Adopta estrategias saludables para hacer frente a la situación

Las secuelas del suicidio de un ser amado suelen ser física y emocionalmente agotadoras. Conforme avanzas en tu pesar, ten cuidado de proteger tu propio bienestar.

  • Mantente en contacto. Acércate a tus seres amados, amigos y líderes espirituales en busca de confort, comprensión y alivio. Rodéate de personas que deseen escuchar cuando necesites hablar, así como de aquellos que simplemente te ofrezcan un hombro para apoyarte cuando decidas estar en silencio.
  • Lleva tu luto a tu manera. Haz lo que es correcto para ti, no necesariamente para otras personas. No hay una forma “correcta” de llevar un duelo. Si encuentras muy doloroso visitar la tumba de tu ser amado o compartir los detalles de su muerte, espera hasta que estés listo.
  • Prepárate para recuerdos dolorosos. Tal vez haya aniversarios, días festivos y otras ocasiones especiales que representen para ti recuerdos dolorosos del suicidio de tu ser amado. No te reprendas por estar triste o afligido; en vez de ello, considera cambiar o suspender los actos familiares tradicionales que sea muy doloroso continuar.
  • No te apresures. El perder a alguien que se suicida es un golpe tremendo y el alivio debe llegar a su propio ritmo. No te sientas apurado por las expectativas de alguien más que considere que el proceso está siendo "demasiado prolongado".
  • Espera retrocesos. Algunos días serán mejores que otros — incluso años después del suicidio —, lo cual está bien. El alivio no suele presentarse en forma directa.
  • Considera un grupo de apoyo para los familiares afectados por el suicidio. Es muy probable que compartir tu historia con otros que experimentan el mismo tipo de pesar te ayude a encontrar un sentido de propósito o fortaleza. Sin embargo, si el participar en esos grupos te mantiene cavilando acerca de la muerte de tu ser amado, busca otros métodos de respaldo.

Identifica cuándo es momento de buscar ayuda profesional

Si experimentas angustia intensa o que no desaparece, o problemas físicos, acude a tu médico o proveedor de salud mental para obtener ayuda. Buscar ayuda profesional es importante, sobre todo cuando detectas que tienes depresión o pensamientos recurrentes de suicidio. Un pesar no resuelto puede convertirse en uno complicado, donde las emociones dolorosas son tan duraderas y graves que tienes problemas para reiniciar tu propia vida.

Dependiendo de las circunstancias, pudieses beneficiarte de la psicoterapia individual o familiar, ya sea para pasar por lo peor de la crisis o para ayudarte a ajustar tu vida después del suicidio. En algunos casos también resulta útil el uso de medicamentos a corto plazo.

Enfrenta el futuro con un sentimiento de paz

Como secuela del suicidio de un ser amado, tal vez sientas que no te es posible continuar o que nunca disfrutarás de la vida nuevamente.

En realidad, es probable que siempre te preguntes por qué sucedió, y los recuerdos desencadenen sentimientos dolorosos, incluso años después. Sin embargo, en un momento dado la gran intensidad de tu pesar se disipará y la tragedia del suicidio no dominará tus días y noches.

Comprender el complejo legado del suicidio y cómo enfrentar el evidente pesar te ayudará a encontrar paz y alivio, al tiempo que honras la memoria de tu ser amado.

Oct. 02, 2015 See more In-depth