La tos es la manera que tiene el cuerpo de responder cuando algo irrita la garganta o las vías respiratorias. Un agente irritante estimula los nervios que envían un mensaje al cerebro. Luego, el cerebro les indica a los músculos del pecho y el abdomen que liberen el aire de los pulmones para expulsar al agente irritante.

Una tos ocasional es normal y saludable. Sin embargo, una tos persistente durante varias semanas o acompañada de expectoración con mucosidad descolorida o con sangre puede indicar una enfermedad que necesita atención médica.

A veces, la tos puede ser muy fuerte. Una tos prolongada y vigorosa puede irritar los pulmones y causar aún más tos. Produce cansancio y puede causar problemas para dormir, mareos o desmayos, dolores de cabeza, incontinencia urinaria, vómitos y hasta costillas rotas.

Si bien tener tos de vez en cuando es normal, tener tos por un período prolongado puede ser signo de un problema médico.

La tos se considera «aguda» si dura menos de tres semanas. Se considera «crónica» si dura más de ocho semanas (cuatro semanas en el caso de los niños).

Algunas de las causas de la tos incluyen las siguientes:

Llama al médico si tu tos (o la tos de tu hijo) no desaparece después de varias semanas, o si también se presenta uno de estos síntomas:

  • Tos con flema espesa, amarilla verdosa
  • Silbido al respirar
  • Fiebre
  • Dificultad para respirar
  • Desmayos
  • Hinchazón de los tobillos o pérdida de peso

Busca atención de urgencia si tu hijo presenta lo siguiente:

  • Ahogo o vómitos
  • Dificultad para respirar o tragar
  • Tos con flema con sangre o coloración rosa
  • Dolor en el pecho

Medidas de cuidado personal

Los medicamentos para la tos generalmente solo se usan cuando la tos es un trastorno agudo, causa mucha incomodidad, interfiere con el sueño, y no se asocia con ningunos de los síntomas que pueden preocupar y que se indicaron antes. Si usas medicamentos para la tos, asegúrate de seguir las instrucciones de dosificación.

Los medicamentos para tos y antigripales de venta libre tienen como objeto el tratamiento de los síntomas de la tos y los resfriados, no la enfermedad no aparente. La investigación sugiere que no se ha probado que estos medicamentos funcionen mejor que las medicinas inactivas (placebo). Aún más importante, existe la posibilidad de que estos medicamentos causen efectos secundarios graves, incluyendo sobredosis fatales para niños menores de 2 años.

No uses medicamentos de venta libre, con excepción de los que reducen la fiebre o calman el dolor, para tratar tos y resfriados en niños menores de 6 años. También considera no dar estos medicamentos a niños menores de 12 años.

Para aliviar la tos, prueba estas sugerencias:

  • Chupa pastillas para la tos o caramelos duros. Pueden aliviar la tos seca y suavizar la garganta irritada. Pero no se los des a niños menores de 6 años, porque existe riesgo de atragantamiento.
  • Considerar tomar miel. Una cucharadita de miel puede ayudar a aflojar la tos. No les des miel a los niños menores de un año porque la miel puede contener bacterias peligrosas para los bebés.
  • Humedece el aire. Usa un humidificador de vaporización fría o toma una ducha con mucho vapor.
  • Bebe líquidos. Los líquidos ayudan a diluir la mucosidad en la garganta. Los líquidos calientes, como los caldos o el zumo de limón, pueden suavizar la garganta.
  • Evita el humo de tabaco. Fumar o respirar humo de segunda mano puede empeorar la tos.
Aug. 01, 2019