La desnutrición es un problema de salud grave. Reconoce las señales de alerta y cómo ayudar a un ser querido que es un adulto mayor a evitar la mala nutrición.

Escrito por personal de Mayo Clinic

La buena nutrición es fundamental para la salud y el bienestar en general — sin embargo, muchos adultos mayores se encuentran ante el riesgo de una nutrición inadecuada. Conoce cuales son las causas y los signos de los problemas de nutrición en los adultos mayores, así como las medidas que puedes tomar para garantizar una dieta rica en nutrientes para un ser querido que sea un adulto mayor.

La desnutrición en los adultos mayores puede provocar diversos problemas de salud, incluyendo:

  • Un sistema inmunológico débil, lo que aumenta el riesgo de infecciones
  • Mala cicatrización de heridas
  • Debilidad muscular, que puede provocar caídas y fracturas

Además, la desnutrición puede conducir a un mayor desinterés por la comida o a la falta de apetito — lo cual sólo empeora el problema.

Las causas de la desnutrición pueden parecer claras — muy poca comida o una dieta carente de nutrientes. Sin embargo, a menudo la desnutrición es, en realidad, causada por una combinación de problemas físicos, sociales y psicológicos. Por ejemplo:

  • Problemas de salud. Con frecuencia, los adultos mayores tienen problemas de salud, tales como demencia o problemas dentales, que pueden provocar disminución del apetito o dificultad para comer. Otros factores que pueden estar involucrados incluyen una enfermedad crónica, el uso de ciertos medicamentos, dificultad para tragar o absorber nutrientes, una hospitalización reciente o una disminución del sentido del gusto o del olfato.
  • Dietas restringidas. Restricciones dietéticas — tales como límites de sal, grasa, proteína o azúcar — pueden ayudar a controlar ciertos trastornos médicos, pero también pueden contribuir a una alimentación inadecuada.
  • Ingesta limitada. Algunos adultos mayores pueden tener problemas para comprar despensa, especialmente si toman medicamentos costosos.
  • Contacto social reducido. Es probable que los adultos mayores que comen solos no disfruten sus comidas como solían hacerlo, lo que los hace perder el interés en cocinar y comer.
  • Depresión. El duelo complicado, la soledad, la mala salud, la falta de movilidad y otros factores pueden contribuir a la depresión — y causar pérdida del apetito.
  • Alcoholismo. Beber alcohol en exceso puede interferir con la digestión y la absorción de nutrientes. También puede haber una falta de nutrientes si se sustituye el alcohol por comidas.

Los signos de desnutrición en adultos mayores pueden ser difíciles de detectar, especialmente en personas que parecen no estar en riesgo — sin embargo, descubrir este tipo de problemas en una etapa temprana puede ayudar a prevenir futuras complicaciones. Para detectar la desnutrición:

  • Observa los hábitos alimenticios de tu ser querido. Pasa tiempo con tu ser querido durante las comidas en casa, no sólo en ocasiones especiales. Si tu ser querido vive solo, averigua quién compra su comida. Si está en un hospital o en un centro de cuidados a largo plazo, visítalo durante la hora de la comida.
  • Vigila su pérdida de peso. Ayuda a tu ser querido a vigilar su peso en casa. También podrías vigilar otros signos de pérdida de peso, como cambios en la forma en que le queda la ropa.
  • Mantente pendiente ante otras señales de alerta. Además de la pérdida de peso, la desnutrición puede causar mala cicatrización de heridas, aparición de moretones con facilidad y problemas dentales.
  • Conoce cules son los medicamentos que toma tu ser querido. Muchos medicamentos afectan el apetito, la digestión y la absorción de nutrientes.

Incluso pequeños cambios en la dieta pueden causar una gran diferencia en la salud y el bienestar de un adulto mayor. Por ejemplo:

  • Involucra a los médicos. Si tu ser querido está perdiendo peso, trabaja en conjunto con sus médicos para identificar — y tratar — cualquier factor que esté contribuyendo. Esto puede incluir cambiar los medicamentos que afectan el apetito, suspender cualquier restricción en la dieta hasta que tu ser querido coma mejor, y trabajar con un dentista para tratar el dolor bucal y los problemas al masticar. Solicita un análisis para la detección de problemas de nutrición durante las visitas de rutina al consultorio, y pregunta sobre suplementos nutricionales. También podrías pedirreferencias a un dietista registrado.
  • Anima a tu ser querido a comer alimentos ricos en nutrientes. Unta mantequilla de cacahuate u otras nueces en pan tostado y galletas saladas, frutas frescas y verduras crudas. Esparce nueces finamente picadas o germen de trigo en yogur, fruta y cereal. Agrega claras de huevo adicionales a huevos revueltos y omelets y fomenta el consumo de leche entera. Agrega queso a sándwiches, verduras, sopas, arroz y fideos.
  • Dales más sabor a los alimentos desabridos Haz que una dieta restringida se vuelva más apetitosa usando jugo de limón, hierbas y especias. Si la pérdida del gusto y el olfato es un problema, experimenta con condimentos y recetas.
  • Planea refrigerios entre comidas. Una fruta o un trozo de queso, una cucharada de mantequilla de cacahuate, o un batido (smoothie) de frutas pueden proporcionar nutrientes y calorías.
  • Haz de las comidas un evento social. Durante la hora de la comida visita a tu ser querido o invítalo a comer a tu casa ocasionalmente. Anima a tu ser querido a unirse a programas en donde pueda comer con otras personas.
  • Promueve la actividad física regular. El ejercicio diario — incluso si es moderado — puede estimular el apetito y fortalecer los músculos y los huesos.
  • Brinda consejos para ahorrar al comprar alimentos. Si tu ser querido compra alimentos, anímalo a llevar consigo una lista de compras, buscar ofertas en los volantes de las tiendas y a seleccionar marcas menos costosas. Sugiere dividir el costo de las comidas o alimentos a granel con un amigo o vecino, así como frecuentar restaurantes que ofrezcan descuentos a adultos mayores.
  • Considera recibir ayuda externa. Si es necesario, contrata a un asistente en atención médica para comprar o preparar los alimentos. También considera servicios como Meals On Wheels u otros servicios comunitarios, incluyendo visitas a domicilio de enfermeras y dietistas registrados. La Agencia Local de Adultos Mayores o un trabajador social también pueden ser de ayuda.

Recuerda, identificar y tratar los problemas de nutrición de forma temprana puede estimular la buena salud, la independencia y aumentar la longevidad. Toma medidas desde ahora para garantizar la nutrición de tu ser querido.

Sept. 13, 2014