Embarazo pasado de término: qué hacer cuando el bebé no llega

Un embarazo pasado de término puede dejarte cansada y ansiosa. Infórmate sobre las posibles causas y lo que puede significar para ti y tu bebé.

Escrito por el personal de Mayo Clinic

La fecha prevista de parto ya pasó, y el embarazo continúa. ¿Qué sucede?

Aunque la fecha prevista de parto parezca tener un efecto mágico, es solo un cálculo del momento en que el embarazo alcanzará las 40 semanas. No es un cálculo de cuándo nacerá el bebé. Es común dar a luz antes o después de la fecha prevista de parto. De hecho, un embarazo solo se considera "prolongado" cuando han transcurrido dos semanas luego de la fecha prevista de parto.

¡Basta ya!

Es más probable que tengas un embarazo prolongado en los siguientes casos:

  • Es tu primer embarazo.
  • Tuviste un embarazo anterior que se prolongó dos semanas después de la fecha prevista de parto.
  • El bebé es varón.
  • Tienes un índice de masa corporal de 30 o más (obesidad).
  • La fecha prevista de parto se calculó mal. Esto puede deberse a una confusión respecto de la fecha de inicio de tu última menstruación. Puede ocurrir, también, cuando la fecha se calcula a partir de una ecografía hecha luego de las 22 semanas de embarazo.

En algunos casos, también puede influir la genética. En muy pocas ocasiones, un embarazo pasado de término puede estar relacionado con problemas con la placenta o el bebé.

Sea cual fuere la causa, probablemente estés cansada del embarazo y sientas más ansiedad a medida que pasan los días. Por suerte, un embarazo pasado de término no dura para siempre. El trabajo de parto podría comenzar en cualquier momento.

¿Cuáles son los riesgos?

Entre la semana 41 y la semana 41 y seis días, el embarazo se denomina embarazo a término tardío. Cuando el embarazo llega a las 42 semanas o más, es un embarazo prolongado. Un embarazo a término tardío o prolongado puede presentar riesgo de problemas en la salud, como los siguientes:

  • Tamaño del bebé más grande que el promedio (macrosomía fetal). Esto aumenta las probabilidades de que necesites fórceps, un dispositivo de vacío u otro instrumento de ayuda para el parto. Además, puede aumentar el riesgo de que se deba hacer una cesárea. Si el bebé es grande, es más probable que uno de sus hombros quede atascado en el hueso pélvico durante el parto (distocia de hombro).
  • Síndrome de posmadurez. Este síndrome se caracteriza por una disminución de la grasa debajo de la piel del bebé, la falta de una cubierta grasosa (unto sebáceo), una disminución del vello suave como pelusa (lanugo) y la tinción del líquido amniótico, la piel y el cordón umbilical por la primera evacuación intestinal del bebé (meconio).
  • Bajo nivel de líquido amniótico (oligohidramnios). Esto puede afectar la frecuencia cardíaca del bebé y comprimir el cordón umbilical durante las contracciones.

Los embarazos a término tardío y prolongados pueden causar problemas relacionados con el parto. Algunas madres pueden tener lo siguiente:

  • Desgarros vaginales graves
  • Infección
  • Sangrado posparto

Control del embarazo

Cuando ha pasado más de una semana de la fecha prevista de parto, el proveedor de atención médica podría hacer una prueba para medir la frecuencia cardíaca del bebé (prueba en reposo). Esta prueba se puede combinar con una ecografía para evaluar la frecuencia cardíaca, la respiración, el tono muscular y el movimiento (perfil biofísico) del bebé. Por lo general, también se observa el líquido amniótico.

A partir de estas pruebas, el proveedor de atención médica puede recomendar la inducción del trabajo de parto. Mediante la inducción se inician las contracciones uterinas antes de que el trabajo de parto comience por sí solo.

Un empujón al bebé

Es posible que el proveedor de atención médica sugiera métodos para iniciar el trabajo de parto, como los siguientes:

  • Maduración del cuello del útero. Podrían darte medicamentos para ablandar y agrandar el cuello del útero. Para ello, el proveedor de atención médica también podría introducir en el cuello del útero un tubo pequeño (catéter) con un globo inflable en la punta.
  • Despegamiento de las membranas del saco amniótico. Con esta técnica, también conocida como separación de membranas, el proveedor de atención médica introduce un dedo enguantado para despegar el recubrimiento del saco amniótico cerca del feto. De esa manera, se separa el saco del cuello del útero y de la pared uterina inferior.
  • Rotura del saco amniótico. Si el saco amniótico sigue intacto, el proveedor de atención médica podría hacer un orificio con un gancho delgado de plástico para liberar el líquido de su interior. El orificio hace romper aguas.
  • Uso de medicamentos para iniciar las contracciones. Para provocar el trabajo de parto, se puede administrar una versión de oxitocina (Pitocin), una hormona que hace que el útero se contraiga.

Normalmente, la maduración del cuello del útero, la rotura del saco amniótico y el uso de Pitocin para iniciar las contracciones se hacen en la unidad de trabajo de parto y parto de un hospital.

No te desanimes

Ya sea que decidas esperar y ver qué pasa o programar una inducción, mantente en contacto con tu proveedor de atención médica. Asegúrate de saber qué hacer cuando creas que ha comenzado el trabajo de parto. Mientras tanto, disfruta lo más que puedas lo que queda del embarazo.

Sept. 22, 2022 See more In-depth