El embarazo adolescente puede tener una gran repercusión en la vida de un adolescente. Ayuda a tus hijos e hijas a comprender las opciones, los riesgos para la salud y los desafíos futuros.

Escrito por el personal de Mayo Clinic

El embarazo puede ser una de las experiencias más difíciles de afrontar para un adolescente. Aprende a ayudar a tu hijo adolescente a abordar los desafíos que le esperan.

El embarazo adolescente puede suponer una crisis para tu adolescente y tu familia. Las reacciones frecuentes pueden incluir ira, culpa y negación. Tu hija o hijo adolescente también podría sufrir ansiedad, miedo, conmoción y depresión. Pregúntale qué siente y habla sobre lo que está por venir. En este momento, tu adolescente necesita tu amor, tu orientación y tu apoyo más que nunca.

Una adolescente embarazada tiene una variedad de opciones para considerar; entre ellas:

  • Conservar al bebé. Muchas adolescentes embarazadas se quedan con su bebé. Algunas eligen casarse con su pareja y criar al bebé juntos. Otras cuentan con el apoyo de la familia para criar al bebé. Si bien terminar la escuela y conseguir un buen trabajo puede ser un desafío, es posible lograrlo con ayuda y trabajo arduo. Si tu hija adolescente planea conservar al bebé, analiza los desafíos y las responsabilidades que esto implica.
  • Dar el bebé en adopción. Algunas adolescentes embarazadas dan su bebé en adopción. Si tu hija adolescente está considerando esta opción, investiga sobre los diferentes tipos de adopción disponibles. Además, analiza la repercusión emocional en todos los involucrados.
  • Acabar con el embarazo. Algunas adolescentes embarazadas deciden acabar con el embarazo. Si tu hija adolescente está considerando interrumpir el embarazo, analiza los riesgos y la repercusión emocional. Ten en cuenta que algunos estados exigen una notificación a los padres para los abortos provocados.

Además de hablar contigo, anima a tu hija adolescente a analizar las opciones con su pareja, el proveedor de atención médica o un especialista en asesoramiento sobre el embarazo. También podría ser útil hablar con un psicólogo o un trabajador social.

Durante el embarazo, las adolescentes parecen tener mayor riesgo de tener presión arterial alta, anemia, parto prematuro, bebés con bajo peso al nacer y depresión posparto. Alienta a tu hija adolescente a hacer lo siguiente:

  • Buscar atención médica prenatal. Durante el embarazo, las consultas prenatales regulares pueden ayudar al proveedor de atención médica de tu hija adolescente a supervisar su salud y la del bebé. Es posible que las adolescentes necesiten atención médica prenatal especializada.
  • Hacerse análisis de infecciones de transmisión sexual. Si tu hija adolescente tiene una infección de transmisión sexual, el tratamiento es fundamental.
  • Seguir una dieta saludable. Durante el embarazo, tu hija adolescente necesitará más ácido fólico, calcio, hierro y otros nutrientes esenciales. Una vitamina prenatal a diario puede ayudar a completar las carencias.
  • Mantenerse físicamente activa. La actividad física regular puede aliviar el malestar y aumentar el nivel de energía de tu hija adolescente. Alienta a tu hija adolescente a obtener la aprobación de un proveedor de atención médica antes de empezar o continuar un programa de ejercicios, en especial si tiene una enfermedad no diagnosticada.
  • Aumentar de peso de manera inteligente. Aumentar la cantidad adecuada de peso es bueno para la salud del bebé y puede ayudar a tu hija adolescente a bajar fácilmente de peso después del parto.
  • Evitar las sustancias riesgosas. El alcohol, el tabaco y cualquier droga ilegal están prohibidos durante el embarazo. Incluso el consumo de suplementos y medicamentos recetados y de venta libre merecen precaución.
  • Tomar clases de parto. Estas clases pueden ayudar a tu hija adolescente a prepararse para el embarazo, la labor de parto, la lactancia, y para ser madre.

Si tu hija adolescente no tiene el dinero o el transporte para obtener la atención médica prenatal, o necesita ayuda para terminar la escuela, un asesor o trabajador social podría ayudarla.

El embarazo adolescente suele repercutir negativamente en el futuro de los adolescentes. Las madres adolescentes tienen menos probabilidades de graduarse del secundario y de asistir a la universidad, tienen más probabilidades de vivir en la pobreza y más riesgos de sufrir violencia doméstica.

Los hijos de padres adolescentes también tienen más probabilidades de sufrir enfermedades, problemas de aprendizaje, desatención o abuso. Las hijas de padres adolescentes tienen más probabilidades de quedar embarazadas durante la adolescencia.

Si tu hija adolescente decide continuar con el embarazo, habla de frente con ella sobre estos desafíos. Analiza los objetivos que tiene tu hija adolescente y cómo podrá hacer para alcanzarlos siendo madre. Busca programas que ayuden a las adolescentes embarazadas a continuar con la escuela o a terminar el cursado desde casa. Motiva a tu hija adolescente para que tome clases de crianza de hijos, y ayúdala a prepararse para educar y mantener económicamente a su hijo.

Recuerda que tu amor y tu apoyo pueden ayudar a tu hija adolescente a enfrentar el embarazo y los desafíos posteriores.

Aug. 06, 2019