Fertilización e implantación

Fecundación de un óvulo e implantación en el útero

Durante la fertilización, el esperma y el óvulo se unen en una de las trompas de Falopio para formar un cigoto. Después, el cigoto pasa por la trompa de Falopio, en donde se convierte en una mórula. Una vez que llega al útero, la mórula se convierte en un blastocisto. Después, el blastocisto se adhiere a la pared uterina — a este proceso se le llama implantación.