La mayoría de las picaduras de garrapatas solo provocan lesiones leves. Pero algunas garrapatas pueden transmitir bacterias que provocan enfermedades, como la enfermedad de Lyme o la fiebre maculosa de las Montañas Rocosas.

Para tratar una picadura de garrapata

  • Quita la garrapata de inmediato y con cuidado. Utiliza una pinza para sujetar la garrapata cerca de la cabeza o la boca, y jala delicadamente para retirar toda la garrapata sin aplastarla. No se recomienda el uso de otros métodos, como aplicar vaselina, esmalte de uñas, frotar alcohol o usar un fósforo caliente.
  • De ser posible, sella la garrapata en un contenedor. Coloca el contenedor en el congelador. Es posible que tu médico desee ver la garrapata si presentas signos o síntomas de enfermedad después de una picadura de garrapata.
  • Lávate las manos con agua y jabón. También lava la zona alrededor de la picadura de garrapata.

Cuándo buscar atención médica de urgencia

Llama al 911 o al número local de emergencias si presentas lo siguiente:

  • Dolor de cabeza intenso
  • Dificultad para respirar
  • Parálisis
  • Palpitaciones cardíacas

Cuándo comunicarte con el médico

  • No puedes extraer completamente la garrapata. Cuanto más tiempo permanece adherida la garrapata a tu piel, mayor es el riesgo de que te provoque una enfermedad.
  • La erupción cutánea se extiende. Podría aparecer un bulto rojo pequeño en el lugar de la picadura de la garrapata. Eso es normal. Pero si se extiende a una erupción cutánea más grande, tal vez con un patrón similar al del tiro al blanco, podría indicar la enfermedad de Lyme. También consulta con el médico aunque los signos y síntomas desaparezcan porque todavía podrías tener el riesgo de padecer la enfermedad. El riesgo de contraer una enfermedad por una picadura de garrapata depende del lugar donde vivas o viajes, cuánto tiempo estés al aire libre en zonas boscosas y de pastizales, y cómo te protejas.
  • Presentas signos y síntomas similares a los de la influenza. La erupción cutánea podría estar acompañada de fiebre, escalofríos, fatiga, dolores generalizados y dolor de cabeza.
  • Crees que el lugar de la picadura está infectado. Los signos y síntomas son, entre otros, enrojecimiento o supuración.

Si es posible, lleva la garrapata a la consulta con el médico.

Dec. 13, 2014