Embarazo pasado de término: qué hacer cuando el bebé no llega

Un embarazo pasado de término puede producir cansancio y ansiedad. Averigua qué puede provocar un embarazo pasado de término y qué puede significar para ti y para tu bebé.

Escrito por el personal de Mayo Clinic

La fecha de parto ya ha pasado, y sigues embarazada. ¿Qué está pasando?

Si bien la fecha de parto parecería tener propiedades mágicas, es simplemente un cálculo estimativo del momento en que el bebé tendrá 40 semanas. La fecha de parto no indica cuándo nacerá el bebé. Es normal dar a luz antes o después de la fecha de parto. De hecho, el embarazo debe continuar durante dos semanas después de la fecha de parto para que se lo considere oficialmente un embarazo pasado de término.

¡Basta ya!

Es posible que tengas más probabilidades de tener un embarazo pasado de término si:

  • Este es tu primer embarazo
  • Ya tuviste un embarazo pasado de término
  • Tu bebe es un niño
  • Eres obesa
  • La fecha de parto se calculó de manera incorrecta, posiblemente debido una confusión con la fecha exacta del comienzo del último período menstrual, o si la fecha de parto se basó en una ecografía de finales del segundo o tercer trimestre.

Rara vez, el embarazo pasado de término puede estar relacionado con problemas con la placenta o con el bebé.

Sea cual sea la causa, probablemente estés cansada de estar embarazada, y ni hablar de la ansiedad. Ten la seguridad de que un embarazo pasado de término no durará para siempre. El trabajo de parto podría comenzar en cualquier momento.

Riesgos de un embarazo pasado de término

Las investigaciones indican que cuando un embarazo se extiende entre 41 semanas y 41 semanas y 6 días (embarazo prolongado), así como 42 semanas o más (embarazo pasado de término), el bebé podría correr un mayor riesgo de sufrir problemas de salud, como los siguientes:

  • Ser significativamente más grande que el promedio al momento del parto (macrosomía fetal), lo que podría aumentar el riesgo de un parto vaginal instrumentado, una cesárea o que quede un hombro atascado detrás del hueso pélvico durante el parto (distocia de hombros)
  • Padecer síndrome de posmadurez, que se caracteriza por una disminución de la grasa debajo de la piel, la falta de una cubierta grasosa (unto sebáceo), una disminución del vello suave como pelusa (lanugo) y tinción del líquido amniótico, la piel y el cordón umbilical por la primera evacuación intestinal del bebé (meconio)
  • Presentar un bajo nivel de líquido amniótico (oligohidramnios), lo que puede afectar la frecuencia cardíaca del bebé y comprimir el cordón umbilical durante las contracciones

Los embarazos prolongados y pasados de término también pueden suponer riesgos, como complicaciones durante el parto:

  • Desgarros vaginales graves
  • Infección
  • Sangrado posparto

Controla tu embarazo

La atención médica prenatal continuará hasta después de la fecha prevista de parto. Durante las visitas, el proveedor de atención médica controlará la talla, la frecuencia cardíaca y la posición de tu bebé, y te hará preguntas sobre los movimientos del bebé.

Si ha pasado más de una semana de la fecha del parto, el proveedor de atención médica podría controlar la frecuencia cardíaca fetal (prueba en reposo) y analizar el volumen del líquido amniótico, o podría combinar la prueba en reposo con una ecografía fetal (perfil biofísico). En algunos casos, se puede recomendar la inducción del trabajo de parto. La inducción del trabajo de parto es la estimulación de las contracciones uterinas durante el embarazo para iniciar un parto vaginal, antes de que el trabajo de parto comience por sí solo.

Un empujón al bebé

Si tú y el proveedor de atención médica deciden inducir el trabajo de parto, se te puede administrar un medicamento para ayudar a que el cuello del útero madure. El proveedor de atención médica podría dilatar el cuello del útero insertando una sonda pequeña (catéter) con un globo inflable en su extremo. Llenar el globo con solución salina y apoyarlo contra la parte interior del cuello uterino ayuda a madurar el cuello uterino. Si el saco amniótico todavía está intacto, el proveedor de atención médica puede romperlo mediante un orificio con un gancho delgado de plástico.

Si es necesario, también pueden darte medicación para que comiencen las contracciones. La elección frecuente es Pitocin, una versión sintética de la oxitocina, una hormona que hace que el útero se contraiga.

No te desanimes

¡Estás en la recta final! Ya sea que el proveedor de atención médica sugiera permanecer a la expectativa o que programe una inducción, mantente en contacto y asegúrate de saber qué hacer si crees que estás en trabajo de parto. Mientras tanto, haz lo posible por disfrutar el resto del embarazo.

Nov. 20, 2018 See more In-depth