Información general

El cuerpo produce naturalmente la hormona dehidroepiandrosterona en la glándula suprarrenal. A su vez, la dehidroepiandrosterona ayuda a producir otras hormonas, incluidas la testosterona y el estrógeno. Los niveles naturales de dehidroepiandrosterona alcanzan su punto máximo en la edad adulta temprana y luego disminuyen lentamente a medida que envejeces.

Se encuentra disponible una versión sintética de la dehidroepiandrosterona para uso oral —en comprimidos— y crema tópica.

A menudo promocionada como una terapia antienvejecimiento, también se afirma que la dehidroepiandrosterona previene las enfermedades crónicas y mejora el rendimiento físico.

Pruebas científicas

La investigación sobre la deshidroepiandrosterona (DHEA, por sus siglas en inglés) en trastornos específicos incluye:

  • Envejecimiento. En teoría, tomar suplementos de DHEA para mantener los niveles de esta hormona podría hacer más lento el proceso de envejecimiento, y podría mejorar el bienestar, las funciones cognitivas y la composición corporal. Pero las investigaciones no han demostrado la veracidad de esta afirmación.
  • Depresión. Podría ser posible que la deshidroepiandrosterona fuera más eficaz que el placebo para tratar la depresión.
  • Osteoporosis. Las investigaciones sugieren que la deshidroepiandrosterona podría mejorar la densidad mineral ósea en las personas mayores que tienen un bajo nivel de esta hormona. Pero la mejoría de la densidad ósea fue pequeña en comparación con la que se observó después del tratamiento con medicamentos aprobados para la osteoporosis.
  • Atrofia vaginal. Hay investigaciones limitadas en las que se observa que la deshidroepiandrosterona podría mejorar la sequedad vaginal en las mujeres posmenopáusicas.

Las investigaciones sobre los efectos de la deshidroepiandrosterona en el bienestar y la composición corporal tienen resultados mezclados, y en la mayoría de los estudios se llega a la conclusión de que la deshidroepiandrosterona no tiene ningún efecto en las funciones cognitivas ni en la fuerza o el tamaño de los músculos. La Asociación Nacional de Atletas Colegiados ha prohibido el uso de deshidroepiandrosterona por parte de los atletas.

Eventualmente, esta hormona podría resultar beneficiosa para tratar ciertos trastornos, como la insuficiencia suprarrenal o el lupus. Sin embargo, se necesitan estudios adicionales.

En las investigaciones se señala que el control de calidad de este suplemento suele ser bajo.

Nuestra recomendación

Red light: Avoid

Evitar

Si bien algunas investigaciones sugieren que la deshidroepiandrosterona podría ser algo útil para tratar la osteoporosis, la depresión y la atrofia vaginal, hay poca evidencia que respalde las afirmaciones de antienvejecimiento. Además, la deshidroepiandrosterona puede causar efectos secundarios graves. Evita utilizar este suplemento.

Seguridad y efectos secundarios

La DHEA (deshidroepiandrosterona) es una hormona. El uso de este suplemento puede aumentar los niveles de andrógenos y tener un efecto esteroideo. La DHEA también podría aumentar el riesgo de tener un tipo de cáncer sensible a las hormonas, como el cáncer de próstata, el de mama y el de ovario. Si padeces algún tipo de cáncer o tienes riesgo de padecerlo, no utilices suplementos de DHEA.

No utilices DHEA si estás embarazada o amamantando.

Considera evitar el uso de DHEA si tienes colesterol alto o una afección que pueda afectar el suministro de sangre al corazón (enfermedad cardíaca isquémica). La DHEA puede reducir los niveles de lipoproteínas de alta densidad (HDL), o colesterol «bueno».

Además, el uso de DHEA puede agravar algunos trastornos psiquiátricos e incrementar el riesgo de padecer manía en las personas con trastornos del estado de ánimo.

La DHEA también puede causar piel grasa, acné y crecimiento del vello de patrón masculino en las mujeres (hirsutismo).

Interacciones

Algunas de las posibles interacciones son las siguientes:

  • Antipsicóticos. El uso de deshidroepiandrosterona con antipsicóticos, como la clozapina (Clozaril, Fazaclo), puede reducir la eficacia del medicamento.
  • Carbamazepina (Tegretol, Carbatrol, Epitol). El uso de deshidroepiandrosterona con este medicamento que se utiliza para tratar las convulsiones, la neuralgia y el trastorno bipolar puede reducir la eficacia del medicamento.
  • Estrógeno. No utilices deshidroepiandrosterona con estrógeno. La combinación de deshidroepiandrosterona y estrógeno podría provocar síntomas de exceso de estrógeno, como náuseas, dolor de cabeza e insomnio.
  • Litio. El uso de deshidroepiandrosterona con litio podría reducir la eficacia del medicamento.
  • Fenotiazinas. El uso de deshidroepiandrosterona con los medicamentos que se utilizan para tratar trastornos mentales y emocionales graves podría reducir la eficacia de los medicamentos.
  • Inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina. El uso de deshidroepiandrosterona con este tipo de antidepresivo podría provocar síntomas de manía.
  • Testosterona. No utilices deshidroepiandrosterona con testosterona. La combinación de deshidroepiandrosterona y testosterona podría provocar síntomas tales como un conteo de espermatozoides bajo (oligospermia), agrandamiento de los pechos en los hombres (ginecomastia) y la manifestación de características típicamente masculinas en las mujeres.
  • Triazolam (Halcion). El uso de deshidroepiandrosterona con este sedante podría provocar depresión del sistema nervioso central, lo que puede afectar la frecuencia cardíaca y la respiratoria.
  • Ácido valproico (Depakene). El uso de deshidroepiandrosterona con este anticonvulsivo podría reducir la eficacia del medicamento.
Dec. 14, 2017