Cortes y rasguños: primeros auxilios

Escrito por personal de Mayo Clinic

Los cortes o rasguños menores, por lo general, no requieren una visita a la sala de emergencias. Las siguientes pautas pueden ayudarte a tratar esas heridas:

  1. Lávate las manos. Esto ayuda a evitar infecciones. Además, usa guantes protectores desechables si están disponibles.
  2. Detén el sangrado. En el caso de los cortes y rasguños menores, por lo general, el sangrado se detiene solo. Si esto no sucede, aplica presión suavemente con una venda estéril o un paño limpio, y eleva la herida.
  3. Limpia la herida. Usa agua limpia para lavar la herida. Además, limpia la zona que rodea la herida con jabón y una toallita. Asegúrate de que el jabón no toque la herida, ya que puede causar irritación. Si quedan suciedad o residuos en la herida después de lavarla, utiliza pinzas desinfectadas con alcohol para quitar las partículas. Si todavía quedan residuos, consulta con el médico. Una limpieza profunda reduce el riesgo de contraer una infección o tétanos. No es necesario utilizar peróxido de hidrógeno, yodo o un limpiador con yodo, ya que pueden irritar el tejido lesionado.
  4. Aplica un antibiótico. Aplica una capa fina de crema o ungüento antibiótico (Neosporin, Polysporin) para ayudar a mantener húmeda la superficie. Estos productos no hacen que la herida sane más rápido, pero pueden ayudar a evitar una infección y contribuir al proceso de curación natural del cuerpo. En algunas personas, determinados ingredientes que se encuentran en algunos ungüentos pueden causar una erupción cutánea leve. Si aparece una erupción, suspende el uso del ungüento.
  5. Tapa la herida. Las vendas pueden ayudar a mantener la herida limpia y lejos de las bacterias dañinas. Si la herida solo es un rasguño menor, o una raspadura, no la tapes.
  6. Cambia el vendaje. Cámbialo al menos una vez al día o cuando el vendaje se moje o se ensucie. Si la persona lesionada es alérgica al adhesivo de las cintas y de las vendas, cámbialas por vendajes sin adhesivo o gasas estériles sujetadas con cinta de papel, gasa enrollada o una venda elástica sujetada de manera holgada. Estos suministros suelen estar disponibles en las farmacias.
  7. En el caso de heridas profundas, aplica puntos de sutura. Si la herida es profunda — es decir, atraviesa toda la capa de piel — está abierta o tiene bordes irregulares, y expone la grasa o el músculo, será necesario utilizar puntos. Es posible que las tiras adhesivas o los vendajes de mariposa puedan sujetar un corte menor, pero si no puedes cerrar la herida con facilidad, consulta con el médico lo antes posible. Un cierre adecuado en el plazo de unas horas reduce al mínimo la formación de cicatrices y disminuye el riesgo de infecciones.
  8. Estate alerta a las señales de infección. Consulta con el médico si la herida no sana o si notas enrojecimiento, aumento del dolor, drenaje, calor o hinchazón.
  9. Vacúnate contra el tétanos. Si la persona lesionada no se ha vacunado contra el tétanos en los últimos cinco años y la herida es profunda o está sucia, es posible que deba aplicarse un refuerzo lo antes posible.
July 23, 2016