El golpe de calor se produce cuando la temperatura del cuerpo aumenta rápidamente y no puedes bajarla. Puede poner en riesgo la vida si provoca daños en el cerebro y otros órganos vitales. La causa puede ser realizar actividades extenuantes en clima caluroso o estar en un lugar caluroso durante demasiado tiempo.

El golpe de calor puede producirse sin ninguna otra afección previa relacionada con el calor, como el agotamiento por calor. Entre los signos y síntomas del golpe de calor se encuentran:

  • Fiebre superior a 104 grados Fahrenheit (40 grados Celsius)
  • Cambios en el estado mental o comportamiento, como confusión, agitación y balbuceo
  • Piel caliente y seca o sudoración excesiva
  • Náuseas y vómitos
  • Piel enrojecida
  • Pulso acelerado
  • Respiración rápida
  • Dolor de cabeza
  • Desmayos
  • Convulsiones
  • Coma

Busca atención médica de emergencia

Si sospechas un golpe de calor, llama al 911 o a tu número de emergencia local. Luego, aleja a la persona del calor de inmediato. Intenta refrescar a la persona como puedas. Por ejemplo:

  • Ponla en una bañera con agua fría o dale una ducha fría.
  • Rocíala con una manguera de jardín.
  • Moja a la persona con agua fresca, usando una esponja.
  • Abanícala mientras la rocías con agua fría.
  • Colócale compresas de hielo o toallas húmedas frías en el cuello, las axilas y la ingle.
  • Cubre a la persona con sabanas frías y húmedas.

Si la persona se encuentra consciente, ofrécele agua fresca, una bebida deportiva con electrolitos u otra bebida sin alcohol y sin cafeína.

Comienza la reanimación cardiopulmonar si la persona pierde el conocimiento y no muestra signos de circulación, como respiración, tos o movimiento.

April 15, 2022