Diagnóstico

Los médicos diagnostican las anemias por deficiencia de vitaminas a través de análisis de sangre que verifican:

  • La cantidad y la apariencia de los glóbulos rojos. Las personas con anemia tienen menos glóbulos rojos de lo normal.

    En las anemias por deficiencia de vitaminas relacionadas con la falta de vitamina B-12 y folato, los glóbulos rojos parecen grandes y subdesarrollados. En las deficiencias avanzadas, el número de glóbulos blancos y de plaquetas también puede disminuir y verse anormales bajo el microscopio.

  • La cantidad de folato, vitamina B-12 y vitamina C en la sangre. Los niveles de folato y vitamina B-12 se miden al mismo tiempo porque estas deficiencias pueden causar signos y síntomas similares.

Pruebas adicionales para la deficiencia de B-12

Si los análisis de sangre revelan una deficiencia vitamínica, el médico puede realizar otros exámenes para determinar el tipo y la causa, por ejemplo:

  • Prueba de anticuerpos. El médico puede tomar una muestra de sangre para determinar si hay anticuerpos antifactor intrínseco. Su presencia indica anemia perniciosa.
  • Prueba de ácido metilmalónico. Puedes someterte a un análisis de sangre para medir la presencia de una sustancia llamada ácido metilmalónico. El nivel de esta sustancia es más alto en personas con deficiencia de vitamina B-12.

Tratamiento

El tratamiento para la anemia por deficiencia de vitaminas incluye suplementos y cambios en la dieta.

Tratamiento de la anemia por deficiencia de folato

El tratamiento consiste en comer una dieta saludable y tomar suplementos de ácido fólico según lo recete tu médico. En la mayoría de los casos, los suplementos de ácido fólico se toman por vía oral.

Una vez que el nivel de folato de tu cuerpo aumente hasta el normal, podrías dejar de tomar los suplementos. Pero si la causa de tu deficiencia de folato no se puede corregir, es posible que necesites tomar suplementos de ácido fólico indefinidamente.

Algunas veces, la deficiencia de folato y la deficiencia de B-12 ocurren al mismo tiempo. El tratamiento de la deficiencia de folato sin el tratamiento de la deficiencia de vitamina B-12 puede empeorar tus síntomas.

Tratamiento de la anemia por deficiencia de vitamina B-12

Si tienes anemia perniciosa, se recomiendan inyecciones de vitamina B-12 para el tratamiento. Si tú y tu médico consideran la posibilidad de tomar suplementos de vitamina B-12 por vía oral, necesitarás un control cuidadoso por parte de tu médico.

Si tienes deficiencia de vitamina B-12 debido a otras causas, como que la vitamina B-12 no se absorbe debido a la cirugía de derivación gástrica, por lo general, también se recomiendan las inyecciones de vitamina B-12.

Al principio, puedes recibir las vacunas cada dos días. Eventualmente, necesitarás inyecciones solo una vez al mes, las cuales pueden continuar de por vida, dependiendo de tu situación.

Para los casos más leves de deficiencia de vitamina B-12, el tratamiento puede incluir cambios en la dieta y suplementos de vitamina B-12 en forma de pastillas o como atomizador nasal.

Tratamiento de la anemia por deficiencia de vitamina C

El tratamiento para la anemia relacionada con la deficiencia de vitamina C es con tabletas de vitamina C. Además, aumenta el consumo de alimentos y bebidas que contienen vitamina C.

Preparación para la consulta

Si sospechas que tienes anemia por deficiencia de vitaminas, es probable que comiences por consultar a tu médico de cabecera o a un médico general. Sin embargo, en algunos casos, pueden derivarte a un médico que se especialice en trastornos de la sangre (hematólogo).

A continuación, encontrarás información que te ayudará a prepararte para la consulta, junto con lo que debes esperar del médico.

Qué puedes hacer

  • Anota los síntomas que tengas, incluidos aquellos que quizá no parezcan estar relacionados con el motivo de la cita.
  • Anota información personal clave, como episodios de estrés importantes o cambios recientes en tu vida.
  • Haz una lista de todos los medicamentos, así como de cualquier vitamina o suplemento que estés tomando.
  • Escribe preguntas para hacerle al médico.

Tu tiempo con el médico es limitado; por eso, preparar una lista de preguntas te ayudará a aprovechar ese tiempo al máximo. Para la anemia por deficiencia de vitaminas, algunas preguntas básicas para hacerle a tu médico incluyen:

  • ¿Cuál es la causa más probable de mis síntomas?
  • ¿Hay algo más que pueda estar causando mis síntomas?
  • ¿Es probable que la afección sea temporal o duradera?
  • ¿Qué tratamiento me recomienda?
  • ¿Existen alternativas al enfoque que usted está sugiriendo?
  • Tengo otros problemas de salud. ¿Cómo puedo controlarlos de manera conjunta?
  • ¿Hay algún alimento que deba añadir a mi dieta?
  • ¿Hay algún folleto u otro material que pueda llevar conmigo? ¿Qué sitios web me recomienda?

Además de las preguntas que has preparado para hacerle a tu médico, no dudes en hacer preguntas durante tu cita cuando no entiendas algo.

Qué esperar de tu médico

Es probable que el médico te haga varias preguntas. Estar preparado para responderlas puede darte tiempo para repasar los puntos en los que deseas enfocarte más. El médico podría hacerte estas preguntas:

  • ¿Cuándo comenzaste a tener los síntomas?
  • ¿Cómo son de graves los síntomas?
  • ¿Existe algo que haga que los síntomas mejoren?
  • ¿Existe algo que, al parecer, empeore los síntomas?
  • ¿Eres vegetariano?
  • ¿Cuántas porciones de fruta y de vegetales comes normalmente por día?
  • ¿Bebes alcohol? Si es así, ¿con qué frecuencia y cuántas bebidas tomas generalmente?
  • ¿Eres fumador?
March 03, 2020
  1. Kaushansky K, et al., eds. Folate, cobalamin and megaloblastic anemias. In: Williams Hematology. 9th ed. McGraw-Hill Education; 2016. https://accessmedicine.mhmedical.com. Accessed Oct. 7, 2019.
  2. Means RT, et al. Clinical manifestations and diagnosis of vitamin B12 and folate deficiency. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed Oct. 7, 2019.
  3. 2015-2020 Dietary Guidelines for Americans. U.S. Department of Health and Human Services and U.S. Department of Agriculture. https://health.gov/dietaryguidelines/2015/guidelines. Accessed Oct. 7, 2019.
  4. Goldman L, et al., eds. Approach to the anemias. In: Goldman-Cecil Medicine. 26th ed. Elsevier; 2020. https://www.clinicalkey.com. Accessed Oct. 7, 2019.
  5. Pazirandeh S, et al. Overview of water-soluble vitamins. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed Oct. 7, 2019.
  6. Vitamin C: Fact sheet for health professionals. National Institutes of Health Office of Dietary Supplements. https://ods.od.nih.gov/factsheets/VitaminC-HealthProfessional/. Accessed Oct. 7, 2019.
  7. Green R. Vitamin B12 deficiency from the perspective of a practicing hematologist. Blood. 2017; doi:10.1182/blood-2016-10-569186.
  8. Green R, et al. Megaloblastic anemias: Nutritional and other causes. The Medical Clinics of North America. 2017; doi:10.1016/j.mcna.2016.09.013.
  9. Folate: Fact sheet for health professionals. National Institutes of Health Office of Dietary Supplements. https://ods.od.nih.gov/factsheets/Folate-HealthProfessional/. Accessed Oct. 7, 2019.
  10. Rethinking drinking: Alcohol and your health. National Institute on Alcohol Abuse and Alcoholism. http://pubs.niaaa.nih.gov/publications/RethinkingDrinking/Rethinking_Drinking.pdf. Accessed Oct. 10, 2019.
  11. Ferri FF. Vitamin deficiency (hypovitaminosis). In: Ferri's Clinical Advisor 2020. Elsevier; 2020. https://www.clinicalkey.com. Accessed Oct. 11, 2019.
  12. Pruthi RK (expert opinion). Mayo Clinic. Oct. 15, 2019.