Los términos espasmo ocular, blefaroespasmo esencial benigno y espasmo hemifacial se utilizan para hacer referencia a tres trastornos diferentes. Cada tipo de espasmo tiene una causa diferente.

El espasmo del párpado (mioquimia) solo afecta el párpado. Es muy común y se presenta en la mayoría de las personas alguna vez. Puede afectar la parte superior o inferior del párpado, generalmente solo un ojo a la vez. Los espasmos del ojo pueden ser de prácticamente imperceptibles a muy molestos. Generalmente desaparecen en poco tiempo, pero pueden reaparecer en unas horas, días o un período más largo.

El blefaroespasmo esencial benigno comienza como un parpadeo más frecuente en ambos ojos y puede avanzar hasta terminar con los párpados completamente cerrados. Es relativamente poco frecuente, pero puede ser muy grave y afectar todos los aspectos de la vida de quien lo padece.

Espasmo hemifacial implica espasmos de los músculos de un lado del rostro, incluido el párpado.

Los espasmos oculares suelen desaparecer naturalmente en unos días o unas semanas con descanso, alivio del estrés y menor consumo de cafeína.

Programa una cita con tu médico si:

  • Los espasmos no desaparecen en unas semanas
  • El párpado se cierra completamente con cada espasmo, o tienes dificultad para abrir el ojo
  • Los espasmos se presentan también en otras partes del rostro o del cuerpo
  • Tienes el ojo rojo o hinchado, o hay secreción
  • Tus párpados están caídos
¬ Jan. 29, 2019