Los mareos pueden abarcar desde un desmayo breve a un trastorno de equilibrio grave que hace que el funcionamiento normal sea imposible. Entre los adultos mayores de 65 años, hasta un 30 por ciento tiene mareos.

Los mareos pueden sentirse como:

  • Aturdimiento, como si estuvieras por perder el conocimiento
  • Inseguridad, o pérdida del equilibrio
  • Sensación falsa de que tú o tus alrededores giran o se mueven (vértigo)
  • Sensación de que la cabeza flota, da vueltas o está oprimida

Los mareos a menudo son temporarios y desaparecen sin tratamiento. Cuando hables con el médico sobre tu enfermedad, trata de describir tus síntomas específicos, cómo te sientes cuando comienza el mareo y, una vez que haya pasado, qué lo provoca y cuánto dura. Esto ayudará al médico a diagnosticar la causa y tratarla.

Las causas de los mareos son tan variadas como sus síntomas. Pueden deberse sencillamente a la cinetosis: la sensación de náuseas que aparece al atravesar curvas cerradas o en montañas rusas. También pueden tener otras causas, como un problema del oído interno, infección, reducción del flujo sanguíneo debido a arterias obstruidas o enfermedades del corazón, efectos secundarios de un medicamento, ansiedad u otros trastornos. En ocasiones, no se puede identificar una causa.

En general, es poco probable que los mareos aislados, particularmente el vértigo, que se presentan sin ningún otro síntoma sean signo de un accidente cerebrovascular.

Algunas de las causas de los mareos incluyen las siguientes:

Generalmente, consulta con el doctor si sientes cualquier mareo o vértigo que sea recurrente, súbito, grave o prolongado, y sin explicación.

Busca atención médica de emergencia si tienes mareos o vértigo nuevos y graves con cualquiera de los siguientes:

  • Dolor de cabeza súbito e intenso
  • Dolor en el pecho
  • Dificultad para respirar
  • Entumecimiento o parálisis de los brazos o las piernas
  • Desmayo
  • Visión doble
  • Latidos del corazón rápidos o irregulares
  • Confusión o arrastrar las palabras
  • Dar traspiés o tener dificultad para caminar
  • Vómitos continuos
  • Convulsiones
  • Cambio súbito en la audición
  • Entumecimiento o debilidad en la cara

Entre tanto, estos consejos para autocuidado pueden ser útiles:

  • Muévete lentamente. Cuando estés acostado y te levantes, muévete con lentitud. Muchas personas se marean si se levantan muy rápido.
  • Toma mucho líquido. Mantenerse bien hidratado puede ayudar a evitar o a aliviar varios tipos de mareos.
  • Evita la cafeína y el tabaco. Al reducir el flujo sanguíneo, estas sustancias pueden empeorar los síntomas.
Dec. 14, 2018