Un cambio de hora puede afectar tu sueño. Ajustarte a cambios en tus ciclos de sueño es difícil para tu cuerpo. Puedes tomar medidas para evitar trastornos a tu sueño si aprendes algunas estrategias simples.

By Brooke L. Werneburg

Cuando atrasas el reloj una hora para el horario de invierno, o si viajas a través de diferentes husos horarios, la diferencia en la hora puede afectar tu sueño. Adaptarte a los cambios en tus patrones de sueño es difícil para tu cuerpo, especialmente porque tu reloj interno sigue marchando sin prestar atención a husos horarios u horarios de invierno o verano. El reloj interno, o ritmo circadiano, está influido entre otros factores por la exposición al sol.

Cuando viajas a través de husos horarios, tu cuerpo tiene que adaptarse a un nuevo horario de luz solar y reajustarse para que puedas dormir y despertarte en el momento adecuado.

Durante cambios de horario, puedes tomar medidas para ayudar a evitar el trastorno a tu sueño. Dormir las siete a ocho horas recomendadas por noche provee excelentes beneficios para la salud y te ayuda a desempeñarte mejor.

Esto es lo que puedes hacer para prepararte para cambios en el sueño.

  • Reajusta gradualmente tu reloj interno. Si sabes que se acerca un cambio de hora, reajusta la hora en que te duermes y en que te despiertas en pequeños incrementos para que tu cuerpo haga la transición gradualmente. Cambia la hora en que te acuestas y te despiertas en incrementos de 15 a 30 minutos.
  • Planea con tiempo. Si vas a viajar a un área en un huso horario diferente, llega a tu destino temprano, para tener tiempo para adaptarte y prepararte para dormir bien esa noche. Quizás dormir una siesta corta antes de los eventos planeados te permitirá adaptarte al nuevo horario sin interrumpir tu sueño por la noche.
  • Pasa tiempo en el sol. La luz solar afecta el ritmo circadiano de tu cuerpo. Para ayudar a mantener los patrones de sueño, pasa algún tiempo en el sol al despertarte o más tarde en el día, dependiendo de la dirección en que viajes. El sol de la mañana generalmente puede ayudarte a adaptarte a un horario más temprano (si viajas hacia el este). Y la luz de la tardecita te ayuda a adaptarte a un horario más tarde (si viajas hacia el oeste).
  • Usa aceites esenciales. Los aceites esenciales se extraen de ciertas plantas, y se usan con frecuencia en aromaterapia. Hay estudios que demuestran que los aceites esenciales reducen los sentimientos de ansiedad, y producen una sensación de calma.

    Los aceites siguientes pueden ayudarte a dormir más fácilmente: lavanda, jazmín, manzanilla, bergamota, rosa, amaro, aceite de flores de naranjo, sándalo, ylang ylang, y vainilla. Algunas maneras comunes de usar los aceites esenciales son un difusor de aire o aplicar unas gotas a una bolita de algodón o pañuelo de papel que puedes poner dentro de la funda de la almohada. Las máscaras para dormir y las almohadas impregnadas con aroma de aceites esenciales también te pueden ayudar a relajarte y descansar.

  • Haz que dormir sea una prioridad en los días previos a un cambio de hora. Eso puede significar acostarte más temprano o evitar los aparatos electrónicos antes de acostarte.
  • Comer un refrigerio liviano antes de acostarte puede ayudarte a dormir. Prueba comer una fruta o un puñado de almendras, o tomar un yogur sin sabor.
  • Prepárate para cambios en el sueño durmiendo una siesta durante el día. Prueba a acostarte alrededor de las 2 o las 3 de la tarde, por unos 10 a 30 minutos. Evita dormir por más tiempo porque, si lo haces, quizás más tarde te sientas aletargado.
Dec. 29, 2016 See more In-depth