El dolor anal, es decir, el dolor que afecta la zona del ano y el recto (región perianal), es una afección frecuente. Si bien la mayoría de las causas del dolor anal son benignas, el dolor en sí puede ser intenso por la gran cantidad de terminaciones nerviosas en la región perianal.

La mayoría de las enfermedades que provocan dolor anal también pueden ocasionar sangrado rectal, que, en general, es más alarmante que grave.

Las causas del dolor anal suelen poder diagnosticarse con facilidad. En general, el dolor anal se puede tratar con analgésicos de venta libre y baños con agua caliente (baños de asiento).

Busca atención médica inmediata

Pídele a otra persona que te lleve a una clínica de atención inmediata o a una sala de urgencias si manifiestas lo siguiente:

  • Importante cantidad de sangrado rectal o sangrado rectal que no cesa, especialmente si está acompañado por aturdimiento, mareos o sensación de desmayo
  • Dolor anal que empeora, se expande o está acompañado de fiebre, escalofríos o secreción

Programa una visita con un médico

Pide una consulta con tu médico si el dolor dura más de unos días y si las medidas de cuidado personal no están ayudando. Pide también una consulta con el médico si el dolor anal está acompañado de un cambio en el hábito intestinal o de sangrado rectal.

Una hemorroide que se manifiesta rápidamente o que es particularmente dolorosa puede haber desarrollado un coágulo sanguíneo en el interior (trombosada). La extracción del coágulo dentro de las primeras 48 horas generalmente es lo que permite el máximo alivio, por lo que es importante solicitar una consulta con el médico a tiempo. El coágulo sanguíneo de una hemorroide trombosada, si bien es doloroso, no puede desprenderse y viajar a otras partes del cuerpo, por lo que no causará ninguna otra complicación (como un accidente cerebrovascular) asociada con los coágulos sanguíneos que se forman en otras partes del cuerpo.

Consulta al médico si tienes sangrado rectal, particularmente si tienes más de 40 años, para descartar enfermedades poco frecuentes pero graves, como el cáncer de colon.

Cuidado personal

Según la causa de tu dolor anal, hay algunas medidas que puedes adoptar en casa para aliviar el dolor. Algunos de ellos son:

  • Comer más frutas, vegetales y granos enteros, hacer ejercicio diariamente y tomar ablandadores de heces, si es necesario, para facilitar el movimiento intestinal, reducir el esfuerzo al evacuar y aliviar el dolor
  • Sentarse dentro de una bañera con agua caliente hasta la cadera (conocido como «baño de asiento») varias veces al día para aliviar el dolor producido por las hemorroides, fisuras anales o espasmos del músculo rectal
  • Aplicar una crema de venta libre para las hemorroides o crema de hidrocortisona para las fisuras anales
  • Tomar analgésicos de venta libre para aliviar el dolor como paracetamol (Tylenol, otros), aspirina o ibuprofeno (Advil, Motrin IB, otros)
Aug. 22, 2019