriadas o con otra enfermedad.

Nov. 30, 2018