Al elegir un medicamento, evalúa los beneficios y los riesgos de los corticoides, como la prednisona.

Escrito por el personal de Mayo Clinic

Los corticoides —como la cortisona, la hidrocortisona y la prednisona— son útiles para el tratamiento de muchas afecciones, como las erupciones, el lupus y el asma. Pero estos medicamentos representan un riesgo de efectos secundarios graves. Junto con tu médico, podrás tomar las medidas necesarias para reducir estos efectos secundarios, de manera tal que los beneficios de los corticoides sean más importantes que los riesgos.

Los corticosteroides imitan los efectos de las hormonas que produce el organismo de forma natural en las glándulas suprarrenales, que se encuentran sobre los riñones. Cuando se recetan en dosis que superan los niveles habituales del cuerpo, los corticosteroides inhiben la inflamación. Esto puede reducir los signos y síntomas de las afecciones inflamatorias, como la artritis y el asma.

Los corticosteroides también inhiben el sistema inmunitario, lo que puede ayudar a controlar afecciones en las que el sistema inmunitario ataca tejidos propios por error.

Los medicamentos con corticosteroides se usan para tratar la artritis reumatoide, el lupus, el asma, las alergias y muchas otras afecciones. Además, se emplean para tratar la enfermedad de Addison, una afección en la que las glándulas suprarrenales no pueden producir ni siquiera la cantidad mínima de corticosteroides que el cuerpo necesita. Estos medicamentos también ayudan a inhibir el sistema inmunitario para prevenir el rechazo de órganos en los beneficiarios de los trasplantes.

Puedes usar los corticosteroides de las siguientes maneras:

  • Por vía oral. Las tabletas, las cápsulas o los jarabes ayudan a tratar la inflamación y el dolor asociados con ciertas afecciones crónicas, como la artritis reumatoide y el lupus.
  • Con un inhalador y con un aerosol intranasal. Estas formas ayudan a controlar la inflamación asociada con el asma y con las alergias nasales.
  • De manera tópica. Las cremas y los ungüentos pueden ayudar a curar muchas afecciones de la piel.
  • Con una inyección. Esta forma, por lo general, se usa para tratar signos y síntomas musculares y articulares, como el dolor y la inflamación de la tendinitis.

Los corticoides tienen efectos secundarios potenciales, algunos de los cuales pueden causar problemas de salud graves. Cuando sabes que es posible que aparezcan efectos secundarios, puedes tomar medidas para controlar su repercusión.

Efectos secundarios de los corticosteroides orales
Dado que los corticosteroides orales afectan el cuerpo entero, y no una zona en particular, esta vía de administración es la más propensa a causar efectos secundarios importantes. Los efectos secundarios dependen de la dosis del medicamento y pueden incluir los siguientes:

  • Presión alta en los ojos (glaucoma)
  • Retención de líquidos, que causa hinchazón en la parte inferior de las piernas
  • Presión arterial alta
  • Problemas relacionados con el estado de ánimo, la memoria, el comportamiento y otros efectos psicológicos
  • Aumento de peso, con depósitos de grasa en el abdomen, la cara y la parte posterior del cuello

Si tomas corticosteroides orales por un período más prolongado, podrías experimentar lo siguiente:

  • Opacidad del cristalino de un ojo o de ambos (cataratas)
  • Nivel alto de azúcar en sangre, que puede desencadenar o empeorar la diabetes
  • Mayor riesgo de contraer infecciones
  • Debilitamiento de los huesos (osteoporosis) y fracturas
  • Inhibición de la producción de hormonas de la glándula suprarrenal
  • Piel delgada, tendencia a la formación de moretones y cicatrización lenta de las heridas

Efectos secundarios de los corticosteroides inhalados
Al usar corticosteroides inhalados, parte del medicamento puede depositarse en la boca y en la garganta, en lugar de llegar a los pulmones. Esto puede causar lo siguiente:

  • Infección fúngica en la boca (candidiasis bucal)
  • Ronquera

Si te enjuagas la boca con agua y haces gárgaras —sin tragar— después de inhalar el corticosteroide, podrías evitar la irritación en la boca y la garganta. Algunos investigadores especularon sobre la idea de que los corticosteroides inhalados pueden reducir los índices de crecimiento en niños que los usan para tratar el asma.

Efectos secundarios de los corticosteroides tópicos
Los corticosteroides tópicos pueden provocar piel delgada, lesiones de enrojecimiento de la piel y acné.

Efectos secundarios de los corticosteroides inyectables
Los corticosteroides inyectables pueden provocar efectos secundarios temporales cerca del lugar de la inyección. Estos comprenden, entre otros, adelgazamiento de la piel, decoloración de la piel, enrojecimiento de la cara, insomnio y nivel elevado de azúcar en sangre. Los médicos suelen limitar las inyecciones de corticosteroides a tres o cuatro por año, según la situación de cada paciente.

Para obtener el mayor beneficio de los corticoides y minimizar los riesgos, haz lo siguiente:

  • Prueba con dosis menores o con dosificaciones intermitentes. Las nuevas presentaciones de los corticoides vienen en diferentes concentraciones y duración de acción. Consulta al médico sobre el uso de medicamentos de dosis baja y de acción corta o sobre tomar corticoides en días alternos en lugar de todos los días.
  • Opta por corticoides no orales. Los corticoides que se inhalan, por ejemplo, para el asma, llegan directamente a la superficie de los pulmones, lo que reduce la exposición del resto del cuerpo al medicamento y produce menos efectos secundarios.
  • Toma decisiones saludables durante el tratamiento. Cuando tomes corticoides durante un período prolongado, habla con el médico sobre las opciones para reducir los efectos secundarios. Sigue una alimentación saludable y participa en actividades para mantener un peso saludable y fortalecer los huesos y los músculos.
  • Ten cuidado cuando interrumpas el tratamiento. Si tomas corticoides orales durante un período prolongado, es posible que las glándulas suprarrenales produzcan menos hormonas esteroides naturales. Para darle tiempo a las glándulas suprarrenales para recuperar esta función, es posible que el médico reduzca la dosis de forma progresiva. Si la dosis se reduce demasiado rápido, podrás presentar fatiga, dolores corporales y aturdimiento.
  • Utiliza un brazalete de alerta médica. Se recomienda que utilices esta identificación, o una similar, si has estado usando corticoides durante un período prolongado.
  • Hazte controles regulares. Si estás haciendo un tratamiento con corticoides a largo plazo, consulta al médico de forma periódica para controlar los efectos secundarios.

Los corticoides pueden provocar una variedad de efectos secundarios. Sin embargo, también pueden aliviar la inflamación, el dolor y las molestias de muchas enfermedades y afecciones. Si, con el asesoramiento del médico, haces elecciones que minimicen los efectos secundarios, podrías obtener beneficios considerables con un menor riesgo de sufrir esos problemas.

June 13, 2018