Enfermedad de Alzheimer: cómo controlar los problemas para dormir

Si estás cuidando a un ser querido con la enfermedad de Alzheimer, las alteraciones del sueño pueden afectarlos a ambos. Aquí te brindamos ayuda para promover las buenas noches de sueño.

Escrito por personal de Mayo Clinic

En general, los problemas de sueño y la enfermedad de Alzheimer van de la mano. Entiende qué cuestiones contribuyen a aumentar los trastornos del sueño en la enfermedad de Alzheimer y qué puedes hacer para dormir bien a la noche.

Por qué son tan frecuentes los problemas para dormir

Muchos adultos mayores tienen problemas para dormir, pero para las personas con la enfermedad de Alzheimer suele ser aun más difícil. La enfermedad de Alzheimer puede revertir el ciclo natural del sueño de una persona, lo que causa somnolencia durante el día e inquietud durante la noche. Estas alteraciones del sueño suelen aumentar a medida que progresa la enfermedad de Alzheimer. Con el tiempo, las siestas a cualquier hora podrían reemplazar el sueño profundo y reparador de la noche.

A veces, el sueño se ve afectado por otros problemas de salud, como los siguientes:

  • Apnea obstructiva del sueño, que aparece cuando los músculos de la garganta se relajan durante el sueño y obstruyen el flujo de aire a través de la nariz y la garganta
  • Síndrome de las piernas inquietas, un trastorno que causa molestia al estar sentado o acostado, que puede hacer que sea difícil dormirse o dormir bien
  • Depresión

Cómo promover un buen sueño nocturno

Las alteraciones del sueño pueden tener consecuencias para ti y para tu ser querido. Para promover un mejor sueño:

  • Aprovecha la luz. Exponer a tu ser querido a la luz del sol radiante durante algunas horas por la mañana puede mejorar su sueño por la noche. La fototerapia mediante un gabinete de luz especializado también puede ser útil.
  • Evita consumir cafeína y alcohol. La cafeína que contienen las bebidas gaseosas, el té, el café u otros productos puede contribuir a la falta de sueño, y el alcohol, a la confusión y la ansiedad. Si tu ser querido insiste en beber un trago, ofrécele una bebida sin alcohol en una copa para cóctel que le resulte conocida o sírvele cerveza sin alcohol o vino.
  • Controla los medicamentos. Fíjate a qué hora del día debe tomar sus medicamentos: a la mañana, los medicamentos con efecto estimulante, y a la tarde, los que le producen somnolencia. Ten en cuenta que los píldoras para dormir no son aconsejables para las personas que tienen Alzheimer. Estos medicamentos pueden aumentar la confusión y el riesgo de tener caídas.
  • Alienta la actividad física. Planifica los días de tu ser querido para que comprenda caminatas y otras actividades físicas, las que pueden ayudar a propiciar un mejor sueño por la noche.
  • Limita el sueño durante el día. Si tu ser querido necesita una siesta, asegúrate de que sea breve y en un horario no muy tarde del día. Haz que tome su siesta en el sofá o en una reposera, en lugar de en la cama. Si crees que permanecer en cama mucho tiempo a la mañana contribuye a la falta de sueño nocturno, despiértalo más temprano.
  • Adopta una rutina a la hora de acostarse. Alienta un horario regular para irse a la cama. Limita el estrés y las distracciones al final del día, por ejemplo, escuchar música a gran volumen. También es importante crear un ambiente placentero para dormir. Asegúrate de que la temperatura de su dormitorio sea agradable. Enciende una luz de noche. Coloca a su alcance los objetos para cubrirse, como su manta favorita.
  • Haz tratar los trastornos de fondo. Si sospechas que un trastorno de fondo (como apnea del sueño, depresión o dolor) interfiere en el sueño de tu ser querido, consulta con el médico. El tratamiento puede dar lugar a un sueño más relajado para todos.
Nov. 15, 2017 See more In-depth