La mayoría de las picaduras de garrapatas son indoloras y solo causan signos y síntomas menores, como enrojecimiento, hinchazón o una llaga en la piel. Sin embargo, algunas garrapatas transmiten bacterias que causan enfermedades, incluidas la enfermedad de Lyme y la fiebre maculosa de las Montañas Rocosas. Por lo general, para transmitir la enfermedad de Lyme, es necesario que la garrapata esté adherida durante al menos 36 horas. Otras infecciones se pueden transmitir en unas horas o incluso en unos minutos.

Para tratar una picadura de garrapata

  • Retira la garrapata de inmediato y con cuidado. Utiliza pinzas pequeñas o de punta fina para agarrar la garrapata lo más cerca posible de la piel. Saca suavemente la garrapata con un movimiento ascendente lento y constante. No la tuerzas ni la aprietes. No agarres la garrapata con las manos desprotegidas. Los expertos no recomiendan usar vaselina, esmalte de uñas ni cerillas (fósforos) calientes para quitar garrapatas.
  • Si es posible, coloca la garrapata en un frasco cerrado y ponla en el congelador. Tal vez el médico quiera ver la garrapata si presentas nuevos síntomas.
  • Lávate las manos y el lugar de la picadura. Usa agua tibia y jabón, alcohol para frotar o un exfoliante con yodo.

Cuándo buscar atención médica de urgencia

Llama al 911 o al número local de emergencias si presentas lo siguiente:

  • Dolor de cabeza intenso
  • Dificultad para respirar
  • Parálisis
  • Palpitaciones cardíacas

Cuándo comunicarte con el médico

  • No puedes quitar por completo la garrapata. Cuanto más tiempo permanezca la garrapata pegada a tu piel, mayor será el riesgo de contraer una enfermedad.
  • El sarpullido se hace más grande. Puede aparecer una pequeña protuberancia roja en el sitio de la picadura de la garrapata. lo cual es normal. Pero si se convierte en un sarpullido más grande, que puede tener un patrón de ojo de buey, esto puede ser signo de la enfermedad de Lyme. El sarpullido suele aparecer en un plazo de tres a 14 días.

    Consulta a tu médico incluso si los signos y síntomas desaparecen, ya que todavía puedes estar en riesgo de contraer la enfermedad. Tu riesgo de contraer una enfermedad por la picadura de una garrapata depende de dónde vives o a dónde viajas, cuánto tiempo pasas al aire libre en áreas boscosas y cubiertas de hierba, y qué tan bien te proteges.

  • Presentas signos y síntomas similares a los de la gripe. El sarpullido puede ir acompañado de fiebre, escalofríos, fatiga, dolor muscular y articular, y dolor de cabeza.
  • Crees que el sitio de la mordedura está infectado. Los signos y síntomas incluyen enrojecimiento o exudación.
  • Crees que te mordió una garrapata de ciervo. Es posible que necesites antibióticos.

Si es posible, lleva la garrapata a la cita con el médico.

Oct. 22, 2019