Leche de fórmula: 7 pasos para prepararla de manera segura

¿Estás midiendo de manera correcta la cantidad de leche de fórmula de tu bebé? ¿La estás almacenando de manera correcta? ¿Tienes los utensilios limpios? Para asegurarte, sigue estos siete pasos.

Escrito por el personal de Mayo Clinic

Has elegido la fórmula para tu bebé con cuidado, ¿pero la preparas correctamente? Sigue estos pasos para garantizar la nutrición adecuada y evitar enfermedades relacionadas con la alimentación.

1. Verifica la fecha de caducidad

Busca la fecha de caducidad o la leyenda "usar antes de" en el envase de la fórmula para bebé. Si ha pasado la fecha de caducidad, no puedes garantizar la calidad de la fórmula. No compres ni uses fórmula para lactantes vencida.

2. Lávate las manos

Antes de preparar la fórmula, lávate bien las manos con agua y jabón. Sécate bien las manos. Asegúrate de que el área donde prepararás la fórmula esté limpia.

3. Preparar el biberón

Esteriliza los biberones, las tetinas, las tapas y los anillos antes de usarlos por primera vez. Puedes hervir el biberón y los accesorios en agua durante cinco minutos, usar una bolsa esterilizadora para microondas, o bien, un esterilizador eléctrico de vapor.

Después del primer uso, normalmente no es necesario volver a esterilizar el biberón y los accesorios. Lava estos utensilios con agua caliente y jabón. Los cepillos para limpiar biberones y tetinas pueden ser útiles para limpiar los lugares difíciles. También puedes usar el lavaplatos.

Sin embargo, si tu bebé es menor de 3 meses, nació prematuramente o tiene un sistema inmunitario comprometido, podrías considerar continuar desinfectando los elementos para alimentarlo.

4. Agrega agua a la leche de fórmula en polvo o líquida concentrada.

Si usas fórmula en polvo o líquida concentrada, deberás agregarle agua. Sigue las indicaciones del fabricante respecto de la cantidad de agua adecuada.

Para preparar la fórmula en polvo o líquida concentrada, puedes usar cualquier tipo de agua limpia (corriente o embotellada). Si tienes dudas sobre la pureza de tu suministro de agua, consulta con el médico de tu bebé o con tu proveedor de agua. Muchos sistemas públicos de agua hacen pruebas de agua potable a pedido. Si usas agua de pozo, hiérvela por un minuto y enfríala hasta que tenga la temperatura corporal, 98,6º F (37º C). Mide el agua antes de hervirla.

Otro aspecto importante para tener en cuenta es la cantidad de fluoruro presente en el agua que usas para preparar la fórmula en polvo o líquida concentrada del bebé. La exposición al fluoruro durante el período de lactancia ayuda a prevenir las caries. Sin embargo, la mezcla habitual de fórmula en polvo o líquida concentrada con agua fluorada podría aumentar el riesgo de desarrollar rayas o líneas blancas tenues en los dientes (fluorosis) si estas fórmulas son la principal fuente de alimentación de tu hijo.

Si te preocupa la fluorosis, busca alguna forma de minimizar la exposición de tu bebé al fluoruro. Por ejemplo, podrías optar por una fórmula lista para usar, que contiene poco fluoruro, o alternar entre el agua corriente fluorada y el agua embotellada con poco contenido de fluoruro (como agua embotellada purificada, desmineralizada, desionizada o destilada) para preparar la fórmula concentrada. Sin embargo, si alimentas a tu bebé solo con fórmula lista para usar o fórmula concentrada mezclada con agua poco fluorada, el médico de tu bebé podría recomendarte suplementos con fluoruro a partir de los 6 meses.

5. Mide la cantidad de leche de fórmula

Mide cuidadosamente la cantidad de agua y fórmula que agregas. Si tiene demasiada agua, puede que la fórmula no cumpla las necesidades nutricionales de tu bebé. Si tiene muy poca agua, puede hacer que tu bebé se deshidrate.

Para la leche de fórmula lista para usar:

  • Vierte la cantidad de leche de fórmula suficiente para una ración en un biberón limpio.
  • Usa solo leche de fórmula; no agregues agua ni ningún otro líquido.
  • Agrega la tetina y la tapa al biberón.

Para la leche de fórmula líquida concentrada:

  • Vierte la cantidad de agua necesaria en un biberón limpio.
  • Vierte la cantidad de fórmula necesaria en el biberón.
  • Coloca la tetina y la tapa al biberón y agita bien.

Para la leche de fórmula en polvo:

  • Determina la cantidad de leche de fórmula que deseas preparar y sigue las instrucciones del envase.
  • Mide la cantidad de agua necesaria y agrégala a un biberón limpio.
  • Usa la cuchara incluida en el envase de la leche de fórmula para agregar la fórmula en polvo. Agrega la cantidad de cucharadas necesaria al biberón.
  • Coloca la tetina y la tapa al biberón y agita bien.

6. Calienta la fórmula, si es necesario

Está bien darle a tu bebé la fórmula a temperatura ambiente o incluso fría. Si tu bebé prefiere tomar la fórmula tibia, coloca el biberón lleno en un tazón con agua caliente y déjalo reposar durante algunos minutos (o bien, entibia el biberón debajo del agua corriente). Prueba la temperatura poniéndote algunas gotas en el dorso de la mano. La fórmula debe estar tibia, no caliente.

No calientes el biberón en el microondas. Es posible que la fórmula no se caliente de manera uniforme y queden partes más calientes que podrían quemarle la boca al bebé.

Tira la fórmula restante al final de cada comida si ha pasado más de una hora desde que empezaste a alimentar al bebé. Resiste la tentación de refrigerar el contenido una vez que hayas alimentado a tu bebé, ya que las bacterias de la boca del bebé pueden multiplicarse aun en el refrigerador.

7. Almacena la fórmula de manera segura

Si usas una fórmula lista para usar, tapa y refrigera la fórmula que haya sobrado de un envase recién abierto. Desecha la fórmula restante que haya permanecido en el refrigerador durante más de 48 horas.

Si preparas y llenas varios biberones de fórmula en polvo o líquida concentrada de una vez, haz lo siguiente:

  • Etiqueta cada biberón con la fecha en que se preparó la fórmula.
  • Refrigera los biberones adicionales hasta que los uses.
  • Desecha la fórmula preparada que haya permanecido en el refrigerador durante más de 24 horas.

Si tienes dudas sobre si un envase o un biberón de fórmula es seguro, deséchalo.

July 29, 2021 See more In-depth