Amistades: enriquece tu vida y mejora tu salud

Descubre la conexión entre la salud y la amistad, y la manera de promover y mantener amistades saludables.

Escrito por el personal de Mayo Clinic

Las amistades pueden tener una gran repercusión en tu salud y en tu bienestar, pero no siempre es fácil construirlas o mantenerlas. Comprende la importancia de las amistades en tu vida y qué puedes hacer para construirlas y cultivarlas.

¿Cuáles son los beneficios de las amistades?

Tener buenos amigos es bueno para tu salud. Los amigos pueden ayudarte a celebrar los momentos buenos y brindan apoyo durante los momentos malos. Los amigos previenen la soledad y también te dan la oportunidad de ofrecer la compañía que necesitan. Además, los amigos:

  • Aumentan la sensación de pertenencia y de propósito
  • Aumentan la felicidad y reducen el estrés
  • Mejoran la confianza en uno mismo y la autoestima
  • Te ayudan a enfrentar las situaciones traumáticas, como el divorcio, la enfermedades graves, la pérdida de trabajo o la muerte de un ser querido
  • Te motivan para cambiar o evitar que lleves un estilo de vida poco saludable, como tomar alcohol en exceso o no hacer ejercicio

Los amigos también pueden cumplir un rol importante en promover tu salud general. Los adultos con un fuerte apoyo social tienen menor riesgo de muchos problemas de salud importantes; por ejemplo, depresión, presión arterial alta y un índice de masa corporal (IMC) poco saludable. Incluso, los estudios revelaron que los adultos mayores con una gran vida social viven más tiempo que otros adultos mayores con menos relaciones.

¿Por qué en ocasiones es difícil hacer amigos nuevos o mantener las amistades?

A muchos adultos les resulta difícil entablar nuevas amistades o mantener las que ya tienen. Las amistades pueden pasar a segundo plano respecto de otras prioridades, como el trabajo, o el cuidado de los hijos o los padres mayores. Tú y tus amigos pueden haberse distanciado por cambios en la vida o los intereses. O es posible que te hayas mudado a una nueva comunidad y aún no hayas encontrado un modo de conocer gente.

Entablar y mantener buenas amistades requiere esfuerzo. Sin embargo, el entretenimiento y el bienestar que puede brindar una amistad hacen que el esfuerzo valga la pena.

¿Qué cantidad de amigos es saludable?

La calidad es más importante que la cantidad. Aunque cultivar una red diversa de amigos y conocidos es bueno, también es recomendable tener algunos amigos que sean verdaderamente cercanos y que te acompañen en las buenas y en las malas.

¿Cuáles son algunas formas de conocer gente nueva?

Es posible que hayas pasado por alto posibles amigos que ya se encuentran en tu círculo social. Piensa en las personas con las que interactuaste, incluso de manera casual, y que te hayan dado una buena impresión.

Es posible que encuentres amigos potenciales entre las personas con las que hayas hecho lo siguiente:

  • Hayas trabajado o asistido a alguna clase
  • Hayas sido amigo en el pasado, pero han perdido contacto
  • Hayas disfrutado de su conversación en reuniones sociales
  • Tengas lazos familiares

Si recuerdas que alguna persona se destacó como alguien que te gustaría conocer mejor, ponte en contacto. Pregúntale a los amigos o conocidos en común sobre su información de contacto, o mejor aún, pídeles que te vuelvan a presentar mediante un mensaje de texto, un correo electrónico o en persona. Invítalos a tomar un café o a almorzar.

Para conocer personas nuevas que podrían convertirse en tus amigos, debes ir a los lugares donde se reúnen. No te limites a una sola estrategia para conocer gente nueva. Cuanto más te esfuerces, las probabilidades de lograrlo serán mayores.

La perseverancia también es importante. Toma la iniciativa en lugar de esperar una invitación y sigue intentándolo. Es posible que debas sugerir planes un par de veces antes de saber si el interés en ese nuevo amigo es mutuo.

Por ejemplo, prueba varias de estas ideas:

  • Asiste a eventos comunitarios. Busca grupos o clubes que se junten en función de un interés o pasatiempo que tengas. Generalmente, esos grupos pueden encontrarse en el periódico o en carteleras de boletines comunitarios. También hay muchos sitios web que te pueden ayudar a contactarte con nuevos amigos del vecindario o la ciudad. Busca en Google algunos términos como [tu ciudad] + red social o [tu vecindario] + reuniones.
  • Ofrécete como voluntario. Ofrece tu tiempo o talentos en un hospital, una comunidad religiosa, un museo, un centro comunitario, un grupo de caridad u otra organización. Puedes establecer vínculos fuertes cuando trabajas con personas que comparten tus mismos intereses.
  • Haz invitaciones y acéptalas. Invita a un amigo a tomar un café o a almorzar. Cuanto te inviten a una reunión social, acepta. Contáctate con alguien que te haya invitado a participar en alguna actividad y devuélvele el favor.
  • Comienza un nuevo pasatiempo. Haz un curso en una universidad o en un centro de formación profesional para conocer personas que tengan intereses similares a los tuyos. Inscríbete en un gimnasio local, un centro para la tercera edad o un centro deportivo comunitario.
  • Únete a una comunidad religiosa. Aprovecha las actividades especiales y los eventos sociales para conocer a los miembros nuevos.
  • Sal a caminar. Sal con tus hijos o mascotas. Conversa con los vecinos que también estén paseando o vayan a un parque popular y entabla una conversación.

Ante todo, mantén una actitud positiva. Es posible que no te hagas amigo de todas las personas que conoces, pero si mantienes una actitud y una conducta amistosa, puedes mejorar las relaciones que tengas en tu vida y plantar la semilla de la amistad en las personas que acabas de conocer.

¿Cómo inciden las redes sociales en las amistades?

Al unirte a un grupo de chat o a una comunidad virtual, podrías establecer o mantener conexiones y mitigar la soledad. Sin embargo, las investigaciones sugieren que el uso de sitios de redes sociales no necesariamente se traduce en una red fuera de línea más grande o en relaciones fuera de línea más estrechas con los miembros de la red. Además, recuerda tener cuidado al compartir información personal o al organizar una actividad con alguien que solo conoces de manera virtual.

¿Cómo puedo cultivar mis amistades?

Entablar y mantener relaciones saludables supone dar y recibir. En ocasiones, eres quien brinda apoyo y, en otras, eres quien lo recibe. Hacerles saber a tus amigos que te preocupas por ellos y los aprecias puede fortalecer el vínculo. Ser un buen amigo es igual de importante que rodearse de buenas amistades.

Para cultivar tus amistades:

  • Sé amable. Este comportamiento sumamente básico, que se enfatiza durante la niñez, sigue siendo la clave de las relaciones exitosas entre adultos. Considera la amistad como una cuenta bancaria emocional. Cada acto de bondad y cada expresión de gratitud son depósitos en esa cuenta, mientras que la crítica y la negatividad son extracciones.
  • Escucha. Pregunta qué sucede en la vida de tus amigos. Haz que la otra persona sepa que le estás prestando mucha atención a través del contacto visual, el lenguaje corporal y algún comentario breve de vez en cuando, como «Eso parece divertido». Cuando tus amigos compartan detalles de momentos o experiencias difíciles contigo, muestra empatía, pero no les des consejos a menos que te los pidan.
  • Ábrete. Genera intimidad con tus amigos compartiendo tus sentimientos. Estar dispuesto a revelar experiencias y preocupaciones personales demuestra que tu amigo ocupa un lugar especial en tu vida y profundiza la conexión.
  • Demuestra que se puede confiar en ti. Ser responsable y confiable es la clave para entablar relaciones sólidas. Respeta tus compromisos y llega a horario. Respeta los compromisos que asumiste con tus amigos. Cuando tus amigos compartan información confidencial contigo, no la divulgues.
  • Ponte a disposición. Para entablar una amistad estrecha, debes pasar tiempo junto a tus amigos. Haz el esfuerzo de ver a tus amigos nuevos periódicamente y de comunicarte con ellos entre los encuentros. Las primeras veces puedes sentirte incómodo al hablar por teléfono o juntarte con ellos, pero es probable que esa sensación vaya desapareciendo a medida que empiezan a sentirse más cómodos entre sí.
  • Controla los nervios con conciencia plena. Tal vez te descubras imaginándote lo peor de las situaciones sociales y sientas la tentación de quedarte en casa. Haz ejercicios de conciencia plena para transformar tus pensamientos. Cada vez que te imagines lo peor, presta atención a la frecuencia con que efectivamente se producen las situaciones que te avergüenzan y que temes. Tal vez te des cuenta de que, por lo general, los escenarios que temes no ocurren.

    Cuando sí se produzcan situaciones que te avergüencen, recuerda que tus sentimientos pasarán y que puedes controlarlos hasta que eso ocurra.

    El yoga y otras prácticas de relajación del cuerpo y la mente también pueden reducir la ansiedad y ayudarte a enfrentar las situaciones que te hacen sentir nervioso.

Recuerda que nunca es demasiado tarde para entablar amistades nuevas o volver a conectarte con viejos amigos. Invertir tiempo en hacer amigos y fortalecer tus amistades puede traducirse en una mejor salud y un panorama más prometedor para el futuro.

June 13, 2018 See more In-depth